Traumatismo en dientes de leche, ¿cómo evitarlo?


El traumatismo  en dientes de leche o dientes temporales es una de las causas de la pérdida dentaria en los niños. El traumatismo dental en la niñez ocurre muchas veces por desconocimiento de los factores de riesgo o factores que pueden propiciarlos. Por otra parte, la pérdida de los dientes de leche  generalmente es subestimada, ya que se conoce poco, la importante función que desempeñan en el desarrollo integral de los  niños y en particular con respecto a la dentadura permanente.

En este artículo te brindamos información sobre la importancia de los dientes de leche y  sobre cómo evitar el traumatismo en dientes de leche, pero además te indicaremos, cuáles  son las posibles consecuencias y cómo sortearlas.

De seguro te interesa profundizar en algunas enfermedades de los dientes

¿Por qué resulta cardinal evitar el traumatismo en dientes de leche?

Los dientes de leche aparecen en la boca de los niños,  alrededor de los seis meses de vida, cuando generalmente comienzan a brotar los incisivos centrales inferiores.  Aunque se sabe que en diferentes poblaciones ocurren variaciones, ya hacia los 3 años de edad se pueden apreciar los  20 dientes que conforman la dentadura temporal.

Además de desempeñar un importante papel en la estética del niño o la niña, los dientes de leche participan en funciones relevantes que incluyen:

  • la alimentación a través de la aprehensión, el corte, la masticación y la deglución o ingestión de los alimentos
  • el desarrollo del lenguaje por medio de la fonación o emisión de la voz y la articulación de la palabra
  • el establecimiento de la forma  o morfología del cráneo, la cara y el cuello, básicamente  por su influencia sobre el desarrollo y maduración  del  esqueleto y la  musculatura, así como  su regulación por el sistema nervioso.

Pero además de estas funciones generales, que son reconocidas más fácilmente, los dientes de leche son esenciales para el brote y adecuada ubicación en la arcada dentaria de los dientes permanentes, que los sustituyen en la boca.  Sirven como mantenedores del espacio que van a ocupar posteriormente dichos dientes permanentes, lo que facilita que se establezca un cierre u oclusión normal entre las arcadas dentarias y que los niños exhiban una bella sonrisa.

La dentadura temporal y sus funciones
La dentadura temporal cumple importantes funciones en la estética, el lenguaje, la alimentación y el desarrollo de la cabeza y el cuello

¿Cuáles son los factores que propician la ocurrencia del traumatismo dental en los niños?

En general los niños pequeños pueden presentar dificultades en la coordinación de sus movimientos. También es posible que no tengan un suficiente perfeccionamiento  de la estabilidad de sus piernas por escaso desarrollo de las conexiones nerviosas y musculares. Por otra parte,  tampoco poseen un amplio conocimiento del medio que los rodea, incluyendo  objetos, locaciones, desniveles y sonidos, entre otros. Además se debe tener en cuenta el carácter  juguetón y la intranquilidad que caracteriza a muchos infantes, así como   la tendencia a la  curiosidad que impulsa a los niños a exploraciones en ocasiones peligrosas. Todo esto trae como consecuencia, que con muy alta  frecuencia los infantes sufran caídas que los hacen propensos a sufrir un traumatismo dental, al chocar con los juguetes, los muebles, el piso y otras superficies duras.

¿Cómo puede evitarse el traumatismo en dientes de leche?

Una medida esencial para evitar el traumatismo en dientes de leche y otros accidentes peligrosos en los niños, particularmente en los pequeños, es observarlos todo el tiempo, cuando se encuentran realizando actividades independientes, ya sea en el interior de la casa o fuera de ella.

Se debe prestar mucha atención a:

  • que al jugar con otros niños no reciba o proporcione golpes en la boca,
  • que no dé traspiés o empujones a sus compañeros de juego
  • que no corra con objetos en las manos
  • que no suba las escaleras corriendo
  • que los cordones de sus zapatos estén correctamente acordonados
  • que no corra o juegue en los bordes de una piscina  y  que utilice la escalera para salir del agua
  • que guarde las debidas precauciones cuando monte patines, patinetas o bicicletas, como puede ser el uso de protectores

Hay condiciones particulares que pueden hacer al niño o la niña,   más propensos a experimentar un  traumatismo en dientes de leche. Entre ellas se encuentran:

  • respirar por la boca o respiración bucal
  • hábitos deformantes como el chuparse el dedo
  • ingestión de los alimentos o deglución anormal, apoyando la punta de la lengua sobre los dientes anteriores, a lo que se denomina lengua protráctil

Estos tres factores favorecen que los dientes anteriores se inclinen  hacia afuera a lo que se le denomina vestíbulo-versión, y que los predisponga a recibir con mayor fuerza el impacto de una caída. A esto se une el hecho de que esta deformación  impide la unión de los labios y con ello elimina el efecto protector amortiguador que pueden ejercer los mismos, al producirse un golpe en la boca.

