¿Tienes dificultad para orinar? Deberías saber esto


La dificultad para orinar indica muchas veces la presencia de elementos que determinen la obstrucción a algún nivel del sistema urinario dando lugar a lo que se conoce como un síndrome obstructivo urinario bajo. Denominación aparentemente muy compleja pero son, a fin de cuentas, el conjunto de síntomas y signos que demuestran algún grado de obstrucción de la salida normal de la orina contenida en la vejiga.

¿Has presentado alguna vez dificultad para orinar? ¿Has visitado algún especialista? ¿Has buscado información? ¿Consideras que has recibido el tratamiento adecuado?

Cualquier problema que dificulte o imposibilite la salidad de la orina almacenada en la vejiga hasta el exterior, se considera parte del síndrome obstructivo urinario bajo y son muchas las causas que lo ocasionan.

Este resulta ser un problema grave de salud, al presentar una alta frecuencia de aparición a nivel mundial.  Afecta no solo la salud de las personas sino tambien constituye una limitante en el desarrollo de la vida normal, tanto personal como familiar.

Si quieres conocer  los principales síntomas y signos del síndrome urinario obstructivo bajo causante de dificultades para orinar, así como las principales enfermedades que lo provocan  y cómo se diagnostican algunas de ellas, te ofrecemos este artículo donde se describen los aspectos más esenciales  que debes dominar sobre este importante tema pues en muchas ocasiones está presente y no nos percatamos de que existe.

También te puede interesar: Cistitis, causas y soluciones

Dificultad para orinar y recuento de la orina

Es muy importante ante una dificultad para orinar el poder determinar la cantidad de orina que se forma y expulsa. Para ello es fundamental su recuento.

La orina total que se elimina es un criterio fundamental para definir la causa de la dificultad para orinar
La orina recorre las vías urinarias antes de llegar al exterior

La orina se forma en los riñones y de ahí recorre un largo camino hasta llegar al exterior. A ese pasaje se le denomina vías urinarias. Desde los riñones la orina pasa a  los uréteres y por ellos desemboca en la vejiga. A partir de la vejiga la orina se excreta al exterior a través  de la uretra. Esta estructura, la uretra, tiene diferentes características en el hombre y en la mujer, puesto que los órganos genitales son diferentes en ambos sexos.

La uretra en el hombre se abre paso a través  del pene. En la mujer la uretra sale al exterior entre los labios menores de la vulva por delante del orificio vaginal.

Al acto de orinar se le denomina micción. La micción normal  debe ser voluntaria, sin esfuerzo e inmediata. Debe ser de corta duración. El chorro de orina debe ser fuerte, único, sin goteo. La micción debe ser placentera. La vejiga debe vaciarse totalmente, apróximadamente 300 ml. El acto de la micción debe durar entre 20 y 30 segundos. Si alguna o varias de estas características no se cumplen durante la micción estamos en presencia de una dificultad para orinar.

Durante su recorrido por las vías urinarias, alguna causa externa o interna puede provocar que no salga la orina. Esta se quedará  estancada en algún sitio de su paso por la vía urinaria o pasará con mucho trabajo. Cuando la causa de la dificultad para orinar se encuentra antes de la vejiga, es decir en los riñones o en los uréteres, se habla de síndrome obstructivo urinario alto. Cuando la dificultad para orinar o la obstrucción se produce a partir de la vejiga se denomina  síndrome obstructivo urinario bajo.

¿Mi dificultad para orinar se debe a un síndrome obstructivo urinario bajo?

Usted mismo podrá saber, si su dificultad para orinar se debe a un síndrome obstructivo urinario bajo, al responder este cuestionario:

  1. Cuando orinas ¿sientes que se demora en salir el chorro de orina?
  2. ¿Te demoras mucho orinando? ¿Más de 30 segundos?
  3. ¿Necesitas esforzarte para orinar?
  4. Cuando terminas de orinar, ¿sientes que la vejiga se ha quedado llena o no se vació totalmente?
  5. ¿Sientes la urgencia imperiosa e inaguantable de orinar?
  6. ¿Vas muchas veces a orinar en el día y orinas poco cuando lo haces?
  7. ¿Te duele o te arde al orinar?
  8. ¿El chorro de orina es fino, débil, bifurcado o dividido en dos, o con goteo?

Si presentas alguno de los síntomas anteriores, entonces tu micción no es normal y probablemente presentes un síndrome obstructivo urinario bajo. En este caso debes consultar un especialista.

¿Cuáles son las causas del síndrome obstructivo urinario bajo?

Las causas del síndrome obstructivo urinario bajo dependen del sitio donde se produzca la obstrucción que produce la dificultad para orinar. Esta puede ser dentro de la vía urinaria o fuera comprimiendo la vía.

