¿Tos incómoda? Prueba nuestros remedios naturales


Contenido

¿Qué es la tos?

Todos, absolutamente cada uno de nosotros, hemos sufrido, en algún momento, las molestias de la tos. En realidad, se trata de un reflejo natural de nuestro cuerpo, tan inherente a nosotros como pestañear o respirar. A través de la tos, nuestro organismo se defiende de agentes que tratan de atacarle, como la mucosidad o la aparición de cuerpos extraños en las vías respiratorias.

Muchas veces, nosotros mismos provocamos esa tos que nos aclara la garganta, pero en otras ocasiones, este sencillo gesto puede ser sintomático de enfermedades más o menos graves, como un resfriado pero también una bronquitis. Como sea, padecer tos puede ser un problema muy incómodo, que se reitera en el tiempo y que incluso nos impide descansar por las noches correctamente. ¿Queréis saber cómo podemos frenar la tos de una forma natural?

tos
La miel es uno de nuestros grandes aliados contra la tos

Remedios naturales para acabar con la tos

Adiós a la tos con miel

Uno de los remedios más populares para acabar con la tos, pasa por una solución dulce y muy agradable de poner en práctica. Se trata de tomar miel para suavizar nuestra garganta, bien con leche, disuelta en zumo de limón o directamente, paladeando su intenso sabor.

Adiós a la tos con cebolla

Un truco muy efectivo para evitar la tos seca por la noche, ésa que no nos deja dormir, es colocar cerca de nuestra cabeza, en la mesita de noche, por ejemplo, un plato con cebolla partida. Os aseguro que este truco os sorprenderá muy gratamente. Los vapores que emana la cebolla tienen propiedades antiinflamatorias, que calman las vías respiratorias.

Adiós a la tos con tomillo

El tomillo es una de esas plantas que la naturaleza nos ha brindado para hacer más ricos nuestros platos, pero también para cuidarnos. Podemos preparar un té de tomillo de una manera muy sencilla, con dos cucharadas de especia por un vaso de agua. Sus propiedades ayudan a relajar los músculos, convirtiéndose en nuestro mejor aliado.

Adiós a la tos con pimienta

Este remedio es recomendable para problemas de tos húmeda. Se trata de preparar un té con una cucharadita de pimienta fresca y dos de miel (ese efectivísimo ingrediente del que ya hemos hablado). La pimienta será de gran ayuda para expulsar las flemas que producen la tos.

Adiós a la tos con mostaza

Otro remedio de ésos que aprendimos de “nuestras abuelas”, con la fuerza que la sabiduría popular tiene para estos problemas, es la de realizar una cataplasma de mostaza. Hemos de mezclar dos partes de harina por una de polvo de mostaza. Agregamos agua hasta conseguir una pasta densa. La pondremos en un paño y la aplicaremos sobre el cuerpo. Un consejo: para evitar irritaciones untaremos con vaselina la piel sobre la que pondremos la cataplasma.

Adiós a la tos con jengibre

El jengibre es otro de esos superalimentos que ayuda a nuestra salud en muchísimas ocasiones. Una eficaz forma de aliviar la molesta tos consiste en preparar un té con láminas de la raíz, a la que añadiremos limón y, por supuesto, la utilísima miel. Las propiedades antistamínicas del jengibre nos ayudarán a sentirnos mejor.

Adiós a la tos con rábano

Para que nuestra tos se erradique por completo, también podemos recurrir a un alimento tan sencillo como el rábano. La preparación de un jarabe que lleva este ingrediente como elemento fundamental nos ayudará. Hemos de licuar 10 rábanos en un vaso de zumo de limón y media taza de agua. ¿Un sabor contundente, verdad? Una vez más, la miel nos echará una mano a la hora de endulzar este jarabe y añadir sus propios beneficios.