¿Qué sabes acerca de los pólipos en la vesícula?


La vesícula es un órgano que tenemos en la parte inferior del hígado con forma de pera, y cuya función es la de segregar una sustancia llamada bilis que se genera en el interior del hígado y que produce la digestión de los componentes grasos de los alimentos que ingerimos para que puedan ser absorbidos por el intestino delgado.

Los pólipos en la vesícula biliar son pequeñas elevaciones bien definidas de la mucosa de la vesícula biliar. La mucosa de la vesícula biliar es la parte más interna de la pared de la vesícula, la que está más en contacto con las sales biliares.

En este artículo te vamos a hablar de sus causas, su tratamiento e incluso la alimentación que deberías llevar.

Otros temas que te van a interesar: ¿Cómo puedo prevenir las piedras en el riñón?

polipos en la vesicula
Los pólipos en la vesícula pueden ser operables o no

Causas de la aparición de pólipos en la  vesícula

Las causas de la aparición de pólipos en la vesícula todavía no están suficientemente claras. Pero sí que se pueden señalar distintos factores que pueden hacer sospechar al médico de que alguien pueda tener predisposición a tener pólipos en la vesícula.

Entre estos factores tenemos cuando la edad es superior a los 60 años,  presencia de cálculos biliares y tamaño del pólipo superior a 6 milímetros sobre todo del tipo solitario y sésil.

Una de las teorías que han cogido mayor fuerza en cuanto a la hora de explicar las causas del origen de la presencia de pólipos, es el riesgo aumentado de presentar pólipo en pacientes que hayan sufrido uno o varios procesos inflamatorios de la vesícula cómo pueden ser colecistitis aguda, cólico biliar de repetición…

También la presencia de pólipos en otras partes del cuerpo humano  nos hace pensar que posiblemente hayan pólipos en el interior de la vesícula biliar.

No todos son malignos

Cuando vemos la palabra pólipo ya pensamos que es  maligno, pero no siempre es así.  Existe una clasificación para poder estudiar los diferentes tipos de pólipos:

  1. Benignos: Adenoma o pólipo adenomatoso, en estos te recomiendan operarte aunque tienes la opción de no hacerlo y llevar una dieta para ello.
  2. Malignos: Pólipo adenocarcinomatoso, estos son los que te tienes que operar obligatoriamente.

La mayoría de los pólipos son benignos,  alrededor de un 95%,  los más frecuentes son los pólipos de colesterol. Los pólipos de colesterol representa una rededor del 60% de todos los pólipos de vesícula biliar y por lo general su tamaño es inferior a 10 milímetros.

Síntomas de los pólipos en la vesícula

En la mayoría de las ocasiones las pacientes que padecen de pólipos en la vesícula están padeciendo al mismo tiempo de cálculos biliares,  por lo que la presencia de dolores abdominales hace sospechar de este problema de cálculo biliar.

dolor pélvico
La presencia de algún quiste o pólipo puede provocar un intenso dolor en la zona pélvica

Diagnóstico de pólipos en la vesícula

Por lo general se realiza de forma accidental tras la realización de una prueba de Imagen para el estudio de alguna alteración del abdomen.

La ecografía es la técnica ideal para poder ver cualquier tipo de lesión de la vesícula biliar,  entre ellas los cálculos biliares y los pólipos biliares. El mayor uso de la ecografía es para los pacientes con sospecha de cálculos biliares,  aunque aumentar la tasa de detección de pólipos vesiculares. Con ello se permite ubicar y detectar cambios en el seguimiento. A pesar de esto, mediante este examen es difícil decir si son pólipos benignos o malignos por lo que se tiene que recurrir a una resonancia magnética nuclear o TAC.

Tratamiento de los pólipos en la vesícula

El tratamiento definitivo para eliminar los pólipos en la vesícula es la intervención quirúrgica para la extracción de la vesícula biliar al completo o colecistectomía.