Primero que todo están las enfermedades de la vejiga, como por ejemplo:

  • Litiasis en la vejiga. Las litiasis o cálculos son piedras que se forman en los órganos, cuya composición es variable al igual que su tamaño. El tamaño de una piedra puede variar desde uno o unos pocos milímetros hasta varios centímetros. Mientras más grande sea la litiasis mayor será la obstrucción al paso de la orina.
Las piedras son causa frecuente de dificultades para orinar
Las piedras en el tracto urinario ocasionan un síndrome obstructivo urinario bajo y tienen dificultad para orinar
  • Tumor en la vejiga. La presencia de un tumor en la vejiga en dependencia de su tamaño provocará una obstrucción variable al paso de la orina y por tanto un síndrome obstructivo urinario bajo.
  • Otras enfermedades de la vejiga como las neuropatías; por ejemplo, la vejiga neurogénica y la vejiga atónica provocan síndrome obstructivo urinario bajo.
  • La presencia de estrechez, esclerosis o tumor en el cuello vesical son causas importantes de obstrucción y dificultad para orinar.

En la uretra pueden presentarse litiasis, tumor o inflamación.

La presencia de valvas en la uretra se presenta en el niño y es causa frecuente de dificultad para orinar. Muy importantes y frecuentes son el cáncer de próstata y la hiperplasia prostática benigna, que comprimen la uretra posterior y provocan obstrucción al paso de la orina, y de esta manera dificultan o imposibilitan la micción.

Estas enfermedades son de extrema importancia, al igual que su relación con el síndrome urinario obstructivo bajo. La mayoría de las veces estas enfermedades debutan con síntomas de obstrucción al paso de la orina y dificultad para orinar. En el examen con el especialista se comprueba el diagnóstico.

Un tumor en el pene también  comprimirá  la uretra provocando un síndrome urinario obstructivo bajo.

¿Qué exámenes se indicarán ante  la sospecha de un síndrome urinario obstructivo bajo causante de dificultad para orinar?

Ante la sospecha de un síndrome urinario obstructivo bajo, ante todo el especialista deberá realizar un interrogatorio adecuado. De gran importancia son los antecedentes familiares que pudieran indicar alguna susceptibilidad a padecer alguna enfermedad urinaria en particular.  También será de interés  el tiempo de evolución de la dificultad para orinar, así como  la forma de aparición, si fue espontánea o paulatina, o si  se acompaña de dolor.

Después se le debe pedir al paciente que orine en un frasco para examinar las características de la orina: olor, color, turbidez. Luego se procede al examen físico minucioso del sistema urogenital. Es de gran importancia realizar descartar la hiperplasia o aumento de volumen de la próstata, o el cáncer en la misma. No debe asustarse, es una prueba sencilla y de suma importancia.

Las características de la orina evidencian las causas que determinan la dificultad para orinar
Las personas con dificultad para orinar modifican las características normales de la orina

Terminado el interrogatorio y el examen físico, el médico con los datos recopilados establecerá un criterio diagnóstico que más tarde se comprobará mediante las pruebas de laboratorio y pruebas urodinámicas,  es decir, aquellas que estudian el funcionamiento de las vías urinarias bajas. Por ejemplo el PSA o antígeno prostático específico descarta o confirma el diagnóstico de hiperplasia prostática benigna. La uroflujometría es también un examen muy importante. Este examen comprueba si el flujo de orina está o no obstruido y es esencial en el diagnóstico de la estrechez uretral. Los valores de la flujometría varían según la edad y el sexo.

¿Podría complicarse el síndrome urinario obstructivo bajo?

El síndrome urinario obstructivo bajo puede complicarse de no recibir tratamiento médico:

  • El estasis urinario es la permanencia de la orina en la vejiga por la dificultad que tiene para salir a través de la micción. Este estasis favorece el crecimiento de bacterias y por tanto propicia la aparición de infecciones urinarias.
  • Esta orina acumulada favorece también la formación de piedras o litiasis en la vejiga.
  • La obstrucción al flujo normal de orina en grados avanzados puede provocar que la orina se mueva en sentido inverso. Esta orina dilata entonces las estructuras que están antes de llegar a la vejiga en dependencia del grado de obstrucción provocando lo que se llama ureterohidronefrosis. La ureterohidronefrosis es la dilatación de las vías urinarias superiores por el flujo retrógrado o inverso de la orina.
  • A su vez el desarrollo de la ureterohidronefrosis provocará la aparición de insuficiencia renal obstructiva. Esta consiste en una disminución o abolición total de la función renal dada por la obstrucción y los mecanismos explicados anteriormente.
  • La obstrucción puede provocar también una retención completa de la orina en la vejiga, lo cual es una complicación grave y que necesita tratamiento urgente. Se caracteriza por el desarrollo de un gran globo vesical, que incluso a veces se puede palpar.  En estos casos el especialista necesita colocar una sonda vesical para evacuar toda esta orina y permitir  el posterior estudio del problema.  Si la sonda vesical no pasa por el alto grado de obstrucción, se realiza una cistotomía. Este tratamiento quirúrgico consiste en puncionar el abdomen en su parte baja a la altura de la vejiga para colocar allí una sonda, que se mantendrá allí hasta la solución del problema.
  • El sangramiento de las vías urinarias bajas es otra de las complicaciones que presenta el síndrome urinario obstructivo bajo.

Por todas estas razones, es muy importante que acudir al médico y con el propósito de estudiar a tiempo la causa que determine la dificultad para orinar.

Lee también: Remedios caseros para la cistitis