PSICOLOGÍA: Las 5 fases de una ruptura, reconócelas y supérala


Sin duda una de las cosas que más miedo nos dan en la vida es el desamor. Quien lo haya vivido, en mayor o menor intensidad, sabe lo que puede llegar a doler. Aceptar que una persona se ha ido de nuestro lado no siempre es fácil y el duelo que le guardamos es muy diferente al que se sufre cuando es una persona que ha fallecido. En el primer caso, siempre pensamos que el factor de la voluntad propia ha jugado sus cartas y que esa persona ya no nos quiere como antes. La mayoría de las veces es así, otras es una imposición del destino que incluso el que deja debe aceptar pero, en cualquier caso, que tomen la decisión de separar los caminos nunca es fácil de aceptar. Si te encuentras en esta situación, hoy queremos contarte cuáles son las fases de una ruptura, para que trates de identificar en cuál te encuentras y sobre todo para que sepas que nada es para siempre. No lo fue vuestra relación y tampoco lo será el dolor que sientes ahora. No tengas duda de eso. Conoce las fases de una ruptura y aprende a vivir con ellas.

Otros artículos de interés: Cómo superar una ruptura

Superar una ruptura: uno de los peores baches de nuestra vida.

Conflicto de pareja

«Nadie se muere de amor», seguro que te lo habrán dicho mil veces y que incluso tú se lo has dicho a algún amigo o amiga cuando ha vivido lo que tú estás viviendo ahora. Y efectivamente, nadie se muere de amor, pero no podemos dejarnos morir de pena, abandonarnos, no disfrutar la vida que tenemos por delante y que nos ha sido regalada.

Piensa siempre que tienes dos opciones: aceptar la realidad y tratar de vivir con ella, disfrutando lo que puedas; o no aceptarla y dejarte caer a un pozo en el que cada día sea peor que el anterior. Aunque tú no lo veas claro, la primera opción siempre es la mejor. Siempre.

El dolor emocional suele ser peor que el dolor físico. Pero tiene cura. Tendremos recaídas dentro de las fases de una ruptura, tendremos momentos en los que sintamos que ya casi estamos mejor y al día siguiente, sin explicación, volveremos a sentirnos en el punto inicial. Aunque lo pienses y lo sientas así, realmente no lo es, y cada día es un nuevo paso hacia la salida, aunque no sepas verlo. Ten en cuenta que el desamor no es un proceso lineal, no sigue un manual de libro para todos los casos, aunque las fases de la ruptura suelan ser iguales, no a todo el mundo le toman el mismo tiempo ni avanzan por ellas del mismo modo. ¿Se puede volver a una etapa anterior? Sí, sin duda.

En este caso, como dice Defreds, «todo pasa, pero primero atropella», también lo escuchamos en la serie Cómo conocí a vuestra madre, que a pesar de parecer una comedia americana más es toda una oda a los corazones perdidos. «Lo único que arregla un corazón roto es el tiempo»Tiempo. Ten claro que el único que te va a ayudar de verdad es el tiempo. Y existe una explicación química para ello: en el desamor intervienen circuitos neuronales y se segregan ciertos neuroquímicos. El tiempo ayuda a que el cuerpo se adapte a estos cambios. Pero también el tiempo ayuda a que nosotros, como individuos, vayamos cogiendo conciencia de estas situaciones.

Es muy importante también que seamos críticos con nosotros mismos. Si nos quedamos anclados sin avanzar durante meses, si no notamos ninguna mejoría ni siquiera leve o si, todo lo contrario, vamos a peor, es imprescindible que acudas a un psicólogo que te ayude a afrontar esta situación. Lo cierto es que algunas personas necesitan este tipo de consultas desde el primer día, ya que sus características personales (por ejemplo, baja autoestima) dificultan muchísimo el proceso de recuperación. Pero no siempre afrontamos que necesitamos ayuda externa. No te vamos a obligar a ello, pero sí trata de ser un poco responsable contigo mismo y piensa que cuando antes busques una solución, mejor.

Trata también de iniciar un proceso de aprendizaje sobre ti misma. Refuerza tu personalidad y tu autoestima, quiérete más, pero sobre todo quiérete mejor. No caigas en el pensamiento de que necesitas esa persona para vivir. Si no comprendes que solo te necesitas a ti, este tipo de situaciones se van a repetir en un futuro en muchas otras ocasiones, no solo relacionadas con rupturas amorosas.

