¿Es posible sentir dolor sin estar enfermo? ¿Qué es la somatización?


La somatización hace posible que una persona sienta síntomas reales como dolor y que no exista ningún estudio clínico que pueda justificar su causa. Generalmente dichos síntomas se presentan de manera reiterada sin que exista una enfermedad base que los provoque.

Los estudios y pruebas complementarias con diferentes ramas de profesionales llegan a resultados negativos. Esto garantiza que los síntomas no tienen una justificación orgánica. Sin embargo, los síntomas son reales, no son inventados por la persona que los siente.

Estos síntomas pueden ser exagerados por las sensaciones y pensamientos que pueden interferir en el comportamiento diario de la persona. Pero nunca son inventados, siempre son reales para la persona que los padece. Por ello es necesario comprenderlos.

somatización

Componentes presentes en una somatización

Existen tres componentes que están incluidos en el concepto de somatización, los cuales son los siguientes:

Experiencial

Cuando se trata de una somatización el paciente experimenta síntomas.

Cognitivo

Además, existe otro componente, que es la interpretación de los síntomas que hace el paciente. El cuál cree que se trata de una enfermedad amenazante que aún no es detectada.

Conductual

La persona con síntomas de somatización busca constantemente que se la trate y dé un tratamiento adecuado.

Las consultas por somatización son muy frecuentes y la mayor cantidad de ellas son mujeres menores de 30 años. Como no reciben una respuesta o diagnóstico definido, se muestran frustrados y hasta antipáticos frente a los profesionales.

Grados de somatización

Existen dos grados bien diferenciados de somatización: agudas y crónicas. Las somatizaciones agudas son aquellas que se manifiestan en personas que han pasado por un gran estrés psicosocial.

Estas personas pueden ser orientadas adecuadamente para salir de este trastorno. Mientras que las somatizaciones crónicas se manifiestan de manera muy frecuente durante mucho tiempo. Generalmente la manifestación de estos síntomas no permite realizar las actividades cotidianas.

¿Cómo saber si es una somatización?

Para que se trate de una somatización se debe cumplir varios requisitos. Uno de ellos es que los síntomas no están relacionados a ninguna causa orgánica ni mecanismo patológico. Pero, a la vez, estos síntomas sí pueden estar asociados a un nivel alto de estrés o a algún factor psicológico.

Entonces, de manera práctica se cuenta como un trastorno por somatización cuando las molestias físicas engloban a varios órganos y la persona no siente miedo a padecer una enfermedad. Generalmente, se manifiesta en las mujeres menores de 30 años.

En otra categoría de la somatización se encuentra la hipocondría. En la cual la persona se ve preocupada porque cree que padece una enfermedad grave. Sufriendo una ansiedad por su salud.

Hay situaciones donde los síntomas están muy relacionados con el estrés, tales como la fibromialgia, intestino irritable o síndrome de fatiga crónica. Como estos síntomas se pueden enmarcar dentro de un modelo médico, la persona puede estar convencida de que se está aplicando el tratamiento adecuado.

Pero generalmente, se trata de síntomas vagos que afectan a varios órganos. Entre los más frecuentes se encuentran los dolores generalizados, astenias o fatiga y dificultad respiratoria.

somatización

Claves para identificar una somatización

La persona dice que tiene síntomas y cuando los describe no están bien definidos. Mientras lo hace se puede mostrar preocupada y exagera algunos de ellos. Especialmente los relacionados con algunos órganos importantes como el corazón, pulmón o riñones.

Generalmente va a consultas de guardia frecuentemente, solicitando consultas con especialistas de diferentes ramas. Su preocupación es que ninguno de los médicos a los que ha concurrido pudo dar con un diagnóstico efectivo.

Por esta razón se muestran muy angustiados y sienten la necesidad de llamar la atención. Los médicos generalmente se refieren a ellos como pacientes difíciles. Especialmente si se ha detectado un trastorno relacionado con ansiedad, distimia u otro.

Su personalidad está formada por varios factores que lo han afectado. Tales como una insatisfacción laboral, conyugal o económica actual. O también puede deberse a un problema de maltrato en su etapa de niñez.

