3 recetas de tartas de primavera para esta época


Si algo nos gusta de la primavera es que las temperaturas comienzan a elevarse y el cuerpo nos pide nuevos alimentos que echamos de menos el resto del año. Cosas fresquitas, recetas más ligeras pero igual de nutritivas que de costumbre, platos para hidratarnos y vitaminas por doquier. ¿Sabes que hay tartas de primavera? Son recetas especialmente indicadas para esta época del año, bien por encontrarse a medio camino entre lo más fresquito del verano y los platos contundentes del invierno o bien por aprovechar al máximo las frutas de la temporada primaveral.

Hoy te invitamos a conocer 3 de estas recetas de tartas de primavera. Fáciles de hacer y deliciosas.

También te interesará: Frutas de primavera, ¿sabes cuáles son?

Tartas de primavera con fresas

Si hay una fruta que es protagonista absoluta de la primavera, esas son las fresas. Las esperamos con impaciencia durante el invierno y en esta época del año es cuando alcanzan su mejor momento. Ya las habrás visto en tu frutería o supermercado habitual y seguro que no te  has podido resistir a comprar una bandejita. Con ellas podemos hacer ricos batidos, zumos y, como no, tartas.

Ingredientes:

  • 250 gramos de queso Philadelphia
  • 200 gramos de nata para montar
  • 50 gramos de azúcar
  • Medio sobre de gelatina neutra
  • 100 gramos de mantequilla sin sal
  • Galletas María
  • Fresas
tarta de queso con philadelphia
La tarta o pastel de queso philadelphia es uno de los postres más suaves y a la vez contundentes que puedes preparar en casa de forma fácil en tan solo 30 minutos. Puedes decorar con fresas o incluso con otras frutas como arándanos

Preparación:

Según el molde que vayamos a elegir, trituramos las galletas oportunas para desmenuzarlas. Podemos hacerlo en un mortero (aunque se quedarán los trozos más grandes) o en una picadora. Cuando ya lo tengamos, mezclamos bien con mantequilla derretida, hacemos una masa y cubrimos la base del molde con esta pasta. Seguro que este  punto ya lo has hecho alguna vez en otra tarta, es un paso muy habitual.

Una vez tengamos nuestra masa, dejamos reposar en la nevera para que se endurezca y se quede bien compacto sin mezclarse posteriormente con el resto de las capas.

Ahora pasamos a disolver la gelatina con un poco de agua hirviendo. Cuando veamos que se ha disuelto, agregamos la nata, el queso Philadelphia y el azúcar. Bajamos el fuego y vamos removiendo con unas varillas para que todo se integre bien y quede una crema homogénea.

Vertemos en el molde que teníamos ya preparado y volvemos a meter en la nevera durante 6 horas aprox. Si nos corre prisa, podemos ir echando un ojo y ver si la crema se ha solidificado ya. Cuando ya esté preparado, llega el momento más divertido de nuestra receta, ¡decorarla!

Ahora tendremos que picar o laminar (al gusto del consumidor) las fresas, poniendo tantas como queramos. Podemos espolvorear con un poco de azúcar glass o incluso añadir un poco de chocolate líquido o en virutas para hacer aún más dulce la primera de nuestras tartas de primavera. Si no te gusta encontrar trozos de frutas, otra opción es preparar una mermelada de fresa casera y cubrir la capa superior con ella.

Tartas de primavera de frutas

Para esta tarde, usaremos las frutas que más nos gusten. Además, puedes combinarlo casi con cualquier receta de repostería que te guste y añadirle o quitarle tus frutas preferidas a tu antojo.

Ingredientes:

  • Masa quebrada
  • Frutas al gusto
  • Azúcar
  • Canela
tarta de frutas
Si inviertes un poco de tiempo en la decoración, te puede quedar algo tan espectacular como esto

Preparación:

Esta tarta es de lo más sencilla. Solo necesitas un poco de masa quebrada y las frutas que quieras. Te recomendamos mezclar frutas con un toque cítrico como kiwi, fresas o manzanas con otras más dulzonas, como el plátano. La combinación te encantará.

