5 hábitos de rutina de cabello que lo están perjudicando


Seguro que lo haces con tu mejor intención, pero, a veces, incluso cuando queremos hacer bien las cosas acabamos por empeorarlo. Es algo relativamente habitual en las rutinas de belleza y es que nadie nace enseñado, por eso, aunque estén llevando a cabo algún “tratamiento” o algún tipo de cuidado en el que crees que le estás haciendo un favor a tu cuerpo, tu piel, tu pelo, etc., en el fondo, tal vez, no es el mejor camino que puedes tomar. Precisamente de algo así te quiero hablar hoy y, más concretamente, sobre los hábitos de rutina de cabello que podrían estropear tu pelo.

Tener un pelo sano y bonito no es tan fácil, entre otras cosas, porque entran en juego factores como la contaminación, la genética, etc. Además, el pelo concretamente es uno de los puntos más difíciles de controlar si no sabemos cómo utilizarlos. Sí, el consejo del peluquero será tu mejor aliado, pero si no tienes uno de confianza o si eres de las que se apañan el pelo en casa, toma nota de estos hábitos de rutina de cabello que estás haciendo mal sin saberlo.

Otros articulos de interés: Mascarillas de pelo caseras que puedes probar hoy

Lavarse el pelo todos los días: uno de los peores hábitos de rutina de cabello

Lo haces por bien, para tener el pelo limpio, pero, sin embargo, no consigues que este esté brillante, con fuerza y con aspecto saludable. Incluso, empiezas a notar que tienes algo de caspa o de cuero cabelludo descamado. Tal vez, se siente más graso. ¿Es posible? ¿Te ocurre esto? La explicación es clara: lavarse el pelo todos los días no es bueno.

Al igual que no debes utilizar productos muy agresivos para tu cabellera, el hecho de enjabonarlo y lavarlo a diario provoca el efecto contrario al deseado. Algunos peluqueros, incluso, coinciden en que un poquito de grasa es buena y que ayuda a mejorar la salud del cabello, siempre que no vayas por la vida con el pelo con aspecto de sucio, claro. Así que, aunque lo hagas para favorecerlo, ten en cuenta que el pelo no se debe lavar todos los días. Si lo tienes muy sucio puedes hacerlo cada dos, pero lo ideal sería pasar por agua y champú cada tres días, es decir, un par de veces en semana tienes suficiente para que tu pelo luzca bonito. Una buena opción es lavarlo los lunes, para tenerlo limpio para toda la semana y los viernes, para llegar al fin de semana perfecta.

Utilizar siliconas

Si no sabes lo que son las siliconas, seguro que también eres de las que no leen las etiquetas de los productos de higiene. Y es algo más normal de lo que crees, pero, por eso, hoy quiero ayudarte. Existen marcas muy, muy conocidas y que a priori te pueden parecer buenísimas, que utilizan productos bastante perjudiciales. Un ejemplo es el de aquellas marcas que utilizan siliconas en sus INCIs. Es cierto que el resultado es visualmente bueno, pero en realidad se le está haciendo un daño al cabello.

Te explicamos por qué: las siliconas lo que hacen es que dejan una capa sobre el cabello, capa artificial, que al tacto queda bien, pero que en realidad está estropeando el pelo. Por eso se considera uno de los peores hábitos de rutina de cabello que puedes tomar. Elimina las siliconas de tus productos para el cuidado capilar y verás como en un par de meses empiezas a notar la diferencia. A los 5-6 meses tendrás el pelo perfecto. Si no has abusado tanto de ellas y no lo tienes estropeado, los resultados se notarán antes.

Cómo eliminar el frizz del cabello

No sanearte el corte

Aspirar a tener el pelo largo es un deseo de muchas personas y no tiene nada de malo. Al contrario. Una cabellera larga y bonita es algo precioso y que favorece mucho a la mayoría de las personas, pero siempre y cuando esté bien cuidada. ¿Sabes eso de que a veces es mejor dar un paso atrás para salvar a otros? Pues algo así sucede con el pelo. A veces es preferible cortarlo ahora y empezar a cuidarlo a conciencia para en unos meses tenerlo como deseas, que dejar que crezca y crezca sin poner solución.

No hace falta que metas la tijera por encima de la oreja, un pequeño corte puede bastar para eliminar lo más estropeado. Eso sí, ahora, una vez que te has cortado las puntas, las capas o un buen trozo de melena, debes tomar conciencia de cuidarlo muy, muy bien para evitar que el corte no sirva de nada y el cabello se vuelva a estropear. Ten en cuenta que, cuanto más largo, más lo tienes que cuidar, por lo que no te olvides de seguir al pie de la letra todos los consejos de cuidado capilar para lograr los resultados deseados.

Utilizar productos que no son para ti: otro de los peores hábitos de rutina de cabello

Cuando hablamos de productos nos referimos a todo el proceso, todo lo que esté en contacto con tu pelo. Desde el champú hasta el acondicionador, espumas, secadores, planchas… Es cierto que los secadores y la plancha normalmente lo debilitan, queman y estropean, aunque con un uso inteligente no tiene por qué ser así. Pero con los productos de higiene y cosmética nos pasa algo y es que muchas veces nos dejamos llevar por la publicidad o incluso por un envase atractivo sin tener en cuenta si realmente es un producto que nos va a ir bien o no.

Debes saber cuál es tu tipo de cabello para, en base a eso, escoger con criterio. Rizado, liso, encrespado, teñido, fino, grueso, abundante, con tendencia a caída… Puedes hacerte un autoexamen capilar para, una vez que lo sabes bien y te conoces a ti misma, puedes escoger aquellos productos que son mejores para ti y para las características de tu pelo. Casi todas las gamas tienen un tipo de producto adecuado para un tipo de cabello, así que, si te gusta una en concreto, no tienes más que buscar cuál es el mejor para ti.

teñir el cabello con extractos naturales maquillaje y el color de pelo

Usar siempre los mismos productos: error de principiante de hábitos de rutina de cabello

Vale, tal vez te suene raro, pero tengo que decirte que, aunque sea un error de principiante, es más habitual de lo que crees. ¿Te ha pasado alguna vez que flipas al probar un producto y al cabo del tiempo ya ni fú ni fa? Tiene una explicación: el pelo se termina acostumbrando y los efectos positivos del producto se reducen, así que deberías tener dos o tres de confianza para ir cambiando entre ellos.

Pero, ojo, porque esto no solo aplica a champú o mascarilla. También puede ocurrirte incluso con el cepillo. Así que si ves que este te está estropeando el pelo, partiéndolo, dejándolo áspero, tal vez no es que ese cepillo en concreto se esté rompiendo, si no que tu pelo te está pidiendo a gritos otro modelo. Haz la prueba y si ves que los resultados ya no son los de antes, prueba con otro producto a ver si se resuelve la situación. Dentro de unos meses podrás volver a usarlos, y así sucesivamente.

Sigue leyendo: Más mascarillas que son un éxito seguro