Receta de muffins salados para preparar en casa fácil y rápida


¿Te gusta preparar repostería pero a la hora de comer prefieres el salado? Hoy te hemos preparado una receta que te va a hacer chuparte los dedos y con la que vas a disfrutar muchísimo en su preparación. Es una receta barata, fácil de preparar y que gustará a toda la familia. Además, te servirá tanto para un aperitivo como para complementar una comida o una cena, ya que son bastante contundentes, sacian bien y tienen un sabor delicioso. Hablamos de la receta de muffins salados, un nuevo imprescindible en tu cocina que queremos que aprendas a cocinar hoy mismo.

Prepara los delantes, ve al super a comprar todos los ingredientes y pasa una entretenida tarde preparando una receta de muffins salados que vais a saborear toda la familia.

Ya verás como te piden que repitas. ¡Os encantará!

Otros artículos de interés: Receta de pizza casera

Receta de muffins salados

receta de muffins salados Desayuno para adelgazar saludable
Los muffins también pueden ser salados. Mira nuestra propuesta de receta.

Ingredientes:

  • 200 gramos de harina
  • 200 ml de leche
  • 175 gramos de jamón cocido o bacon
  • 150 gramos de queso rallado
  • 100 ml de aceite
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de levadura
  • Pimienta blanca
  • Sal

Como ves, se trata de una serie de ingredientes bastante habituales en la cocina, por lo que es probable que los tengas todos a mano. De cualquier forma, te invitamos a que disfrutes de la cocina también desde la planificación. Piensa cuándo vas a querer hacer esta receta de muffins salados (el consejo aplica a cualquier otra comida) y comprueba que dispones de todos los ingredientes necesarios. Si te falta algo, apúntalo en la lista de la compra y que no se te olvide.

Otro consejo que te queremos dar en base a los ingredientes es que tengas claro que vas a ahorrar más tiempo y esfuerzo si los preparas antes de comenzar a modo de bodegón. Apenas tardarás 5 minutitos y el hecho de tenerlo todo a la mano va a hacer que luego disfrutes más preparando tu receta. El aspecto visual importa y mucho.

Por ello, dedica los primeros 5 minutos de elaboración a preparar todos los ingredientes en sus respectivos envases, disponlos por orden en la encimera y a disfrutar.

Preparación:

receta de magdalenas
A primera vista, los muffins salados tienen un aspecto muy parecido a los dulces

Ahora que ya tenemos todos los ingredientes preparados, vamos a comenzar con la elaboración de nuestra receta de muffins salados. Lo primero que tenemos que hacer es mezclar en un bol la harina, la levadura, la pimienta y la sal, estas dos últimas al gusto. Ponlo todo en el mismo bol y mezcla para que se integre bien, con un par de sacudidas bastará. Ahora, en otro bol mezcla los huevos, la leche y el aceite y de nuevo dale un par de vueltas para que se reparta el contenido.

¿Qué hacemos ahora con estos dos bols? Toca juntarlos. Pero primero, pon a precalentar el horno a 175º durante 12 minutos.

Para juntarlos, cogeremos el de los sólidos y será este el que añadamos poco a poco a los líquidos. Lo ideal es echarlos con un tamizador para evitar que queden grumos, si eres muy mañoso o mañosa quizás no lo necesites, pero recuerda que no está de más y es una inversión que te costará poquito dinero y puedes llegar a sacarle mucho partido a tu tamizador, especialmente si te gusta preparar repostería.

Una vez que los tengas mezclados, añadimos el queso y el jamón o bacon y removemos también. El bacon puedes cocinarlo ligeramente, aunque también sirve si quieres ponerlo en crudo y que se cocine un poco en el horno.

Una vez que tengamos toda la masa lista, la vertemos en las típicas “cápsulas” para hacer magdalenas y las ponemos en un molde específico. Si no tienes, también puedes hacerlo a modo de bizcocho y después cortar en trozos a la hora de servir, pero el resultado es mucho más interesante si lo hacemos a modo de muffins o magdalenas saladas.

Ahora, toca hornear durante 20 minutos. Cuando pase el tiempo, abre el horno y pincha con un palillo para ver si ya están hechas por dentro. Recuerda el truco: si sale mojado es que aún no están listos. Ve poniéndolos 3 minutos más cada vez, pero vigila que no se te quemen.

Para presentarlos, puedes disponerlos con algún otro alimento, como un acompañamiento de verduras le puede ir muy bien. Como te decimos, si eliges la presentación en forma de muffins te va a quedar un plato muy curioso, delicioso, nutritivo y con un sabor fantástico que gustará a todos los públicos y que va a sorprender mucho más que si simplemente lo haces a modo de bizcocho.

¿Qué alternativas podemos preparar con los muffins salados como base?

platos divertidos para niños
Algunos platos pueden llegar a ser muy divertidos y no necesitas grandes ingredientes ni preparaciones laboriosas

Si no te gusta el bacon o el jamon cocido o si has preparado ya varias veces esta receta de muffins salados y te gustaría innovar, tienes otras opciones para prepararlos, usando la base de esta receta y cambiando el sabor principal o el ingrediente estrella. Así, puedes preparar muffins salados de bacon o muffins salados de jamon cocido, pero también muffins salados de pavo, muffins salados de daditos de queso o incluso muffins salados de chorizo.

Te puede servir casi cualquier embutido, aunque ten en cuenta las particularidades del sabor de cada uno, ya que por ejemplo uno de salchichón, fuet o incluso chorizo tendrá un sabor más fuerte que otro de jamón cocido, pavo o bacon. Incluso, puedes preparar muffins salados de distintos sabores y a disfrutarlos.

También puedes preparar un topping con más queso y un toque de gratinador o incluso con un toquecito pequeño de bechamel. Quedará delicioso.

La importancia de innovar en la cocina es solo cuestión de imaginación

Como ves, esta receta de muffins salados es super fácil de preparar, barata y con ingredientes básicos. En cuanto a su elaboración, tan solo conlleva un par de pasos que hasta un niño pequeño podría hacer, por lo que seguro que se convierte en una de tus recetas de cabecera para sorprender a tus invitados o para deleitar a tu familia o a ti mismo.

Además, es una receta tan fácil que te costará creer que no se te haya ocurrido antes y es que esta es precisamente la clave para poder disfrutar de una cocina rica, sana y divertida. La imaginación al poder también entre fogones. Este debe ser tu nuevo propósito para disfrutar cocinando y comiendo.

A veces, bastante con un buen emplatado, con dedicar solo 5 minutos a ponerlo bonito o con jugar con los colores y texturas. Un plato que entra por la vista te hará sentir incluso mejor sabor en tu paladar, al igual que un plato hecho sin cariño se nota, un plato poco imaginativo también.

Ahora que conoces esta receta de muffins salados, nos gustaría ver tus fotos si pruebas a hacerla en nuestras redes sociales y que nos cuentes qué te han parecido, si te ha resultado fácil de hacer, si el sabor final te ha convencido e incluso si te has atrevido a cambiar el ingrediente principal para hacerlas de otros sabores. ¿Te apuntas?

Sigue leyendo: Receta de bizcocho de chocolate