10 consejos para sobrellevar mejor la vuelta de las vacaciones


Lo sabemos: la vuelta de las vacaciones no es fácil. Incluso aquellos que aman su trabajo, pueden verse afectados por el regreso; a fin de cuentas, por mucho que nos guste nuestro trabajo y disfrutemos con él, terminar las vacaciones implica volver a mirar el reloj, volver a otras obligaciones, regresar a los madrugones, las noches en las que no podemos salir a tomar una cervecita con los amigos o la imposibilidad (por cuestiones de geografía) de dar un paseo por la playa antes de dormir o de desayunar con vistas al mar. Suena duro, ¿verdad? Como es lógico, la situación es aún más grave si, además de todo esto, nuestro trabajo no nos gusta. Si nuestra rutina nos desagrada o no es lo que esperábamos de la vida, no se encuentra en consonancia con nuestros sueños, entonces, ahí sí que podemos tener un grave problema.

Por ello, hoy queremos ayudarte con una serie de consejos para volver cuanto antes a la rutina con nuestra mejor sonrisa. Si se te han acabado ya las vacaciones, ¡sigue leyendo! Este artículo te va a interesar. Esperamos que saques muchas ideas de él.

Otros artículos de interés: 10 cosas gratis que te pueden hacer muy feliz

La vuelta de las vacaciones… ¿se trata siempre de una depresión post-vacacional?

Blue Monday
El frío, las deudas o la rutina son los principales culpables de la tristeza

Solemos decir, a la vuelta de las vacaciones, que tenemos depresión post-vacacional. Pero lo cierto es que, en términos médicos psicológicos, esta denominación es mucho más grave de lo que parece, como para tomarlo a la ligera.

No nos gusta hablar de qué es “lo normal” ya que cada persona tiene su ritmo, cada uno se adapta de una manera a los cambios y no todos reaccionamos igual. Pero hay una serie de pautas que te pueden indicar que, esa tristeza normal que todos experimentamos a la vuelta de las vacaciones, puede esconder un problema mayor.

El tiempo es un excelente indicativo que nos dirá si debemos ponernos en guardia o no. Si nuestra tristeza dura demasiado, vigila y no lo tomes a la ligera, ya que podemos entrar en el bucle de la depresión y es muy difícil salir de ella.

También la dimensión de tus actos y sentimientos. ¿Te notas demasiado triste incluso para ser una tristeza por el fin de las vacaciones? ¿Piensas cosas del tipo “mi vida no tiene sentido” o “nada me hace feliz”? Esto también es un claro indicativo de depresión postvacacional.

¡Ponle remedio! 10 consejos para superar la tristeza tras el fin de las vacaciones:

Recordamos que, estos consejos, están encaminados a superar la tristeza por el fin de las vacaciones, no a tratar una depresión postvacacional. En ese caso, necesitarás ayuda profesional.

No te dejes arrastrar por la depresion
No te dejes arrastrar por la depresion

Recuerda que todo en la vida es cíclico y que las vacaciones volverán:

¿Te acuerdas cuando el año pasado, por estas mismas fechas, también volvías a casa tras tu vuelta de las vacaciones y pensabas que faltaba muchísimo para volver a salir de vacaciones? Pues mira, ya ha pasado un año completo y estás de nuevo aquí, en este punto. Las vacaciones van a volver, eso no lo dudes, por lo que simplemente pon el máximo de tu parte para que la espera no se haga demasiado larga. Tienes dos opciones: tratar de llevarlo bien o mal. ¡Está en tu mano!

Planea las siguientes:

Y hablando de que volverán… ¿qué tal si vas planeando las siguientes? No, no te decimos que las reserves justo a la vuelta de las vacaciones (aunque ojo, igual encuentras un chollazo con tanto tiempo…), sabemos que tras la vuelta de las vacaciones actuales tu bolsillo se ha quedado tiritando, pero sí puedes ir eligiendo próximo destino. Soñar, por suerte, aún es gratis. Además, una vez que lo tengas claro, si te vas empapando de cosas que ver y hacer allí, posibles alojamientos, cosas típicas, etc., las disfrutarás muchísimo una vez que llegue el momento. Incluso, puedes ir mirando en webs online para ir viendo una evolución de precios y saber reconocer una buena oferta cuando la pongan.

