Vapear con cigarrillos electrónicos, lo que nadie te cuenta


Si has empezado  a utilizar los cigarrillos electrónicos guiado por la divulgación que existe acerca de las ventajas de estos para tu salud en contra de los cigarrillos de tabaco, quisiera compartir contigo que los cigarrillos tradicionales, por llamarlos de alguna manera, eliminan la acción de 53 genes relacionados con la respuesta inmunológica. Los cigarrillos electrónicos, por otro lado, actúan sobre la inesperada pero alarmante cifra de 358 genes

Lee más: ¿Por qué debemos dejar de fumar?

¿Que son los ya preocupantes cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos o e-cigarrillos son aparatos electrónicos que se parecen a los cigarrillos convencionales que se utilizan, en igualdad de condiciones, para “fumar” pues simplemente hacen humo.

2.Los cigarrillos electrónicos son altamente tóxicos
Los cigarrillos electrónicos son dispositivos electrónicos con la imagen de los cigarrillos convencionales

Habitualmente se les da la misma forma de los cigarrillos tradicionales, los puros o cigarros, o en forma de pipas liberando el vapor de los líquidos que se ponen dentro del dispositivo y se aspiran, en vez del humo del cigarrillo.

¿Cómo funcionan los cigarrillos electrónicos?

Muchos de los cigarrillos electrónicos tienen  tres partes que se pueden resumir en:

  • el cartucho, donde se deposita la solución líquida preferida por la persona
  • el vaporizador que actúa como unidad de calentamiento
  • la pila como fuente de energía

Estos e-cigarrillos funcionan de forma tal que la persona aspira desde la boquilla del e-cigarrillo. Estos se encuentran  diseñados para brindar nicotina con diferentes saborizantes y otros compuestos químicos en forma de vapor que se logra mediante la energía que aportan las baterías que contiene.

En la mayoría de los cigarrillos electrónicos, el sistema  electrónico que se utiliza para calentar el líquido, es decir la unidad de calentamiento, se activa cuando la persona inhala vaporizando el líquido que se encuentra en el cartucho. De esa forma el aerosol o vapor que se genera se aspira, y así es que, proveniente de la expresión en inglés  «vaping», se originó el término “vapeo”, y con ello el calificativo que caracteriza la acción de aspirar el vapor de los líquidos utilizados: “vapear”.

¿Que contienen estos líquidos que se utilizan para “vapear”?

Actualmente se comercializan en el orden de unas 250 marcas diferentes de e-cigarrillos que ofertan alrededor de 7,000 formulaciones de  líquidos con sabores diferentes.

Con esta diversidad es fácil imaginarnos la gran cantidad de sustancias utilizadas como aromatizantes y estimulantes que son objeto de las diversas formulaciones existentes.

Así las cosas tan solo nos acercaremos al tema de la composición de los líquidos presentando los más comunes que en su mayoría contienen nicotina con su conocido efecto y consecuencia de crear adicción.

También tienen otros componentes de naturaleza  química que  potencialmente son dañinas y pueden ocasionar manifestaciones tóxicas.

¿Son los cigarrillos electrónicos más seguros para tu salud?

El mito de que los cigarrillos electrónicos son menos dañinos para tu salud han estado presentes desde que el empresario-farmacéutico chino Hon Lik puso en el mercado, a la altura del año 2004, la primera versión del e-cigarrillo o vapeador en función de que limita la exposición de los consumidores a los peligrosos productos  de la combustión así como el humo que generan los cigarrillos convencionales.

Los consumidores de los cigarrillos electrónicos se exponen a los peligrosos productos de la vaporización de los líquidos aromatizantes
Los cigarrillos electrónicos no son menos dañinos para tu salud que los cigarrillos convencionales

No hay duda alguna del fuerte impacto negativo que tiene el consumo de los cigarrillos convencionales. Se calcula que, tan solo en los Estados Unidos de América, en el orden de  400,000 muertes en el año son debidas al mal hábito de fumar, y en particular asociadas a cáncer y enfermedades cardiovasculares. Y en la mayoría de los casos se vinculan al alquitrán y los compuestos químicos que se generan durante la combustión del tabaco.