Características de los dientes predispone al traumatismo
Los dientes de leche inclinados hacia afuera tienen mayor predisposición a sufrir traumatismos

¿Cuáles son las posibles consecuencias de un traumatismo en dientes de leche?

El hueso alveolar que es el que sostiene a los dientes en su sitio, es un hueso menos mineralizado y más  flexible en los niños. Por ello, al ocurrir un traumatismo en dientes de leche, puede presentarse alguna de las siguientes situaciones:

  • Intrusión del diente o movimiento hacia el interior del hueso y la encía, denominado luxación intrusiva.
  • Lateralización del diente respecto a la encía y el hueso o luxación lateral. Esta ocurre más frecuentemente hacia lingual (hacia adentro), o hacia vestibular (hacia afuera). También aunque menos frecuentemente, el diente puede inclinarse hacia los lados
  • Extrusión parcial del diente o movimiento del mismo fuera del alveolo dentario, sin salirse completamente del mismo, nombrado luxación extrusiva
  • Caída total del diente fuera de su alveolo, a lo que se denomina avulsión

Se pueden dar combinaciones como por ejemplo una luxación extrusiva lateral.

El traumatismo o golpe también puede causar la fractura de la corona de los dientes, que en ocasiones son tan extensas que dejan expuesta la pulpa dental. También puede ocurrir la fractura de la raíz de los dientes de leche.

Traumatismo en diente de leche puede ocasionar fracturas coronarias
El traumatismo en dientes de leche puede tener malas consecuencias como es la fractura de la corona del diente

¿Pueden haber complicaciones después  de un traumatismo en dientes de leche mal atendido?

Si el traumatismo en dientes de leche no recibe tratamiento oportuno y adecuado pueden ocurrir complicaciones a mediano y a largo plazo, tales como:

  • Inflamación y enrojecimiento de la encía que rodea al diente
  • Cambio de coloración del diente o discromía. Esta ocurre por necrosis o muerte del tejido blando del diente, denominado pulpa dental, el cual deja de recibir nutrientes al afectarse durante el traumatismo, el paquete nervioso y vascular que lo alimenta.
  • Fístula infecciosa, que se identifica como una bolita amarillenta en la encía que destila pus o humor. Esto es  generalmente producto de la contaminación de los tejidos con microorganismos durante el traumatismo dental, lo que ocasiona la infección de los mismos. 
  • Movilidad del diente, es decir el diente se siente flojo, y puede doler al presionarlo o al morder o masticar los alimentos. Esto puede deberse a reabsorción de la raíz inducida por el traumatismo dental.

Por otra parte, las raíces de los dientes temporales están en contacto con las estructuras dentro de las cuales se forman y desarrollan los dientes permanentes dentro del hueso, denominadas  folículos. Por ello, las complicaciones de las luxaciones y fracturas que ocurren durante un traumatismo en dientes de leche, pueden dañar a los dientes permanentes de forma irreversible. Y esto es más probable mientras más pequeño sea el niño, porque en este caso, el nivel de desarrollo del folículo del diente permanente será menor.

Los dientes permanentes cuyos folículos  han sido afectados por dichas  complicaciones en los dientes de leche, pueden entonces sufrir deformaciones que afectarán  la estética y pueden también comprometer su función.

¿Qué hacer ante un traumatismo en dientes de leche?

Se debe acudir lo antes posible a la consulta de un odontólogo.  Este deberá hacer el examen físico y radiológico, que le permita realizar la evaluación del caso en particular y establecer el tratamiento pertinente. En algunas ocasiones es posible recolocar el diente en su lugar, aunque el profesional debe guardar mucho cuidado y cerciorarse de que no hay posibilidad de dañar el folículo del diente permanente. Puede ser necesaria la inmovilización del diente traumatizado.  También es posible que se requiera un posterior tratamiento radical del canal o tratamiento pulpo radicular, procedimiento popularmente conocido como “extracción del nervio”.

Resulta esencial evitar la pérdida del diente de leche, por todas las funciones que este realiza, incluyendo el mantenimiento del espacio para el diente permanente, lo cual evitará  en el futuro que se desarrollen maloclusiones en el niño. Si la pérdida del diente de leche es inevitable o si es imprescindible su extracción, deberán elaborarse aparatos protésicos que sustituyan sus importantes funciones.

De seguro te interesa profundizar en algunas enfermedades de los dientes

Algo para remarcar…

Todos los elementos aportados refuerzan  la importancia de la prevención del trauma en dientes de leche y la reducción de sus complicaciones al mínimo, actuando con prontitud ante esta urgencia odontológica.

La prevención del traumatismo de dientes de leche puede reforzarse a través del diseño y desarrollo de programas educativos, la supervisión de los niños durante el juego, el uso de protectores bucales y la corrección de la posición de dientes incisivos, a través de tratamiento ortodóncico. De esta manera, se  podrá disminuir el sufrimiento, los costes y el tiempo para los pequeños, sus padres y el personal de la salud.