Receta de patatas rancheras y una versión más light


¿Pensando en ideas para la cena o para deleitar a tus invitados con un plato delicioso y fácil de preparar a la vez? ¡Quédate por aquí que tenemos la solución! Seguro que en alguna ocasión has pedido en un restaurante el típico entrante de patatas rancheras, que suele consistir en una fuente enorme de patatas cortadas a tiras, bacon, una salsa especial y muuucho queso. ¿Te suena? Deja de salivar por un momento y toma nota, porque lo cierto es que es algo facilísimo de hacer en casa y no sale caro. La receta de patatas rancheras es uno de esos must que querrás hacer más de una vez.

Ojo, porque antes de empezar con la faena queremos hacer un inciso. No es una receta saludable, por lo que no debes abusar de ella. No puede convertirse en un plato base que prepares cada noche, así que, como con todo, mucha mesura y resérvalo para ciertas ocasiones, no como algo habitual.

De cualquier modo, también hay formas de hacerlas lo más saludables posible y en este artículo queremos dártelo todo. La lista de ingredientes y la receta de patatas rancheras original, pero también trucos y consejos para que sean un poquito más sanas, si no te importa cambiar dicha receta original un poco para hacerlo más saludable.

Sigue leyendo: Receta de pasta carbonara

Ingredientes para preparar la receta de patatas rancheras

Vas a necesitar estos ingredientes:

  • 500 gramos de patatas congeladas en tiras
  • 1 bote de mayonesa Heinz realmente deliciosa
  • 200 gramos de bacon Casa Tarradellas
  • 1 paquete de queso rallado especial para gratinar
  • Sal

Preparación de la receta de patatas rancheras

Como ves, la lista de ingredientes solo con leerla ya te dispara el colesterol. Pero, como te decíamos, es un plato delicioso que tampoco te va a matar si te lo tomas de vez en cuando y que te puede salvar de un apurillo, sobre todo si tienes visita o quieres prepararles a los más peques una cena realmente deliciosa.

Y hablando de “realmente deliciosa”, nos queremos detener un momento en hacer un inciso en una cuestión importante. ¿Por qué hemos indicado que la mayonesa Heinz realmente deliciosa es la que se debe utilizar en esta receta? Fácil: porque es la que utilizamos en casa y la que sabemos que consigue que la receta sea un diez. Puedes usar cualquier otra, pero los resultados difieren. También hemos probado con la salsa ranchera de Mercadona con buenos resultados y con la salsa de patatas de Carrefour, que tiene un toque más a salsa tártara.

alioli

Dicho esto, vamos a por la preparación de la receta de patatas rancheras. Lo primero que hay que hacer precalentar el horno, poco tiempo, con cinco minutos bastará. Cogemos una bandeja de cristal para horno y le añadimos las patatas directamente del congelador, tratando de evitar que caiga hielo o agua. Las metemos al horno con un poco de sal (no te pases, que el resto de ingredientes también salan) el tiempo que recomiende la bolsa, menos cinco minutos.

Mientras tanto, en una sartén ponemos el bacon sin nada de aceite, ya que él mismo soltará un poquito. Recomendamos el de Casa Tarradellas ya que es el que hemos probado y suelta menos agua y aceite. Le vamos dando vueltas para que no se pegue, hasta que esté doradito.

Cuando esté listo (más o menos será cuando pite el horno), lo sacamos y sacamos también la bandeja del horno para comenzar el montaje. Justo encima de las patatas le ponemos la mahonesa, a continuación el bacon y por último el queso rallado especial de gratinar.

Volvemos a meterlo al horno y le damos gratinado los últimos cinco minutos. Cuando pase el tiempo, abrimos con cuidado y pinchamos una patata para ver si están en su punto óptimo. Deben estar doradita y crujientes, ni demasiado duras ni demasiado blandas y por supuesto bien calentitas.

Si ya están así, apaga el horno y déjalo abierto para que ventile. Saca la bandeja y sírvelo en la mesa. Si estáis en confianza puedes poner directamente la bandeja al centro y pinchar de ahí. Antes de empezar a comer, mueve todo bien para que todos los ingredientes se integren y haya mayonesa y queso repartidos por toda la receta. ¡Buen provecho!

¿Se puede hacer algo más saludable?

Por supuesto, siempre hay opciones de preparar esta receta y cualquier otra de un modo un poco más sana.

El primer paso ya te lo habrás imaginado y es cambiar el tipo de patata. Sin embargo, esto no lo recomendamos ya que, aunque es cierto que las patatas congeladas de bolsa no son la mejor opción, al menos existen sin aceite, si tú las fríes en casa cogerán más aceite que estas. Sin embargo, sí que puedes tratar de hacer la versión de patata cocida al horno. Sin nada de aceite y directamente del campo a tu mesa.

desayuno

El segundo punto es sustituir el bacon por tiras de pavo. Este es uno de los puntos que menos notarás en boca y que más contribuye a hacer saludable la receta.

En cuanto al queso, puedes rallar tú mismo el queso en casa.

Por último, la mahonesa no te recomendamos que sea casera porque necesitas que sea más espesa, pero sí puedes cambiarlo por otra salsa más ligera. Recuerda que la clave para que sea más saludable no solo es que tenga menos calorías, también que tenga un nivel más bajo de grasas.

Para hacerla más saludable, también puedes eliminar totalmente la sal. Si no eres una persona muy acostumbrada a comer los alimentos con mucha sal, seguramente ni siquiera notes su ausencia si se la quitas por completo a esta receta, ya que la conjunción de todos sus ingredientes ayuda a que se salen por sí mismas.

Y cómo no, no podemos olvidarnos de otro detalle. Cuando preparamos una receta de este tipo, especial y un poco calórica, solemos darnos carta blanca para picar algo más, darnos un postre generoso o lo que nunca falta, acompañarlo con un refresco gaseoso super azucarado. Eliminar esto que te acabamos de mencionar no va a hacer que la receta de patatas rancheras vaya a ser más saludable, pero sí que el conjunto de tu comida no se te dispare. Recuerda que en los pequeños gestos está la diferencia y que aunque te parezca que un refresco más o menos no es comparable a la fuente de patatas que tienes por delante, lo cierto es que todo va sumando.

Esta es una receta deliciosa, muy fácil de hacer, muy rápida y que no tiene un precio elevado, sin embargo, no es para todos los días y es algo que hay que tener en cuenta y no perder nunca de vista. ¿Una vez al menos o como capricho después de un tiempo comiendo sano? Estupendo. Pero no por sistema.

Además, recuerda siempre que tanto por peso como por salud ,este tipo de comidas más calóricas, con grasas y copiosas es preferible tomarlas en la comida en lugar de hacerlo en la cena, ya que engorda menos y la digestión también es mucho menos pesada.

¡Disfrútalas!

Otros artículos de interés: Risotto de carbonara para chuparte los dedos