¿Qué debo saber acerca de la presión arterial alta?


La hipertensión arterial o presión arterial alta es cada vez más frecuente, y en la medida que los años pasan la probabilidad de tener la presión alta aumenta.

Los datos publicados en agosto del 2016, sobre un estudio donde se analizan los datos del 2010 de 90 países, reporta que el 31 % de todos los adultos padecían de la presión arterial alta (1.39 mil millones) y de ellos el 75% vivían en países de bajos y medianos recursos.

La presión arterial alta puede conducir a problemas cardiacos
Los problemas cardíacos asociados con la presión arterial alta están entre las fundamentales causas de muerte

Las complicaciones asociadas a la presión arterial alta como  las enfermedades del corazón y las cerebrovasculares se sitúan entre las causas fundamentales de muertes en el mundo por enfermedades no transmisibles.

No te pierdas: Si sientes pinchazos en el corazón chequéate a tiempo

¿Qué es la presión arterial?

El corazón tiene un funcionamiento similar al de un motor que impulsa agua, pero lo que hace es impulsar sangre dentro de las arterias para que lleguen a todas las partes del cuerpo los nutrientes y el oxígeno.

A diferencia del motor, la impulsa al contraerse (esta contracción se llama sístole) y después se relaja (la etapa de relajación se llama diástole) para llenarse de sangre de nuevo, y después se vuelve a contraer y continúa el ciclo.

La presión arterial alta puede provocar alteraciones en el funcionamiento del corazón
El funcionamiento del corazón se puede afectar por la presión arterial alta

La presión arterial sistólica se corresponde con la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos en el momento en que el corazón se contrae y en el momento en que el corazón está relajado y llenándose de sangre, es cuando la presión en las arterias es más baja, y se llama presión diastólica.

La presión se expresa en dos cifras, por ejemplo 110 con 75 mm Hg (milímetros de mercurio) o 110/75, esto quiere decir que la sistólica o máxima es 110 y la diastólica o mínima es 75.

Lo ideal es que la presión sistólica o máxima sea 120 mm Hg o menos y la presión diastólica o mínima en 80 mm Hg o inferior.

¿Qué es la presión arterial alta?

Las cifras de presión sistólica por encima  de 140 mm Hg o la diastólica igual o superior a 90 mm Hg  es lo que se llama hipertensión arterial o presión arterial alta.

La hipertensión se clasifica en Grado 1 si los niveles de la presión sistólica se encuentran entre 140-159 y la mínima entre 90-99 mmHg y Grado 2 cuando la máxima está en 160 o más y la mínima en 100 o por encima.

Hay un estadio denominado Pre hipertensión  cuando los niveles están por encima de las cifras normales pero no llegan a los valores para ser considerado como hipertenso.

¿Cuáles son los síntomas de la presión arterial alta?

Uno de los problemas que se asocian a la presión arterial alta es que en la gran mayoría de las personas no se produce  ninguna sintomatología, por lo que si no acudes a un chequeo de rutina o te tomas la presión de forma accidental pues no se detecta.

En otras ocasiones, puede asociarse a algunos síntomas como pueden ser:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor torácico
  • Dificultad respiratoria
  • Vértigos
  • Palpitaciones del corazón
  • Hemorragias nasales

¿Por qué puedes volverte hipertenso?

Existen diversos factores de riesgo asociados a la aparición de la hipertensión.

La edad

En la medida que los años transcurran es más probable la aparición de la presión arterial alta. Esto sucede porque con los años, las arterias se vuelven más rígidas. Al ser menos elásticas, cuando el corazón bombea la sangre, la presión sistólica o máxima sube. Por ello la hipertensión sistólica es más frecuente en las personas mayores.

Sobrepeso u obesidad

Si tienes sobrepeso u obesidad es más probable que desarrolles la presión alta.

Estrés o ansiedad

Si los problemas de la vida diaria te producen estrés o ansiedad, también es un factor de riesgo. Hay personas que dicen tener “presión alta emotiva”, es decir, cuando se emocionan. Todos nos emocionamos en la vida para bien o para mal, pero no a todos nos sube la presión por ello. Sencillamente son hipertensos.

Hábitos nocivos

El alcohol y el tabaquismo favorecen la aparición de la presión arterial alta.