Igualmente, en pacientes con pólipos detectados menores de 10 milímetros, no va a ser necesaria la intervención quirúrgica. En cambio si un paciente es asintomático pero el pólipo es mayor a 10 centímetros se realizaría la operación quirúrgica,  porque se consideraría como lesiones potencialmente malignas.

Consejos generales después de extirpación de la vesícula biliar

Una vez nos hayan operado deberemos seguir unos consejos que seguramente ya nos dará el médico pero que desde aquí os queremos indicar.

El primer paso en el plan de dieta después de la extirpación será comer comidas más pequeñas de 5 a 6 veces al día evitar una dieta rica en grasa. La cantidad de calorías proporcionadas por la grasa debe ser como máximo del 30% de las calorías totales. La ingesta de grasas saturadas debe controlarse. Prepararemos los alimentos al vapor o al horno, además, los alimentos fritos y procesados los debemos evitar.

Otros consejos generales son:

  • Comer despacio y masticar bien todos los alimentos
  • Es importante no llenarse solo hasta sentirse saciado. Comer de 5 a 6 veces al día
  • Evitar las grasas en todas sus formas durante las tres primeras semanas después de la intervención quirúrgica
  • Evitar alimentos con exceso de condimentos, que produzcan gases y o favorezcan el estreñimiento
  • Ir incrementando gradualmente la fibra en nuestra dieta
  • Caminar después de comer de 5 a 10 minutos como mínimo

Alimentos recomendados

Por lo general, todos los alimentos con poco contenido de grasa son los más recomendados justo después de la operación.  Pero no todas las grasas son iguales,  ni se toleran igual de mal.  Las de origen vegetal las vamos a aceptar mejor que las animales.

beneficios de la hierbabuena
Relájate y alivia tus dolores con las infusiones calientes

Los alimentos recomendados serán los siguientes:

  • Infusiones calientes, té y manzanilla
  • leche descremada
  • quesos descremados
  • yogur descremado
  • arroz
  • pastas alimenticias
  • pan
  • galletas tipo María
  • legumbre podcast y sin piel
  • frutas  hervidas, al horno, almíbares, crudas
  • verduras y ensaladas
  • carnes magras, jamón cocido,  que no sean muy grasas
  • pescado blanco
  • alimentos grasos:  aceite crudo o hervido,  de oliva o semilla

Los alimentos que no son tan aconsejables por hacernos daño a la vesícula serán los siguientes:

  • Productos light
  • carnes: sobretodo carnes rojas, pero también se incluyen los embutidos
  • chocolates
  • pescado azul
  • ciertas verduras y hortalizas como la coliflor, repollo, o derivados que producen flatulencias y gases
  • frutas crudas y ácidas como la naranja o el limón, y también las frutas confitadas.
  • de bebidas nos restringen el café, el té sobretodo si está muy cargado, las bebidas con gas y también el alcohol.

Parece algo complicado adaptarse a una alimentación así, sin tantas cosas que antes comías, pero el cuerpo se adapta fácilmente a los cambios, por lo que al final vas a recuperar tu estilo de vida al que estabas antes acostumbrado y comiendo de una manera más sana y saludable. Y lo más importante es gozando de buena salud.

Las modificaciones se harán de manera transitoria, pero es muy importante seguirlas para evitar causar daños irreparables en tu aparato digestivo, de esa manera nos vamos a recuperar de una manera mucho más rápida.

El 95% de las personas que han sido operadas pueden volver al poco tiempo a una alimentación normal.

Como puedes ver no es tan grave tener pólipos en la vesícula, y muchos de ellos no van a ser malignos. Lo mejor es ir al médico al mínimo indicio y en el caso de tener cálculos biliares es que te hagan ecografía para asegurarse de que así es, y poner remedio cuanto antes.

Y sobretodo, si te llegan a operar, sigue estas instrucciones y cualquiera que pudiera darte tu médico para que tu recuperación sea rápida y positiva.

Otros artículos de tu interés: ¿Quieres saber más sobre el colesterol?