También te interesa el cáncer, pues aquí tienes información de primera mano

Esto es ciencia constituida y se han generado grandes expectativas de que los e-cigarrillos contribuirán a resolver este enigmático problema de salud. Sin embargo en la actualidad nos enfrentamos a una verdadera ausencia informativa acerca de los efectos que los cigarrillos electrónicos tienen sobre la salud.

En contraste hay una gran avalancha de sus potenciales efectos beneficiosos al ser más seguros y menos riesgosos que los cigarrillos convencionales, sobre todo en aquellas personas que están tratando de abandonar el mal hábito de fumar.

En función de aportar elementos científicos al respecto un grupo de investigadores han presentado resultados convincentes de que se modifica la respuesta inmunológica quedando más frágiles ante gran cantidad de infecciones y enfermedades.

Al respecto, como mencionamos con anterioridad, se ha evidenciado que al estudiar las vías respiratorias de grupos de  fumadores de cigarrillos tradicionales; otro grupo que usaban la práctica de “vapear” y otro integrado por personas que no fumaban  se encontró hallazgos que demuestran que los fumadores de cigarrillos convencionales eliminaban la acción de 53 genes relacionados con el sistema inmunológico, en tanto los que practicaban el “vapeo” suprimían el accionar de esos 53 genes… más otros 305.

En otro escenario experimental se demostró por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte de los Estados Unidos de América quienes utilizaron  soluciones diluidas de los líquidos que se utilizan en los e-cigarrillos aplicadas sobre las células que participan en los llamados mecanismos de defensa inespecífica, como son macrófagos y neutrófilos procedentes de los voluntarios sanos, y encontraron que en estos se mostraban incrementos de la vulnerabilidad frente a las infecciones.

En paralelo se estudiaron los diferentes aditivos de aromas y sabor que se utilizan para las mezclas líquidas que se aspiran en los cigarrillos electrónicos y encontraron   que en algunos de estos, como es el caso de la canela, se constató una altísima inhibición de la respuesta inmune. Y consideran al efecto que estos aromatizantes están diseñados y han sido aprobados por las entidades regulatorias con propósitos de ser utilizados en alimentos, no para ser inhalados.

Dicho sea de paso, aún no existen regulaciones propias para los cigarrillos electrónicos lo que crea un limbo regulatorio que facilita su uso y abuso así como su amplia diseminación, con un vehemente mecanismo de “marketing” sin que existan medidas restrictivas al respecto.

…y que está sucediendo con las llamadas superbacterias…

En igualdad de circunstancias  se reporta que la superbacteria SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) resulta mucho más agresiva si la persona es consumidora de cigarrillos electrónicos.

Conoce acerca de las superbacterias

Y esto fue demostrado fehacientemente por los investigadores al exponer los ratones durante 1 hora diaria, cinco días por semana durante 1 mes, a vapores de los líquidos que se utilizan en los cigarrillos electrónicos.

Los resultados demuestran que los indicadores de inflamación en las vías respiratorias así como en la sangre de ratones eran 10% más elevados que los de los ratones no expuestos.

De hecho las bacterias que habían recibido los vapores de los líquidos de los cigarrillos electrónicos  eran mucho más virulentas en los ratones contaminados con agentes biológicos que producen neumonía.

Un hecho alarmante:

… con posterioridad a la exposición de los ratones a los vapores de cigarrillos electrónicos,  el 25% de estos murieron si estaban  infectados con la superbacteria SARM. Es decir, las bacterias son más virulentas si se exponen al vapor de los e-cigarrillos.

Algunos de estas modificaciones que se aprecian en ratones que se utilizan como modelos experimentales son similares a los que se encuentran en la sangre y en las vías respiratorias de fumadores de cigarrillos tradicionales, con independencia del líquido que se utilizó, dando lugar a manifestaciones similares a las de cánceres o enfermedades pulmonares inflamatorias en los seres humanos.

