¡Atención! Reconoce los síntomas de hernia discal


¿Lo sabías? Una hernia discal es un inconveniente que podrías tener en un disco de los que se encuentran separando las vértebras. Puedes llegar a presentar algún problema de este tipo y no notarlo al creer que solo es dolor. Es por eso que hoy te ayudaremos a identificar de manera efectiva los síntomas de hernia discal más comunes.

síntomas de hernia discal
¿Sientes dolor constante en la parte baja de tu espalda? Es hora de que vayas al doctor, podrías sufrir de hernia discal.

Lee: Lumbago: ¡atención, no lo pases por alto!

¿Qué es un disco espinal y cuál es su función?

Como ya lo decíamos, estos discos se encuentran entre las vértebras propias de la columna vertebral. Los discos son redondos, parecidos a una pequeña dona de gelatina, siendo suaves en el centro y duros por fuera. Una hernia discal puede ser conocida con otros nombres, tales como: disco deslizado o disco roto. Esto habla del momento en que la parte más blanda del disco sale por una rasgadura en el exterior resistente.

Si te sucede, debes saber que un disco deslizado es capaz de irritar parte de los nervios que tenga cerca. Esto puede provocar dolor, también que el brazo o pierna se debiliten, e incluso entumecimiento. Usualmente no experimentarás demasiados síntomas y tampoco se suele necesitar una cirugía para solucionarlo.

Síntomas de hernia discal, debes prestarles atención

Gran parte de los discos con hernias suceden en la parte baja de la espalda, aunque es posible que aparezcan en el cuello. Los síntomas de hernia discal más comunes son:

Sentir dolor algunas extremidades

Cuando la afección está en la parte de abajo de la espalda, sentirás más dolor hacia el cóccix, o bajando hasta la pantorrilla. Existe la posibilidad de que parte del pie también se vea afectado. Por otro lado, si tu disco herniado afecta directamente el cuello, el dolor será más fuerte en el brazo y el hombro. Es probable que este dolor afecte tu brazo o pierna. Sobre todo cuando toses, estornudas o mueves tu columna en ciertas posiciones.

Hormigueo o entumecimiento

Quienes sufren de una hernia discal suelen experimentar entumecimiento. Esto ocurre en la parte del cuerpo con daños evidentes, es decir, en un disco afectado.

algunos síntomas de hernia discal
¿Debilidad y entumecimiento? Evita que los síntomas de hernia discal continúen avanzando.

Debilidad

Este es otro de los síntomas de hernia discal. Los músculos afectados por los nervios suelen volverse débiles. Esto conseguirá que tropieces o perjudique tu aptitud para levantar objetos.

Es el momento de ver a un doctor cuando:

Si el dolor de tu cuello o de espalda va hasta tu brazo o pierna. O, también, cuando el dolor esté acompañado por una sensación de entumecimiento u hormigueo, así como debilidad. Cuando todos los síntomas de hernia discal ataquen al mismo tiempo, es el momento de buscar atención médica.

Causas de un disco herniado, ¿por qué ocurre?

Las lesiones en el disco son relacionadas, a menudo, con el envejecimiento. Se dice que suelen ser el producto de un desgaste progresivo. A esa dolencia se le llama: degeneración del disco. Esto debido a que mientras envejeces, tus discos espinales van perdiendo su contenido de agua. Eso los hace inflexibles y propensos a quebrarse.

Muchas personas encuentran difícil identificar la causa de su hernia discal. A veces, afecta más utilizar la espalda en lugar de las piernas. Así como usar los muslos para levantar cosas más pesadas y grandes. Todo esto ​​puede provocar una hernia discal, como puede torcerse y girar al levantar objetos.

En raras ocasiones, un golpe en la espalda puede ser también la causa de una hernia discal.

¿Existen factores de riesgo?

Sí, si existen. Entre los factores que incrementan la posibilidad de sufrir por una hernia discal podemos hablar de:

Peso

Ser obeso y tener cierto exceso en tu peso corporal es un problema. Dicha condición podría ocasionar estrés en los discos que están en la parte baja de la espalda, pues deben aguantar tu peso.

Tu trabajo puede influir

Las personas con trabajos que exigen demasiado de sus cuerpos se arriesgan más a desarrollar problemas de espalda. Levantar, tirar, empujar, doblar y girar repetidamente también aumenta el riesgo.

Genética

Se sabe que algunas personas heredan esa predisposición a desarrollar una hernia de este tipo. Teniendo huesos más débiles que los demás podría pasar.

Complicaciones

Ya comentamos que no se solía requerir una cirugía para reparar una hernia discal, pero no dijimos que fuese imposible. En algunas ocasiones, los tratamientos para sanar una hernia discal pueden ser bastante fuertes.

Tu médula espinal no llega hasta la porción inferior de tu canal espinal. Debajo de tu cintura, la médula espinal está separada en raíces nerviosas. Estas raíces son tan largas, que se parecen a una cola de caballo. En raras ocasiones, la hernia discal puede aplastar toda esa cola. En casos como este, es posible que se requiera cirugía de emergencia para evitar la debilidad permanente o la parálisis.

¡Corre! Ve a emergencias si:

Empeoran tus síntomas

Si el dolor, entumecimiento o la debilidad aumentan hasta el punto en el que no puedes realizar tus actividades habituales.

Disfunción vesical o intestinal

Las personas que tienen síndrome de cola de caballo pueden tener incontinencia. Les puede costar un mundo orinar, incluso teniendo muchas ganas de hacerlo.

Adiós sensibilidad

A esta pérdida de sensibilidad se le suele llamar “silla de montar”. Esto es porque afecta esas zonas que se tocarían usando una silla de montar. Afecta los muslos en su parte interior, la parte posterior de las piernas y la zona alrededor del recto.

Cómo prevenir ante la posibilidad de tener hernia discal

Hacer ejercicio

Fortalece tus músculos del tronco. Esto ayudará a estabilizar y soportar la columna vertebral.

Mantén una buena postura

Mantener una buena postura reducirá la fuerza ejercida sobre tu columna vertebral y discos. Además, debes tener la espalda derecha, especialmente cuando te sientes durante períodos prolongados. Levanta los objetos pesados ​​correctamente, recordando que tus piernas son las que deben hacer el trabajo, no tu espalda.

Recuerda que tu peso es importante

El exceso de peso ejerce más fuerza sobre tu columna vertebral y los discos en ella, bajo este panorama es posible sufrir de hernias.

Ya lo sabes todo acerca de los síntomas de hernia discal, además de sus causas y consecuencias. Procura ser más cuidadosa en cuanto a los cómo realizas ciertas actividades, además de tus precauciones diarias. No te olvides de ir al médico si sientes alguno de los síntomas, es mejor prevenir. Recuerda que muchos creen que es solo dolor y puede ser algo grave.

conoce los síntomas de hernia discal
Levantar peso o hacer actividades que afecten los discos de la espalda es perjudicial para tu salud.