Busca un objetivo a corto plazo:

Vale, el punto anterior no te motiva o no es suficiente para ti porque, aún así, sigue quedando mucho tiempo para las siguientes vacaciones. De acuerdo. ¿Qué podemos hacer entonces? Busca algo a corto plazo: seguro que tienes un fin de semana libre o un puente pequeño a la vuelta de la esquina. Echa un ojo al calendario, ¿ves un par de días libres seguidos? ¡Aprovéchalos! Haz  una mini escapada corta y cerca, la vas a disfrutar muchísimo y te ayudará a tener una motivación.

Si no puedes gastar más dinero en ocio o ni siquiera tienes dos días libres seguidos, también puedes aprovechar para planear algo: por ejemplo, reunirte con todo tu grupo de amigos del colegio para tomar juntos una cerveza después de 10 años, organizar una fiesta de cumpleaños para ti o para tu pareja o simplemente una tarde de shopping con tus amigas.

Incorpora cosas que te gusten a tu rutina:

El fin de las vacaciones no tiene que significar que ya no puedas hacer nada con lo que disfrutes. Trata de ser inflexible con una cosa: tener, al menos, 1 hora diaria para ti. Ya sea para cuidarte y darte un baño relajante sin prisa, para hacer algo de deporte, para salir a caminar o, sencillamente, para tumbarte en la cama a ver un nuevo capítulo de tu serie preferida o leer ese libro que tanto te ha llamado la atención.

De este modo, tendrás una motivación mientras estás en el trabajo y la semana se te hará mucho más llevadera.

Búscale el lado positivo a tu día a día:

¡No seas tan negativo a la vuelta de las vacaciones! Seguro que hay muchas cosas de tu vida que te gustan. Ya sea esa cervecita de los viernes con tu pareja que nunca perdonáis o simplemente la noche de los martes cuando veis una peli y cenáis pizza. Estoy segura que hay muchas cosas de tu vida que te gustan: detéctalas y las disfrutarás el doble.

paz mental niñez
Aprende a ser feliz cambiando tu modo de pensar

Valora tu trabajo, ¿lo que te está ocurriendo es un indicativo de que debes cambiar algo?:

Este punto es bastante más peliagudo. Si te gusta tu trabajo, estoy convencida que la tristeza por el fin de las vacaciones se pasará pronto; de hecho, incluso es posible que en el fondo tengas ganas de volver al trabajo para volver a dedicarte a aquello que te llena plenamente. Si este es tu caso, tenemos dos cosas que decirte: lo primero, darte la enhorabuena, ¡no es tan fácil encontrar un trabajo que te guste y poder dedicarte a él! Lo segundo, es que no te estanques, no te conformes. Seguro que, si te paras a pensarlo, aún hay cosas de tu trabajo que mejorarías, ¿verdad? Trata siempre de avanzar, de progresar. Esto te mantendrá motivado y te animará a trabajar con mejor ánimo.

Pero, el problema mayor de la depresión postvacacional, llega cuando, en realidad, tu trabajo no te gusta. ¿Qué hacemos ahora? No te vamos a decir que lo dejes todo y empieces de cero. Somos realistas y sabemos que las facturas no se pagan solas y que todos tenemos esa extraña manía que querer comer a diario y tener un techo bajo el que dormir. Pero sí queremos ayudarte a que vayas metiendo poco a poco el pie en la piscina. ¿Qué te gustaría hacer de verdad? Sí, justo eso que has pensado. Te aseguramos que no va a ser fácil pero, como dice Paulo Coelho en El Alquimista: “La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida valga la pena”. Comienza a hacerlo como un hobby: por ejemplo, si te gusta escribir, puedes empezar un blog y tratar de que poco a poco vaya creciendo para que te dé ingresos; si te gusta pintar, ¿por qué no te ofreces a hacer cuadros y retratos por encargo?. Si realmente se te da bien y trabajas duro por ello, tienes muchas posibilidades de terminar dedicándote en exclusiva a eso.

