Cómo reducir los triglicéridos y ganar en salud


Tú puedes reducir los triglicéridos y así eliminar uno de los factores de riesgo cardiovascular y de esta manera contribuyes a mejorar tu salud y a tener una mejor calidad de vida.

Los triglicéridos funcionan como una cuenta en el banco, si no gastas lo que ahorras lo tienes almacenado, en el caso de esta grasa todas las calorías que consumas y no gastes son utilizadas para la formación de triglicéridos que son almacenados en las células adiposas y posteriormente liberadas a la sangre.

El consumo calórico por su parte varía de acuerdo a la edad de la persona, al sexo, el peso y el nivel de actividad física entre otros factores, por lo que cada persona lleva un traje a la medida para consumir lo que realmente necesita.

¿Cómo reducir los triglicéridos?

Para reducir los triglicéridos, tienes que cambiar tu estilo de vida y en particular tu régimen de alimentación, pero junto a ello debes practicar actividad física de forma sistemática, acercarte a tu peso ideal, no fumar y no ingerir bebidas alcohólicas.

Estudios desarrollados por instituciones de investigaciones demuestran que perdiendo entre 5 y 10 libras de peso, con actividad física de forma regular y cambios en la alimentación se logra reducir los triglicéridos.

Puedes hacer mucho para reducir los triglicéridos
De ti depende reducir tus niveles de triglicéridos en sangre

Cambios en la alimentación para bajar los triglicéridos

Uno de los cambios fundamentales que influyen de forma determinante en los niveles elevados de triglicéridos es la alimentación, de ahí que debes brindarle la máxima atención y pensar que siempre es preferible prevenir que lamentar.

Si tomas las medidas adecuadas controlando los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas y vasculares no tendrás que sufrir de sus indeseables consecuencias y algunas inclusive te pueden conducir a la muerte.

Seleccionar las llamadas grasas buenas, evitar las grasas malas

Básicamente consiste en el tipo de grasas, y la clave del éxito consiste en eliminar o bajar al mínimo el consumo de grasa mala e incrementar las grasas saludables.

Grasas malas

Las grasas trans saturadas y los productos que contienen aceites hidrogenados son enemigos de tus niveles de triglicéridos, eliminarlos o reducirlos al máximo debe ser una medida inmediata después de conocer que tienes los triglicéridos elevados.

Las grasas saturadas se encuentran en los productos de origen animal como la leche completa, el queso, la nata y otros. Es recomendable el consumo de productos semidescremados.

Pero también las grasas saturadas se encuentran en carnes grasosas, en la piel del pollo y productos procesados como embutidos.

Se debe evitar el consumo de alimentos muy ricos en colesterol, se recomienda que sea inferior a los 300 miligramos por día.

Cambios en los hábitos alimentarios pueden influir en tus niveles de triglicéridos
Para reducir tus triglicéridos la alimentación es determinante

Grasas saludables

Las grasas saludables son las que pertenecen al grupo de las grasas insaturadas. Este tipo de grasas no han sido sometidas a ningún proceso de purificación ni de transformación.

Este tipo de grasas insaturadas se encuentran en los aceites provenientes de plantas como el aceite oliva, también en el aceite del aguacate, de soya, girasol, maní y el de maíz.

Ácidos grasos Omega-3

Los productos ricos en Omega-3, ayudan a reducir los triglicéridos. Ellos están presentes en el salmón, macarela, las sardinas y las truchas. Al menos debe consumirlo dos veces por semana.

Los frutos secos y semillas como las nueces son excelentes aportadores de Omega-3.

En ocasiones es conveniente recibir una suplementación con Omega-3, pero sería conveniente consultarlo con su médico.

Consume frutas enteras, y muchos vegetales.

Cada día surgen nuevas evidencias del efecto favorable que produce el consumo regular de frutas y verduras para mejorar la mortalidad por todas las causas. En un trabajo recientemente publicado se encontró que la mortalidad se reduce en un 26% y que lo ideal es consumir 5 raciones al día, dos de frutas y tres de vegetales.

En la misma medida que se aumentaban el número de raciones hasta llegar a 5 se encontró que la mortalidad cardiovascular se reducía en más de un 4%.

Las hortalizas y verduras frescas suplementan vitaminas, minerales y fibras de gran valor para el funcionamiento del organismo. Las verduras como la espinaca y el brócoli son excelentes fuentes de fibra.

Entre las frutas las de bajo índice glucémico son las más recomendadas como la naranja, mandarina, la manzana, peras, piña y guayaba y siempre deben ser consumidas enteras para aprovechar su fibra.

Reducir el consumo de carbohidratos y de harinas refinadas

Todas las calorías aportadas por los carbohidratos que consumas y que gastes en actividades físicas serán almacenadas. Es por ello que otra medida inmediata es que reduciendo el consumo de calorías contribuirá a reducir los triglicéridos. Es por ello que eliminar el consumo de azúcar y harinas refinadas es imprescindible.

Todos los carbohidratos refinados, o sea aquellos empleados en los productos regulares de panadería y pastelería deben ser sustituidos por otros que contengan carbohidratos más complejos, que contengan fibras y que no tengan azúcar como la avena, el arroz y pastas integrales, los granos y las legumbres.

Y si eres de los que no pueden sustraerse a la tentación de un postre para concluir tu cena o el almuerzo puedes recurrir a las frutas frescas, a los endulzantes tipo stevia, a frutas secas como las ciruelas pasas y albaricoques y si eres amante del chocolate, una buena opción es seleccionarlo negro con más del 70% de cacao.

Algunos remedios caseros para reducir los triglicéridos

La sabiduría popular ha transmitido la práctica de emplear algunos productos para algunas enfermedades, una de las más reconocidas para reducir los triglicéridos es el empleo de 1 o dos cucharadas de avena natural en medio vaso de agua durante toda la noche. La tomas por la mañana y está considerado como uno de los remedios caseros más efectivos para disminuir los triglicéridos.

Unos trozos de cáscara de naranja o mandarina hervida en un vaso de agua, se deja refrescar y después se toma y también es reconocida como una práctica que disminuye los niveles de triglicéridos.

La berenjena es otro de los remedios caseros para reducir los triglicéridos, se lava por fuera y se le cortan los extremos, se introduce en una jarra con agua hervida en el refrigerador y a partir del día siguiente se consume como agua de beber normal. Durante una semana se mantiene adicionándole agua y al transcurrir los 7 días se elimina y se introduce una nueva berenjena.

También se recomienda el consumo de un diente de ajo diario y el pepino por su alto contenido en fibra es empleado como un remedio natural para los triglicéridos elevados.

Y recuerda…

Junto con los cambios en la alimentación, es necesario que elimines el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, el hábito de fumar, controlar el peso y la práctica de actividades físicas.

Si después de ensayar con los cambios en la alimentación, bajar de peso y realizar actividades físicas sistemáticamente no logras reducir los triglicéridos, debes acudir al médico porque puede ser necesario el uso de algunos medicamentos.