Preparamos la masa quebrada como indiquen las instrucciones de la marca que compremos y buscamos que suba lo máximo posible, doblando un poco los bordes para que nuestras frutas no se muevan de la base. En un bol, mezclamos azúcar con canela, la proporción ideal será 1:1 pero podemos alterarlo si nos gusta más uno u otro. Espolvoreamos por toda nuestra tarta ¡y ya la tenemos! Así de fácil podemos preparar estas tartas de primavera tan frescas y vitaminadas, solo necesitaremos 10 minutos.

Puedes echarle imaginación y crear una tarta tan bonita como la que te mostramos arriba. Coloca las frutas por capas combinando colores y formas y tendrás un plato llamativo que encantará a niños, mayores y a las visitas. ¡Redescubre todo lo que puedes hacer con las frutas de primavera! El postre no siempre tiene que ser poco sano o rico en calorías, con esta idea vas a descubrir un nuevo mundo de sabores a la vez que cuidas la línea y tomas un postre o una merienda deliciosa.

Tartas de primavera con chocolate blanco

Ingredientes:

  • 200 gramos de chocolate blanco
  • 4 huevos L
  • 500 ml de leche semidesnatada
  • 100 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de harina de repostería
  • 75 gramos de azúcar
tartas de primavera
Entre las tartas de primavera, no puede faltar tampoco una bonita y deliciosa tarta de chocolate blanco

Preparación:

Terminamos nuestra selección de tartas de primavera con un clásico que no puede faltar: el chocolate. En este caso, optamos por el chocolate blanco, aunque no es el más sano de los distintos tipos de chocolate, hay que reconocer que en repostería aporta un sabor muy especial y… una vez al año, no hace daño. ¡Pero no abuses!

Empezamos fundiendo el chocolate con la mantequilla en un cazo y mantenemos a fuego bajo sin dejar de remover para que se integre todo bien pero no se pegue. Cuando termine, apartamos y reservamos mientras preparamos el resto de la receta.

En un bol, batimos los huevos con el azúcar hasta que se mezcle todo bien, lo ideal es utilizar una batidora de varillas, pero si no tienes puedes hacerlo manualmente también con varillas de mano. Agregamos la mezcla del chocolate con la mantequilla, poco a poc oy sin dejar de remover.

Cuando ya lo tengamos, añadimos la leche y a continuación la harina. Lo ideal es poder tamizarla mientras la agregamos, pero si no tenemos tamizador podemos hacerlo poco a poco. Si tenemos cuidado, no deben formarse grumos. Volvemos a batir bien y vertemos la masa en un molde desmoldable.

Si quieres darle un toque especial a tu tarta de chocolate blanco, puedes hacerle una base de mantequilla y galletas como la que hemos visto en el primer punto.

Añadimos a un horno previamente precalentado a 180ºC y horneamos durante 45 minutos. Cuando pase este tipo, como siempre comprobamos con un palillo si la masa está correcta por dentro. En caso de que no lo esté, volvemos a meter en tandas de 5 en 5 minutos, comprobando bien y sin dejar de vigilar.

Cuando ya esté listo, la sacamos y dejamos templar. En 30 minutos aproximadamente ya podrás desmoldarla y ponerla sobre una rejilla para que se enfríe bien por todos lados. Una vez fría, introducimos en la nevera hasta el momento de consumir. Recuerda que nunca debes meter nada caliente en la nevera: romperás la cadena de frío y aparte de arruinarte la receta estropearás los ingredientes.

¡Listo! Al momento de servir puedes decorar con virutas de chocolate negro o trocitos muy pequeños de fresas, un toque fundamental en tus tartas de primavera.

Más recetas de repostería: Tartas de queso Philadelphia para cualquier época del año