Lo que está claro es que quejándote y conformándote, nunca vas a salir de donde estás.

Sal de casa:

No dejes que tu rutina sea ir de casa al trabajo y de trabajo a casa. Esto te va a hacer entrar en un bucle mucho más complicado en el que la rutina te va a absorber por completo. Despéjate haciendo actividades al aire libre. Todavía el buen tiempo acompaña y, si no es así, siempre puedes ir a sitios cubiertos o, simplemente, coger un buen abrigo y un paraguas y disfrutar del fresquito.

Pero busca también actividades que te gusten dentro de ella:

Y precisamente para evitar que los días de mal tiempo acaben con tu estado de ánimo, busca también actividades que te gusten para hacer dentro de casa para la vuelta de las vacaciones. Retoma alguna vieja afición y prepárate para cuando vengan los peores días: ¿te gustaba hacer puzzles? Cómprate alguno nuevo. ¿Te gusta el diy? Busca manualidades que te puedan entretener. ¿Te gusta leer? Date un paseo por las últimas novedades y haz una lista de libros que quieres leer sí o sí este año. Incluso, también puedes aprovechar para equipar tu casa con cosas que te ayuden a entretenerte más dentro de ella: por ejemplo, compra una Thermomix si te gusta cocinar para aprovechar todo tu potencial; adquiere equipamiento deportivo si te has propuesto ponerte en forma este año o suscríbete a servicios como Netflix o HBO si te gusta ver series o películas.

como perder 5 kilos en una semana
Recuerda que tu sonrisa es tu mejor vestido

Haz algo nuevo:

Venga, atrévete. ¿Hay algo que llevas tiempo queriendo hacer pero no te habías decidido hasta ahora? ¡Es el momento! Solo de esta manera descubrirás nuevas aficiones y conseguirás que tu vida sea más interesante y divertida. Hacer cosas nuevas te ayudará a romper la rutina y a ser más feliz.

Descubre las cualidades de tu ciudad:

Piénsalo: vivas donde vivas, seguro que este año tu pueblo o ciudad ha sido el destino de vacaciones de alguien. Da igual si vives en un pueblo de 200 habitantes o si vives en una gran ciudad. Y seguro que, esos turistas, se han ido de ella con mucha pena, mientras tú volvías sin ningunas ganas de volver a verla. ¿A qué esto te ayuda a darle la vuelta a la tortilla?

En este sentido, tenemos dos cosas que recomendarte. Por un lado, haz una lista de todo lo que te gusta de tu ciudad. Puede ser un lugar bonito que te inspire y te relaje y por el que te encanta pasear o incluso un restaurante donde sirven un plato que te encanta. Trata de tomarte tu tiempo y haz que la lista sea lo más larga posible. Y ahora: ¡ve a esos sitios! Disfrutarás muchísimo. No hace falta que lo hagas todo el mismo día, aunque si puedes combinar varias cosas, mejor.

Por otro lado, te animamos a descubrir nuevos lugares de tu ciudad a la vuelta de las vacaciones. Esta vez olvida las listas y ve a ciegas. Antes de salir de casa piensa en algún lugar en el que nunca hayas estado. De nuevo, puede ser un sitio concreto o un restaurante o bar. Atrévete a probar cosas nuevas y quizás descubras un nuevo sitio donde siempre querrás volver y que se puede convertir en tu preferido. Si vives en una ciudad con una buena oferta de ocio, atrévete a indagar en ella: por ejemplo, ve a ver ese musical que lleva tanto tiempo en cartelera y que tanto te han recomendado, pasa una noche entre monólogos en ese local al que nunca has ido o prueba ese centro de belleza que tanto éxito tiene en Facebook y que tantas ganas tienes de probar.

Esperamos que estos consejos te ayuden a llevar mejor la vuelta de las vacaciones. Y recuerda una verdad como un templo: ¡cada día que pasa es un día menos que falta para las siguientes! ¡Tú puedes!

Otros artículos que te va a gustar leer: Ideas para sonreír