Cómo superar una etapa de estrés lo antes posible


Todos, en algún momento de nuestra vida, atravesamos una etapa de estrés más o menos aguda. Es inevitable: el ritmo de vida actual no es comparable al que había hace tiempo. Cada vez el mundo nos exige más e incluso nosotros mismos aceptamos esa espiral como algo normal de la vida, como algo que, simplemente, “es así”. Te equivocas. De vez en cuando, viene bien echar el freno, mirar en perspectiva y saber dónde estás, qué haces y hacia dónde te diriges. Si detectas que estas atravesando una etapa de estrés, debes luchar por eliminarla lo antes posible, ya que puede afectarte a muchos niveles, físico y mental.

En nuestro artículo de hoy te damos algunos tips para salir de esta etapa de estrés que, si estás leyendo esto, seguro que estás viviendo.

Otros artículos de interés: Practica el mindfulness, te ayudará

Trucos para superar una etapa de estrés

Al menos 1 hora al día para ti:

etapa de estrés
Regálate tiempo para ti y haz, al menos 1 hora al día, lo que te apetezca… aunque sea comer pizza viendo Netflix

No podemos decirte que trabajes menos o que estudies menos, porque las obligaciones son las que son y no puedes ni faltar al trabajo, ni suspender ese examen final. Sin embargo, sí que te pedimos que no cedas ante esto: al menos 1 hora al día es para ti, sin excusas ni contratiempos, no cedas, igual que no cederías si alguien te dice que no vayas a trabajar mañana.

En esa hora, que por supuesto debe estar libre de obligaciones (no sirve que la “aproveches” para preparar los tuppers de la comida de la semana o para hacer ejercicio si odias el deporte) enfócate en cosas que te encante hacer. Por ejemplo, dar un paseo escuchando música, salir de tiendas, ver un capítulo de tu serie favorita o jugar al bingo online. Lo que sea, pero que sea algo tuyo, personal.

Relaciónate más:

etapa de estrés
Respira, deja de mirar la pantalla del ordenador y sal ahí fuera a relacionarte con gente fuera de tu círculo laboral. Te vendrá bien cambiar de aires

Retoma viejas amistades, habla con conocidos con los que no sueles tener mucho contacto, llama por teléfono a alguien con quien antes te reías mucho y hace tiempo que no hablas con él… Sal del minicírculo en el que te mueves todos los días, amplía miras y sociabiliza. Sin darte cuenta, notarás cómo el estrés disminuye.

Piensa en positivo:

etapa de estrés
Recuerda siempre que la vida no es blanco o negro: no dejes que los pensamientos negativos te consuman

Y, por último, pero lo más importante, piensa en positivo. Sabemos que no es fácil y que, a veces, los pensamientos negativos nos comen, pero es justo esto lo que debes evitar. En cuanto detectes un pensamiento negativo, cambia el chip. Ponte a hacer algo que mantenga la mente ocupada o piensa en algo bonito. No te dejes atrapar por la sensación de lo negativo: es poderosamente atractiva y, lo peor, muy difícil salir de su espiral.

Sigue leyendo: Cómo dormir mejor