Antecedentes familiares

Si tienes padres o hermanos con hipertensión, pues es más probable que la puedas padecer.

Ingestión excesiva de sal

Una de los factores más importantes es comer con mucha sal los alimentos. La sal mejora el sabor de los mismos, pero en exceso es muy perjudicial.

Enfermedades

También hay enfermedades que pueden subir la presión, como la insuficiencia renal crónica, y algunos trastornos hormonales.  En estos casos la hipertensión es secundaria. Solo representa menos del 10 % de todas las personas hipertensas.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden subir la presión, por ello es importante  informarle de todas las medicinas que tomas al médico.

A pesar de todo esto, la mayoría de las veces no se identifica una causa directa de la presión alta. Es la llamada hipertensión esencial o primaria y representa el 90 % de todos los hipertensos.

¿Cuán malo es  tener la presión arterial alta?

Cuando la persona no conoce que es hipertensa y pasa el tiempo sin un control adecuado de la presión, puede producir distintas afectaciones que pueden generar seria complicaciones, padecer de discapacidad o incluso llegar a ocasionar la muerte. Los órganos que más se afectan son el corazón, el cerebro, los riñones y los ojos.

El daño principal que provoca enfermedades en estos órganos es el endurecimiento de las arterias. Los años de estar soportando presiones altas hace que se endurezcan y se vuelvan más rígidas, lo que a su vez produce que la presión suba más.

En el corazón, el hecho de que esté bombeando sangre contra una presión mayor durante años, hace que se agrande para vencer esa presión. Ese agrandamiento produce que consuma más oxígeno, y como las arterias que lo alimentan (arterias coronarias) también están más rígidas por la propia hipertensión, no pueden llevarle los nutrientes y oxígeno que necesita. Cuando esto llega al límite, se puede producir angina o un infarto o insuficiencia del corazón.

Cuando esto mismo pasa en el cerebro, se producen isquemias cerebrales o ictus, que pueden dejar secuelas importantes que nos generen discapacidad y dependencia.

Si esto sucede en el riñón, se producirá una insuficiencia renal crónica que a su vez aumentará más la presión, pues el riñón no será capaz de eliminar la sal y el exceso de agua del organismo.

Y si sucede en las arterias de la retina, que está en la parte posterior del ojo, pueden producirse trastornos de la visión que pudieran llegar, si además tenemos diabetes, a la ceguera.

La presión arterial alta puede afectar la retina y llegar a producir ceguera
El fondo de ojo se puede afectar por la presión arterial alta

¿Cómo puedo saber si soy hipertenso?

Habitualmente la presión alta no da síntomas, cuando más, dolor de cabeza o molestias en el pecho (angina). Muchas veces el diagnóstico se hace de manera casual, cuando se toma la presión por un chequeo o de forma casual.

Esto puede provocar que la enfermedad avance sin que lo sepamos y produzca daños en otros órganos. Por ello las personas que no son hipertensas deben medirse al menos una vez al año la presión. Si es hipertenso, lo debe hacer con la frecuencia que le indique su médico.

La presión que se toma en la casa es un mejor indicador de cómo anda su presión, comparada con la que se toma en la consulta médica. Es importante de que tenga un buen equipo y que se entrene en tomársela. Compare la presión que obtenga con un equipo con la lectura que le haga el médico para estar seguros que el equipo portátil es fiable.

A veces la presión sube en una persona que no es hipertensa, por una actividad física intensa, o por otra causa. Casi siempre se necesitan varias tomas de presión en días diferentes para hacer el diagnóstico.

La presión arterial alta de forma mantenida deteriora la función cardiaca
La detección temprana de la presión arterial alta ayudará a su control

Mitos sobre la hipertensión

Y por último no creas en los falsos mitos que popularmente se aseveran, como:

  • Es normal que la presión suba en las personas mayores para que le llegue más sangre al cerebro.
  • Si la presión está solo un poco alta no se debe tratar
  • El que es hipertenso se acostumbra a esa presión alta y si se le baja se siente mal.

La hipertensión arterial es el principal  factor de riesgo prevenible de  muerte prematura y  discapacidad y es posible su control si se diagnóstica y se trata adecuadamente, de ti depende, mucho puedes hacer por tu bienestar.

Te invito a leer: Soy hipertenso ¿Qué debo hacer para que mi presión sea normal?