En 11 años han penetrado el mercado, sobre todo de los jóvenes…

Se plantea que se aprecia relación entre el uso del e-cigarrillo y el consumo de cigarrillos tradicionales en el grupo étareo correspondiente a los adolescentes  al punto que se constatan incrementos notables entre los estudiantes de secundaria al pasar, los que hacen uso de los cigarrillos electrónicos, de 4,5% en 2013 a 13,4% en el 2014; en tanto los estudiantes de escuela intermedia triplicaron la cifra al pasar del 1,1% en el año 2013 al 3,9% (2014).

Pero no son los únicos. Se reporta que en los Estados Unidos de América el 20% de los que tienen entre 25 a 44 años de edad fuman e-cigarrillos.

Se ha demostrado la alta toxicidad de algunos componentes de los saborizantes que se usan en los cigarrillos electrónicos
¿Debemos dejar de fumar? La respuesta es rotunda: SÏ

Y ¿se logra abandonar el hábito de fumar cigarrillos tradicionales?

Lejos de eso, en lugar de abandonar el mal hábito de fumar lo que se reporta es que en el orden de un año después de empezar a fumar los vendidos cigarrillos electrónicos se traslada el consumo hacia el área de los cigarrillos tradicionales.

¿Qué peligros y desventajas tiene el uso de los cigarrillos electrónicos

Los e-cigarrillos tienen, en la mayoría de los casos, nicotina que es de por sí muy  adictiva y logra inducir en el cerebro respuestas conducentes a que existan adicciones a otros compuestos que también son tóxicos.

En este mismo escenario los estudios realizados con estos otros productos han brindado respuesta que resulta aún más alarmante pues han resultado tener efectos carcinogénicos.

Mención aparte reclama el hecho de que se hayan encontrado otros productos tóxicos como son algunas formas aldehídicas, en particular acetaldehído y formaldehido.

En otro orden de ideas encontramos también la presencia de otros compuestos altamente tóxicos. Nos referimos a los resultados de los investigadores de la Universidad de Harvard, Boston, en los Estados Unidos de América los que reportaron que en 51 diferentes tipos de e-cigarrillos y los correspondientes líquidos aromáticos apareció en el 75% (47) de ellos un compuesto denominado diacetilo.

Este diacetilo se relaciona con una enfermedad que afecta los pulmones llamada bronquiolitis obliterante. Esta es también reconocida con la denominación  «pulmón de las palomitas de maíz«, debido a que en primera instancia fue diagnosticada en algunos empleados que trabajaban con el producto utilizado como saborizante artificial para darle sabor a mantequilla en las palomitas de maíz a utilizar en el microondas.

Estos resultados fueron publicados en la prestigiosa revista “Environmental Health Perspectives” señalando de igual forma que en el 46 % de otros saborizantes se detectó acetoína, en tanto el 2,3-pentanodiona, fue hallado en 23 de los saborizantes.

¿Y estos cartuchos solo sirven para vapear la nicotina y los aromatizantes?

¡Terreno escabrosos y peligroso! ¿Quién quita que el relleno que se utilice en estos cartuchos sea tan solo a base de nicotina y los otros componentes de las fórmulas para vapear? ¿Acaso no se podrían utilizar para otro tipo de drogas aún más peligrosas?

Quedan como incógnitas y espero que las respuestas no nos conduzcan por nuevos derroteros que conlleven nuevos retos en la lucha por la salud humana. No al abuso de productos tóxicos y es que justamente ahí está el gran desafío.

Coincido con Neal Benowitz, celebre farmacólogo de la Universidad de California quien ha señalado  que nos encontramos en los inicios del camino para entender el carácter toxico, y por lo tanto altamente dañino, que conlleva el uso de los cigarrillos electrónicos. Como podrás apreciar poco bien y mucho mal…