Sulfato de zinc, cosas que nunca habrías imaginado


El sulfato de zinc se usa en determinadas circunstancias como suplemento nutricional con vistas a satisfacer las necesidades de zinc que tenemos los humanos y que la dieta, en condiciones particulares, no logra satisfacer plenamente.

TE INVITO A LEER MAS SOBRE LA IMPORTANCIA DEL ZINC EN LA ALIMENTACIÓN

El zinc está considerado dentro del grupo de los metales que resulta necesario para los seres humanos, y tiene, entre otras características que para complementar las necesidades o requerimientos diarios solo hacen falta  muy pequeñas cantidades.

¿Para que es necesario el zinc?

El zinc, en forma de sulfato de zinc,  se utiliza frecuentemente en el tratamiento y la prevención de múltiples enfermedades o condiciones fisiológicas ocasionadas por la deficiencia de este metal traza que trae nefastas  consecuencias para el buen funcionamiento de los seres humanos.

Esto se demuestra, en parte, si tenemos un acercamiento a la larga relación de condiciones en las que se aconseja utilizar el zinc. Veamos.

  • Como antioxidante
  • Retrasos en el crecimiento
  • Problemas gastrointestinales, como son la diarrea, colitis ulcerativa y úlceras pépticas
  • Trastornos de la cicatrización
  • Incrementar la respuesta inmune
  • Coagulación de la sangre
  • Infecciones recurrentes
  • Otras infecciones como son el resfriado común, infecciones respiratorias y parasitosis
  • Enfermedades oftalmológicas del tipo de la degeneración macular, cataratas
  • Afecciones alérgicas y asma
  • Diabetes
  • SIDA
  • Enfermedades de la piel, y dentro de estas en particular psoriasis, eczema y acné
  • Tinitus (zumbidos en los oídos)
  • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Síndrome de Down
  • Anorexia nerviosa
  • Hiperplasia benigna de la próstata
  • Enfermedades de la esfera reproductiva, en particular la infertilidad masculina y la disfunción eréctil
  • Artritis reumatoidea
  • Fragilidad ósea (osteoporosis)
  • Anemias de células falciformes
  • Mejorar el rendimiento de los atletas
  • Prevención de la gingivitis

Después de esta larga lista, a la que casi siempre temo, pues cuando algo sirve para tantas cosas, ojo avizor, debemos preguntarnos como es posible que tenga una participación tan positiva en tantas enfermedades o situaciones en las que se encuentra comprometida la salud de los hombres.

Y ahí surge la pregunta obligada ¿Cómo funciona el zinc?

Al desempeñar el zinc un papel esencial en el metabolismo de los carbohidratos y en la síntesis de las proteínas podemos comprender el relevante papel de este metal traza en el fisiologismo humano.

Si a esto sumamos que en el orden de unas 300 enzimas necesitan del zinc para trabajar adecuadamente y en paralelo resulta esencial para conformar la respuesta inmune así como la capacidad reproductiva, la digestión, la multiplicación celular, los sentidos del gusto y el olfato así como la memoria, es de fácil comprensión como podemos explicarnos la importancia capital de este metal para los seres humanos.

¿Deseas profundizar en el apasionante mundo de la memoria?

¿Y en que alimentos encontramos cantidades adecuadas de zinc?

El zinc lo encontramos en las carnes, los derivados lácteos, en las frutas secas, legumbres, semillas, cereales integrales así como en los granos enteros.

El zinc es un oligoelemento esencial para la buena salud
Numerosos alimentos son ricos en zinc, siendo esta la vía idónea para cubrir los requerimientos

El consumo promedio diario de zinc de los estadounidenses es de 13 mg por día en la dieta;  en tanto para las mujeres está en el orden de 9 mg diarios.

¿Qué síntomas encontramos cuando hay déficit de zinc?

La deficiencia de zinc se manifiesta de múltiples formas entre las que se encuentran:

  • Bajo crecimiento
  • Falta de apetito
  • Bajas concentraciones de insulina
  • Irritabilidad
  • Piel áspera y seca
  • Caída del pelo
  • Cicatrización lenta de las heridas
  • Perdida del gusto y del olfato
  • Náuseas y diarreas

En muchas ocasiones las deficiencias de zinc están relacionadas con trastornos en los intestinos que entorpecen la absorción de los alimentos, que es lo que se conoce como síndrome de mala absorción; en tanto en otras ocasiones se relaciona con el alcoholismo, insuficiencia renal crónica y con las enfermedades crónicas no trasmisibles.

La deficiencia de zinc se manifiesta de múltiples formas
Entre las manifestaciones de las deficiencias de zinc se encuentra la caída del cabello

¿Qué dosis de zinc se debe utilizar?

Se considera que un adulto no debe tomar más de 40 mg/ día. De cualquier manera el uso de suplementos orales deben estar controlados por tu médico pues entre otras observaciones se señala que dosis superiores a los 40 mg diarios podrían resultar competitivos con la absorción del cobre y de esta forma contribuir a que aparezcan cuadros de anemia.