Cuáles son las fases de una ruptura

Pareja distanciada

Dicen los expertos que hay cinco fases de una ruptura. Recuerda lo que hemos dicho: no tienen un plazo fijo de tiempo y es posible pasar a una anterior incluso si ya la creíamos superada.

Fase de negación y aislamiento:

Esta fase no es otra cosa que una coraza, una protección que tratamos de ponernos a nosotros mismos para intenta asimilar la hostia de realidad que nos acaba de caer. No podemos pasar del todo a la nada de un minuto a otro, por ello, tratamos de engañarnos negando la realidad y en nuestros fueros internos actuamos como si todo siguiera igual.

¿Qué podemos hacer en este caso? Tratar de ser objetivo. Sin machacarnos, pero tratar de aceptar que no, que ya no estamos con esa persona.

Fase de ira:

En esta fase, enfocamos nuestros sentimientos negativos hacia la otra persona. Sentimos frustración, pero también ira, en cierto modo pensamos que odiamos a la otra persona, culpable de todos nuestros males. Hay quienes también dirigen la ira hacia su entorno o hacia uno mismo. Necesitamos venganza, buscar culpables, explotar.

Fase de negociación:

Sin duda, entre las fases de una ruptura, es la más adulta, la más madura y la que puede hacer que salgamos del hoyo o que nos cabemos nuestra propia tumba. Tratamos de aceptar la situación e iniciamos un acercamiento. Y en este caso, las opiniones están divididas: algunos expertos aseguran que no es nada beneficioso tener contacto con la otra persona, otros piensan que normalizar la situación y conservar (de un modo o de otro) en nuestra vida a una persona que hemos amado nos reforzará de cara al futuro y podremos tener una felicidad más plena.

relación tóxica

¿Mi consejo? Que, siempre que seas realista, optes por el camino que creas que va mejor con tu filosofía de vida. Si has amado a alguien, no tienes que desterrarla para siempre. Haz un análisis de tu propia situación: si hablas con esa persona, ¿sientes daño o sientes paz?

Es  muy importante también no gestionar mal esta etapa de las fases de una ruptura. En la fase de acercamiento podemos intentar recuperarla a toda costa. Si nos ha dejado ella, sin que haya un motivo por nuestra parte, por ejemplo, si simplemente se le ha acabado el amor, deja que sea el tiempo el que pase y haga evolucionar sus sentimientos. Puede que solo esté atravesando una fase de confusión (no le culpes ni te culpes, existen y a ti también te puede ocurrir) o puede que sea definitivo, sea como sea, no te obceques en volver con esa persona. Puedes llegar a humillarte mucho y que sea peor para ti.

Fase de depresión:

Pasa el tiempo y no hay esperanza de volver con esa persona. Empezamos a ver la situación con objetividad. La pena nos invade. El dolor también. Esa persona puede quedarse a nuestro lado si los dos decidimos hacerlo, pero empezamos a aceptar que hay ciertas cosas para las que ya no nos quiere, ciertas situaciones que no van a volver. ¿Pueden volver? Sin duda, la vida da muchas vueltas y no es la primera pareja que rompe y finalmente acaban juntos el resto de su vida. Sea como sea, en esta etapa no debes quedarte con ese pensamiento. Acepta que esa etapa tan bonita ha acabado, resiste los envites de la pena y aprende a gestionarla. Llora si tienes que llorar, húndete un día, pero al segundo levántate. Contar con un buen apoyo, con alguien que te quiera de verdad y que te demuestre que no estás solo/a te ayudará a remontar el vuelo.

Fase de aceptación:

Sin duda esta es la mejor de las fases de una ruptura. Empezamos a aceptar que las cosas han cambiado, que hemos vivido una etapa muy bonita y que la vida sigue. Lo ideal es que aprendamos a perdonar a la otra persona y a nosotros mismos, que seamos ser capaces de agradecer lo vivido y que sepamos sonreír ante los recuerdos felices. Y sobre todo que entendamos que la felicidad nos espera, en muchas formas, en otras personas, en otras situaciones. Y que la vida son etapas y esta ha sido una más.

Sigue leyendo: Como ayudar a una amiga a superar una ruptura