Otra razón principal de sufrir somatización es simplemente herencia. Es decir, si en la familia durante su infancia, ellos han sido sobreexpuestos a enfermedades de abuelos, padres o hermanos.

Causas de la somatización

Se desconocen cuáles son las causas que provocan sentir síntomas sin tener una razón orgánica. Sin embargo, comienza a aparecer antes de los treinta años, con una mayoría de mujeres.

Las personas que padecen este trastorno suelen tener perspectivas negativas de la vida cotidiana. Además, suelen ser más sensibles emocional y físicamente al dolor y otras sensaciones.

La genética también interviene en la tendencia a sufrir estos trastornos. Entre otras causas se encuentra el antecedente de un maltrato físico o sexual.

En estos últimos meses la somatización se ha extendido a un gran porcentaje de la población. Una de las causantes más fuertes fue la sobreexposición de información del coronavirus. El cual causó problemas de estrés social y el miedo de contraer esta enfermedad.

Provocando que algunas personas sientan un dolor fuerte de cabeza y tos persistente, los síntomas más frecuentes del covid-19 sin haberse contagiado.

¿Cuáles son las expectativas de una persona con somatización?

Cuando una persona experimenta síntomas somatizados necesita que lo escuchen y lo comprendan. Se siente enfermo y desea que las personas que lo rodean acepten su situación de enfermo.

No desean que sean tratados como pacientes psiquiátricos, para ello es necesario reconocer que sus síntomas son reales. Y se manifiestan ante una gran necesidad de afecto que faltó desde su niñez.

Para que exista una relación de colaboración entre el médico y la persona, es necesario que exista una planificación de citas regulares. Centrándose en una mejora de los síntomas, más que en la búsqueda de las causas.

En algunos casos es necesario un tratamiento complementario de la ansiedad y depresión. Para darle a la persona de que es escuchada y valorada.

somatización

Tratamiento de la somatización

El primer paso es hacer que la persona sepa que su requerimiento ha sido escuchado. Que se cree que sienta dichos síntomas, porque la persona los siente de verdad. Para ello se debe realizar todas las pruebas y análisis necesarios para descartar cualquier enfermedad física asociada a los síntomas mencionados.

Es importante no discutir con la persona si el origen de los síntomas es psíquico o físico. Entonces, no se aconseja decirles que no tienen nada. Porque los síntomas para ellos son reales.

Entonces, el médico y las personas que lo acompañan deben demostrar que comprenden su sufrimiento y concurrir a consultas médicas periódicamente, aunque no sienta ningún síntoma. De esta manera se pretende que la persona entienda que no hace falta tener un síntoma para ir al médico.

Generalmente no es necesario un tratamiento farmacológico, a menos que exista una enfermedad psiquiátrica que lo requiera. Quizás el profesional le pueda aconsejar la toma de antidepresivos tricíclicos antes que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y otros.

Lo esencial es tratar de evitar el consumo de fármacos que sean adictivos y recurrir a la psocioeducación, psicotrapia y remedios naturales.

En el siguiente artículo te contamos algunas técnicas para controlar la ansiedad.

Terapia conductual cognitiva

La psicoeducación ayudará a la persona a manejar las situaciones de estrés. Mientras que la psicoterapia le puede ayudar a expresar mejor sus emociones. De esta manera se minimizarán las conductas de somatización.

Mantenerse activo y sociable ayuda a aliviar el dolor y otros síntomas como la ansiedad y depresión, promoviendo una mejor vida diaria. Las técnicas de relación también son muy eficientes como tratamiento de este trastorno.

Conoce un remedio natural: hierba de San Juan.

H

Posibles complicaciones

Si la persona que sufre somatizaciones no recibe tratamiento puede tener problemas para desenvolverse en la vida cotidiana. Su vida social, tanto en su trabajo, familia y en su círculo de amigos puede complicarse.

La salud física y mental puede empeorar con probabilidades de caer en un pozo depresivo. Los estudios que la persona tiende a realizarse pueden generar problemas económicos.