Qué debes hacer ante los síntomas de hernia discal


Es bien sabido que la columna vertebral está hecha huesos apilados los unos con los otros, pero ¿sabías que los choques diarios entre esos huesos son amortiguados por discos? Y, aunque parezca difícil de creer, podrías lesionarlos con tus posturas o movimientos. Esa lesión tiene síntomas que se pueden reconocer. Y hoy te diremos cómo identificar los síntomas de hernia discal y cómo deberías actuar a la hora de detectarlos.

Síntomas de hernia discal: dolores fuertes
Los discos amortiguan los choques entre los huesos de la columna.

Lee: Hernias, frecuentes y no siempre se diagnostican…

¿Cómo reconocemos una hernia discal?

Verás, cada disco tiene dos partes: la interior que es suave y gelatinosa y un anillo exterior resistente. Una lesión haría que la parte interna del disco sobresalga por el anillo exterior. A eso le llamamos disco deslizado o herniado. Esto causa dolor e incomodidad, aunque estos no son los únicos síntomas de dicha dolencia. Todo dependerá de la gravedad de la lesión, ya que algunos casos son más severos que otros.

Puedes sufrir de una hernia discal en cualquier parte de la columna vertebral, sea desde el cuello hasta la parte baja de la espalda. Destacando que la parte inferior de la espalda es una de las áreas más comunes para los discos deslizados. Debemos estar al pendiente y ser cuidadosos.

¿Cómo identificar los síntomas de hernia discal?

Puedes sentir:

  • Dolor y entumecimiento, comúnmente en un lado del cuerpo.
  • Brazos y piernas sufren dolor constante.
  • Dolencia que empeora por la noche o con ciertos movimientos.
  • Sensibilidad y dolor que empeora después de estar parado o sentado.
  • Dolor al caminar distancias cortas.
  • Inexplicable debilidad muscular.
  • Hormigueo y ardor.

Estos son los más comunes síntomas de hernia discal, aunque debemos recordar que los tipos de dolor pueden variar de una persona a otra. Ve al médico si el dolor o entumecimiento afecta de alguna manera tu capacidad para controlar los músculos.

¿Qué causa una hernia discal o disco deslizado?

Un disco deslizado se produce cuando el anillo exterior se debilita o se rompe y permite que la parte interna se salga. Esto puede suceder con la edad y es que, a medida que se envejece, los discos comienzan a perder parte de su agua protectora, cosa que hace que puedan deslizarse más fácilmente fuera de su lugar.

Debes tener cuidado. Levantar un objeto grande y pesado puede ejercer gran presión sobre la parte inferior de la espalda, dando como resultado una hernia discal. Si tienes un trabajo que exige mucho físicamente y que requiere mucho levantamiento, tienes mayor riesgo de lesionarte y tener una hernia discal.

Cuando los discos soportan peso adicional también puede ocurrir una hernia discal. Especialmente en quienes tienen unos cuantos kilitos de más. No olvidemos que, los músculos débiles y un estilo de vida sedentario contribuyen al desarrollo de una hernia discal.

Sintomas de hernia discal en cualquier lugar de la columna.
Se puede sufrir de hernias discales en cualquier parte de la columna.

¿Qué debes hacer si tienes síntomas de hernia discal?

El médico siempre realizará primero un examen físico. Buscará la fuente de tu dolor e incomodidad. Esto supondrá examinar tu función nerviosa y fuerza muscular, así como si sientes dolor al tocar el área perjudicada o al moverte.

También te preguntará acerca de tu historial médico y los síntomas que presentas. Hará énfasis en la primera vez que sentiste los síntomas y las actividades que hacen empeorar el dolor.

Lo más probable es que tu doctor haga exámenes en específico que le ayuden a ver los músculos de tu columna y tus huesos. Solo así identificará dónde se encuentra el área problemática. Los ejemplos de escaneos de imágenes que podrían realizarte incluyen:

  • Rayos X.
  • Tomografía computarizada.
  • Imágenes por resonancia magnética.
  • Discogramas.

Todo esto será de ayuda para determinar qué te está causando ese dolor, debilidad o incomodidad.

Si no vas al médico el panorama puede ser gris

Dentro de tu responsabilidad como adulto debes evaluar que así como es bastante factible recuperarte, los síntomas de la hernia discal pueden agravarse.

Una hernia discal grave que no es tratada causa daño permanente a los nervios. En casos especiales, esto corta los impulsos nerviosos a los nervios en la parte inferior de la espalda y las piernas. De presentarse esta situación, podrías dejar de tener el control de tu intestino o vejiga.

Otra complicación a largo plazo se conoce como anestesia de silla de montar. En este caso, el disco deslizado aplasta los nervios y hace que dejes de sentir la parte interna de los muslos, la parte de atrás de las piernas y cerca del recto.

Si no puedes realizar las actividades que en algún momento pudiste, ¡es hora de ver a tu médico!

Tratamiento para la hernia discal

Bien, luego de descubrir tus síntomas de hernia discal y de ir al médico, él te indicará el tratamiento. Cada plan de tratamiento es individual, dependiendo de la fuente del dolor, la gravedad y los síntomas específicos.

Realiza ejercicios

La mayoría de las personas están en la posibilidad de calmar su dolencia mediante ejercicios que desentumecen, fortifican la espalda y los músculos que la rodean. Un fisioterapeuta puede recomendarte ejercicios que fortalezcan tu espalda y que reduzcan el dolor.

Toma medicamentos

También ayuda el tomar analgésicos de venta libre y evitar levantar cosas pesadas o mantenerse en posiciones dolorosas.

Dile adiós al sedentarismo

Es tentador abstenerse de toda actividad física mientras experimentas este dolor, pero  puede provocar debilidad muscular y rigidez en las articulaciones. Mantente tan activo como puedas. Estírate o camina, solo así podrás ayudar a tu cuerpo a superar esta lesión.

Intervención quirúrgica

Una cirugía es indicada si los síntomas no disminuyen en poco más de un mes o si el disco deslizado afecta demasiado tus movimientos. Existe la microdiscectomía, donde tu cirujano extrae la parte dañada o protuberante del disco sin extraerlo todo.

Por último, en casos más graves, tu médico puede sustituir el disco por uno fabricado o solo sacar el disco y unir tus vértebras. Este procedimiento, junto con una laminectomía y fusión espinal, agregaría estabilidad a tu columna vertebral.

Síntomas de hernia discal: ve al doctor
Si presentas dolores acude al doctor tan rápido como puedas.

Después de todo, escuchar a tu cuerpo es lo mejor en estos casos. Si observas síntomas de hernia discal, te recomendamos asistir al doctor lo más pronto posible. De esta manera atenderás lo que te molesta, al mismo tiempo que procuras mantener tu salud en el largo plazo.