Herpes labial remedios caseros y tratamiento natural


¿Sientes desde hace días un cosquilleo o picazón en uno de tus labios? ¡Cuidado! Puede tratarse del herpes oral o herpes labial. Conocido también como aftas, boqueras o fuegos, es un virus muy contagioso, se llama VHS de tipo 1 (el tipo 2 afecta los genitales). La mala noticia es que no tiene cura; la buena es que para el herpes labial remedios caseros, cuidados y tratamiento natural pueden servir para evitar la repetición y el contagio de la enfermedad.

Boca
El herpes labial ataca los labios o el interior de la boca

Cuidado con el VHS (Virus del Herpes Simple)

El VHS es un virus potencialmente peligroso. Cuando afecta la boca, tanto los labios como encías o paladar, debe desaparecer por sí mismo en dos semanas aunque los médicos pueden recetar antivirales o medicamentos para mitigar el dolor o las molestias que causan las llagas o ampollas que se forman. El VHS-2 puede afectar los genitales o el cerebro, causando encefalitis y meningitis y en el caso de los recién nacidos, pueden ser la causa de estas enfermedades, además de infecciones en pulmones e hígado y úlceras en la piel y ojos.

Además es muy contagioso, y el contagio se da por contacto de la piel o las mucosas entre diferentes personas o de una a otra parte de tu propio organismo. Por ejemplo por tocarse, dar un beso, o beber del mismo vaso; por relaciones sexuales lo que convierte al VHS en una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) o en el parto.  Encuentra en la Infored información acerca de la relación entre VHS y SIDA.

En realidad, es un virus muy extendido ya que casi el 90% de las personas ha padecido alguna forma del VHS-1, especialmente durante una infección o resfriado, la mayoría lo ha contraído antes de los 20 años, y millones de personas padecen herpes labial sin síntomas.

Hablemos del herpes labial o VHS-1

Como habíamos dicho, el VHS no tiene cura; sí tiene tratamiento. Una vez que se instala en tu organismo ya no se va; puede permanecer dormido durante mucho tiempo, pero de vez en cuando reactivarse y volver a causar sus molestias. La primera vez que se padece la enfermedad, se denomina herpes primario y los síntomas son peores; se van haciendo más leves a medida que pasan los años. Si una persona adulta padece de herpes oral o herpes labial o cualquier otra forma de herpes, es porque contrajo la enfermedad en la infancia o la adolescencia.

Los síntomas son:

  • Ampollas rojas, ampollas pequeñas llenas de un líquido amarillento, varias ampollas pequeñas que forman una grande;
  • Heridas;
  • Picazón, prurito, hormigueo o ardor en los lugares donde ya hubo antes una llaga. Estos síntomas anuncian el brote unos días u horas antes de que se forme la ampolla.

El virus puede no reactivarse nunca después de la infección primaria, pero hay personas que los padecen periódicamente, o pasan meses o años antes de que tengan otro brote. Sin embargo, las posibilidades de que reaparezca la enfermedad son más probables si el sistema inmunológico está debilitado debido a otras enfermedades, mala alimentación o estrés.  De hecho, las causas por las que reaparece la enfermedad son precisamente las debilidades del organismo por otras infecciones, fiebre o estrés; también durante la menstruación, ante cambios hormonales o por exposición al sol.

Prevención de los brotes y el contagio

La causa del contagio y nuevos brotes del herpes labial es principalmente la debilidad del sistema inmunológico. Por eso, lo mejor que puedes hacer es llevar una dieta saludable, dormir lo suficiente, hacer ejercicio y controlar el estrés. Sin embargo, si los brotes se repiten con demasiada frecuencia puede ser necesaria una visita a tu médico.

Si ya tienes llagas o ampollas en la boca, toma estas precauciones:

  • Evita las relaciones sexuales hasta que la piel recupere su aspecto normal;
  • No toques las llagas con las manos o hazlo con las manos limpias;
  • Evita tocar otras partes de tu cuerpo como tejidos húmedos o mucosas (ojos, nariz, genitales) después de tocar las llagas sin lavarte las manos; la misma precaución si utilizas lentes de contacto;
  • Evita besar;
  • Evita compartir sorbetes o tocar utensilios de uso común sin lavarte las manos; también procura tener tus propios objetos de uso personal como toallas o afeitadoras.
Evitar el contagio
Si tú o el bebé tienen herpes labial evita el contagio

Herpes labial remedios caseros y tratamiento natural

El tratamiento natural del herpes labial consiste en la combinación de fitoterapia, dieta y suplementos para mejorar las defensas del organismo, aliviar el dolor y espaciar los brotes. Como lo hemos visto en otros casos, los preparados fitoterapéuticos pueden ser específicamente para uso interno o externo. Prueba estas estrategias:

  • Lavados con infusión de melisa: prepara una infusión de melisa con dos cucharadas de planta seca por taza de agua. Realiza lavados en la parte afectada.
  • Lavados con hipérico: el hipérico es una planta con propiedades antibióticas naturales. Es considerada el antibiótico de la Edad Media ya que según registros, era utilizada para curar las heridas de guerra. De hecho, en el siglo XVI era conocida como “Hierba de las heridas”. Prepara una infusión con dos cucharadas de planta seca por taza de agua. Realiza lavados frecuentes de la parte afectada.
  • Decocción de ortigas para beber: la ortiga es una planta con muchos componentes beneficiosos para la salud como mucílago, ácidos, vitaminas, taninos en la raíz y serotonina en los pelos urticantes. Prepara una decocción con un puñado de ortiga por litro de agua y bebe dos o tres tazas por día; también puedes preparar zumo de ortigas o agregarlas a la comida hervidas cjunto con las espinacas.
  • Infusión de pimienta de Cayena: su componente principal, la capsaicina, ayuda a aliviar los dolores durante y después del brote. Prepara una infusión con un cuarto de cucharadita de pimienta de Cayena en un vaso de agua caliente. Bebe este vaso a lo largo del día con sorbos pequeños.
Medicina casera herpes
Fitoterapia y alimentación pueden mitigar el herpes
  • Alimentos que curan el herpes: te recomendamos incorporar a tu dieta alimentos que fortalezcan el sistema inmunitario, como yogur, plátano, ajos y cebollas crudos, zanahoria, puerro y mangos, ya que son ricos en vitamina B6. También los aportes de vitamina C a partir de los cítricos y crucíferas. Evita los alimentos ricos en grasas o azúcares así como los alimentos industrializados, y mientras dura el brote abstente de fumar o beber.

Prueba otros remedios naturales: el aloe vera también te ayuda con el herpes