Los niveles de zinc recomendados (Ingestión Diaria Recomendadas, RDA por sus siglas en inglés) se identifican fundamentalmente teniendo en cuenta la edad de la persona. Así tenemos que para:

  • Niños desde 0 a 6 meses de edad: 2 mg/día
  • Niños mayores de 7 meses hasta los 3 años: 3 mg/día
  • Entre 4 a 8 años: 5 mg/día
  • Entre 9 a 13 años: 8 mg/día
  • Niñas entre 14 a 18 años: 9 mg/día
  • Niños entre 14 a 18 años: 11 mg/día
  • Hombres mayores de 19 años: 11 mg/día
  • Mujeres mayores de 19 años: 8 mg/día
  • Mujeres embarazadas de 14 a 18 años: 13 mg/día
  • Mujeres embarazadas de 19 años: 11 mg/día
  • Mujeres lactando entre 14 a 18 años: 14 mg/día
  • Mujeres lactando mayores de 19 años: 12 mg/día

No se reportan manifestaciones tóxicas si se emplean en la piel, solo se describe en ocasiones  manifestaciones de ardor, sensación de pinchazos, cosquilleo y picor.

Otra aplicación objetada es a través de la nariz. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos de América, por sus siglas en ingles FDA, ha señalado desde el 2009 que los productos que se utilizan como “spray” nasales pueden ocasionar trastornos olfativos, en particular la pérdida del olfato.

Aunque el zinc es un mineral importante, debe ser utilizado prudentemente. Incluso existen aplicaciones para tratar el resfriado común sin que se hayan establecido, sobre bases científicas, las dosis idóneas para su uso en estas circunstancias.

El sulfato de zinc es la presentación farmacéutica que resulta más difícil de absorber
El sulfato de zinc se utiliza con mayor frecuencia en las fórmulas de suplementos, fundamentalmente dado porque es la forma más barata de zinc

Existen estudios médicos que reportan en la bibliografía médica determinados usos y las dosis adecuadas para estos diferentes propósitos que a continuación reflejamos:

Tratamiento del resfriado común: Entre 9 a 24 mg de zinc, por vía oral con intervalos de 2 horas hasta que desaparezcan las manifestaciones del resfriado.

Diarrea en niños con desnutrición o con deficiencias manifiestas de zinc: Dosis inferiores a los 40 mg de zinc por día.

Tratamiento de la neumonía en niños con desnutrición: Menos de 70 mg diarios.

Tratamiento de úlceras estomacales: 200 mg sulfato de zinc, distribuidos en 3 tomas por día.

Personas con enfermedad hepática: 220 mg de sulfato de zinc, 2 veces por día.

Tratamiento de la osteoporosis: 15 mg de zinc en combinación con manganeso, calcio y cobre.

Tratamiento de la anemia por células falciformes: 220 mg de sulfato de zinc distribuidos en aplicaciones tres veces por día.

Uso tópico en la piel:

Tratamiento del acné: Hasta 135 mg de zinc diarios fundamentalmente en forma de loción al 1.2% de acetato de zinc con eritromicina al 4 por ciento en aplicaciones  dos veces por día.

Infecciones por herpes simple: Se utilizan en forma de solución de sulfato de zinc al 0,25% en el orden de unas 8 a 10 veces por día.

¿Cómo se expresa la toxicidad del zinc?

La toxicidad aguda del zinc por la ingestión de dosis altas de zinc puede ocasionar diversas manifestaciones entre las que se encuentran diarrea y vómitos. También se refiere que en determinados casos aparece dolor de estómago, fiebre, tos y fatiga.

Otro acercamiento al tema nos lleva a considerar la suplementación por largos periodos de tiempo en el orden de los 10 años o más, lo que conlleva que se duplique el riesgo de padecer de cáncer de próstata.

¿Cuáles son los beneficios del sulfato de zinc?

El zinc es esencial para la buena salud. Tomar un suplemento de sulfato de zinc es una manera de asegurarte de que estás recibiendo suficiente cantidad de este oligoelemento esencial.

Las formulaciones a base de sulfato de zinc son empleadas con múltiples propósitos en la práctica medica
Tomar un suplemento de sulfato de zinc es una manera de asegurarte de que estás recibiendo suficiente cantidad de este oligoelemento esencial

Existen diferencias del aporte de zinc teniendo en cuenta la composición química de la forma en que se administra. Así tenemos que el sulfato de zinc tiene 23% de zinc elemental de ahí que en 220 mg de este producto se puede encontrar en el orden de los 50 mg de zinc.

El sulfato de zinc se utiliza con mayor frecuencia en las fórmulas de suplementos, fundamentalmente dado porque es la forma más barata de zinc. Sin embargo, debemos señalar que es también la presentación farmacéutica que resulta más difícil de absorber, lo que significa que a veces puede causar náuseas, ardor de estómago y malestar estomacal.

CONOCE MEJOR LOS ALIMENTOS RICOS EN ZINC