¿Por qué es más fácil superar una ruptura en verano?


En verano todos parecemos más felices, ¿verdad? El buen tiempo nos anima, las vacaciones, las visitas de los viejos amigos o la vuelta a nuestra ciudad de origen para ver a la familia, a la que no vemos en todo el año desde que nos trasladamos a la gran ciudad en busca de trabajo. En verano, nos sentimos de nuevo ese niño que cogía vacaciones y que pasaba las tardes tirando globos de agua con los amigos. Ya no tiramos globos (o sí) pero la sensación de tener tiempo para nosotros mismos, de poder reirnos con nuestros amigos sin importar nada más o de simplemente tumbarnos bajo el sol, libres de obligaciones y preocupaciones, es algo que siempre nos da un chute de energía.

Sin embargo, este año algo ronda en tu cabeza. El invierno fue fantástico. Excepto por una cosa. Hubo un episodio que lo cambió todo de un momento a otro. Esa ruptura, esperada o no, tiró por tierra todos los buenos momentos y aunque han pasado los meses, aún no olvidas. ¿Es tu caso? Tranquilo. Hoy te queremos dar algunos consejos para superar una ruptura en verano. Confía en nosotros: a la hora de ser más felices, no hay mejor época que esta.

Otros artículos de interés: Las fases de una ruptura

Consejos para superar una ruptura en verano

Los amigos y la música son la clave:

controlar un enfado
Los amigos son los pilares que nos mantienen en nuestros peores momentos

En esta época del año, encontrarás el mejor consuelo en dos cosas: tus amigos y la música. Eso sí, cuidado con qué música escuchas. Te recomendamos que te hagas una playlist en Spotify o en el servicio de música que uses solo con canciones optimistas, sin ningún componente de amor ni nada que te recuerde a esa persona. Si una canción te genera el más mínimo recuerdo, ¡fuera de la playlist! Sabrás de inmediato cuál debes meter solo con escucharla: sí, esas que te generan buen rollo y hasta un poquito de optimismo y felicidad, aunque tú te sigues sintiendo triste. Poco a poco verás como te ayuda.

Por otro lado, están los amigos. Deja de comerles la cabeza con tu ruptura y apúntate a todos los planes que propongan. Apóyate en ellos, sal de casa, sociabiliza, encuéntrate con los de toda la vida y conoce gente nueva. Te va a ayudar muchísimo.

Reencuéntrate con tu yo de la infancia:

Cuando pasamos por una ruptura, es el mejor momento para conocernos a nosotros mismos y disfrutar de nosotros, simplemente, sin necesitar a nadie más. Recuerda siempre que vinimos solos al mundo y que nos iremos solos, la gente que nos quiera acompañar en el camino, estupendo, pero nadie es imprescindible. Una solución genial para entender mejor esto es recordar quién eres y de dónde vienes.

¿Qué te gustaba hacer en las tardes de verano? ¿Jugabas a videojuegos sobre la cama? ¿Leías en la piscina? ¿Hacías puzzles con tu hermano? ¿Salías a la calle con los amigos? Trata de evocar aquella etapa tan feliz y repítela, adaptada a los tiempos y a la edad que tienes ahora. Lo importante es que te evoque recuerdos bonitos y te sientas bien mientras haces determinada actividad. Esto te ayudará a recordar una etapa en la que fuiste feliz… sin que esa persona que te ha hecho daño estuviera a tu lado. Si en su momento fuiste feliz sin él o sin ella, ¿por qué ahora no vas a poder conseguirlo? Si se trata de ser feliz, superar una ruptura en verano es más sencillo.

Visita un sitio nuevo:

beneficios de viajar
¡Viaja! Solo o acompañado, pero muévete y descubre nuevos lugares y experiencias para superar una ruptura en verano

No repitas lugar de vacaciones ni vayas a ese restaurante donde os dijisteis te quiero por primera vez. Evita los recuerdos. Suena muy cobarde, pero es necesario. Con el tiempo, conseguirás recordar con una sonrisa y con indiferencia, pero ahora sigue doliendo y lo sabes, así que trata de pasar página y de retomar tu vida, apartando temporalmente aquellos momentos.

Los lugares, los sonidos y los olores juegan en nuestra contra cuando tratamos de olvidar. Por ello, evita los sitios a los que ibais juntos o la ciudad a la que planeaste ir de vacaciones. Escoge un lugar totalmente neutro para hacer una escapada o redescubre tu ciudad comiendo en restaurantes y zonas nuevas.

Por supuesto, esto también aplica para tiendas, lugares de paseo o incluso centros comerciales. Tu mente te dirá cuando estás preparado para volver a ellos. Si, aunque creas que ya estás mejor, pasas por la puerta de un lugar determinado y te sigue dando una punzada en el corazón, lamentamos decirte que aún no estás curado y que te queda todavía un largo camino. No desesperes, pero no lo prolongues. Si, durante un tiempo, tienes que evitar determinados lugares, hazlo sin ningún remordimiento.

Desconéctate de la tecnología:

Un día te levantas optimista, tienes planes divertidos a la vista y crees que ya estás mejor. Por fin estás «disfrutando» del desayuno o, al menos, no te sientes mal, y tu mente piensa: «¡bien! ¡estoy mejorando!». Abres Instagram y el muy capullo, que sabe perfectamente cuál es el perfil que más te interesa y siempre te lo pone el primero, te da un bofetón sin manos. Ahí está, nada más abrir la aplicación, la cara de tu ex con una sonrisa disfrutando de sus vacaciones, solo o acompañado, da igual, la patada que te da en la herida es la misma (o casi). Y vuelta a empezar.

Si te ocurre esto, sería interesante que desconectes de la tecnología para superar una ruptura en verano. Es posible que ya le hayas bloqueado de todas las redes sociales, aún así, la huella digital no perdona y te lo puede volver a mostrar a través de amigos de amigos o incluso con un simple me gusta o una actividad en Spotify. Aprovecha el verano para hacer actividades fuera de las pantallas. Además de evitar este tipo de situaciones, te aseguramos que vas a disfrutar más mirando la vida directamente y disfrutando del sol, el buen tiempo, las personas que sí están a tu lado y muchas más cosas bonitas que te esperan al otro lado del smartphone.

Mírate al espejo y sonríe:

como ser feliz como perder 5 kilos en una semana
No dejes que pase un solo día sin sonreír. Aunque hoy te cueste, al final te saldrá de forma espontánea

Y por último, repite conmigo: «yo soy lo único que necesito en mi vida». Para querernos, para mimarnos y para ser felices, el mejor momento para superar una ruptura en verano ha llegado. Proponte disfrutar de la vida, deja ir el pasado y suelta el apego. Perdónate y quiérete. Ya verás como si te concentras en el ahora, en el presente y en todo lo bueno que tienes, que no es poco, consigues poco a poco darte cuenta que, aunque hay personas a las que probablemente querrás siempre, la primera persona a la que debes querer es a ti. Tú te mereces disfrutar de la vida y lo que  haya pasado o lo que tenga que pasar, ya se verá. Por ello, levántate cada mañana de este verano, mírate al espejo y sonríe. No para nadie. Sonríe para ti.

Sigue leyendo: 10 cosas gratis que te van a hacer más feliz