Miel de rosas, ¿conoces sus maravillosas propiedades?


La miel de rosas es una de las pocas mieles que podemos realizar nosotros mismos además de ser una de las que más propiedades nos podemos aprovechar ¿quieres conocer todos sus beneficios? Es bastante increíble cuando profundizamos en los beneficios que nos puede proporcionar esta miel tan poco conocida, aunque en lugares más rústicos es más normal que recurran a remedios caseros como esta fantástica miel de rosas.

Conoce también: propiedades del aloe vera

Esta miel, como la gran mayoría, no es aconsejable para bebés menores de dos años y es importante que si se lo aplicamos en la piel estemos atentos de que no intente ingerirlo. Aunque normalmente no ocurre nada puede ser peligroso para su salud y mejor es prevenir que curar, con mayor motivo con los más pequeños de indefensos de nuestra casa.

Podemos hacer miel de rosas en casa
La miel de rosas es una de las pocas mieles que podemos realizar nosotros mismos además de ser una de las que más propiedades nos podemos aprovechar

¿Qué es la miel de rosas?

Este producto también es llamado rodomiel en algunos lugares y puedes conseguirla en farmacias, herbolarios y en centros de botánica. Aunque su precio es bastante asequible tenemos la opción de realizarlo por nuestra cuenta y si prefieres esta opción tranquilo que nosotros te damos la receta.

La principal diferencia entre la miel comprada y la hecha por nosotros es que la casera es mucho más concentrada y la que encuentras en la tienda está diluida, por lo que no es tan efectiva. Cuanto más concentrada esté su color será más oscuro y su fragancia mucho más intensa y agradable. En ambos casos es muy beneficiosa para nosotros e incluso es sabrosa si la incorporamos a diversos platos, les da un toque diferente y muy interesante. Si decidimos utilizarlo para ingerirla es más recomendable utilizar la casera pero si optamos por comprarla de todos modos siempre es mejor avisar al vendedor que va a tener ese fin para que nos de la más adecuada para ello.

Con rosas del jardín la miel saldrá mejor
Las rosas cuando más frescas están más esencia sueltan y el preparado será mucho más concentrado

Algo que nos puede dar el último empujón a hacer la miel de rosas casera es si tenemos rosales plantados en nuestro jardín. De este modo nos saldrá mucho más rentable que si las compramos ya que no es una flor que salga  barata comprarla tal cual. Así aparte de tener el jardín bonito y oler a gloria podremos sacarle un beneficio más práctico ya sea para ayudarnos en algún aspecto en nuestra salud o porque queramos añadirlo a algún postre.

¿Para qué podemos usar la miel de rosas?

La miel de rosas tiene un alto contenido en nutrientes, es una buen arma contra la retención de líquidos por sus propiedades diuréticas, las mismas que nos pueden ayudar si tenemos problemas en el tracto urinario. Es muy útil para ayudarnos a calmar la garganta o para aliviar problemas en el sistema digestivo todo esto es gracias a sus cualidades antibióticas y antisépticas. Normalmente cuando queremos que nos ayude a calmar nuestra garganta o estómago es aconsejable tomar en ayunas junto a un vaso de agua que nos ayude en el caso de que la consideremos un poco fuerte de sabor. Si no es el caso tomar sin agua y dejar actuar unos de unos quince a treinta minutos antes de comer algo.

Foto3: Otra forma donde puedes encontrar la miel de rosas es en jabones, estos jabones también los puedes hacer tú con la miel casera que te enseñamos a hacer.

Su uso más extendido es para curar llagas, pero se puede utilizar para que realice las funciones que tiene la mucosa en sus membranas como para aliviar la gingivitis, la tos o la faringitis. Si queremos emplearla para ayudarnos en este tipo de problemas es aconsejable que se pregunte antes a un médico o farmacéutico ya que es preferible tener un seguimiento de un especialista.

También es muy útil como mascarilla facial por sus cualidades calmantes, antinflamatorias, cicatrizantes y antihemorrágicas. Es una ayuda fiel contra las rojeces y los granitos. No nos quita las arrugas pero aporta beneficios para tu piel.

jabón con rosas
Otra forma donde puedes encontrar la miel de rosas es en jabones, estos jabones también los puedes hacer tú con la miel casera que te enseñamos a hacer

Cómo preparar miel de rosas en casa

¿Qué necesitamos?

Antes de comenzar la elaboración necesitaremos preparar los siguientes ingredientes y materiales:

  • 200 gramos de azúcar y/o miel
  • 6 rosas recién cortadas
  • Agua
  • Vinagre
  • Tabla para cortar
  • Mortero
  • Olla mediana
  • Pala para remover
  • Colador
  • Cuchillo
  • Recipiente con tapadera para que aguante con una capacidad mínima de medio litro.

¿Cómo lo preparamos?

Tenemos que adecuar una zona donde estemos cómodos realizándolo para no hacer las cosas con prisa, a fuego lento todo sale mejor.

Ya que tenemos todos los ingredientes encima de la mesa cogemos las rosas cortadas lo más reciente posible. Importante que tengan un color bonito para conseguir que el tono de la miel sea lo más lindo posible. Deshojamos las rosas y lavamos los pétalos con mucho cariño y cuidado con agua y vinagre. De este modo conseguimos que la miel de rosas no tenga residuo alguno aunque, si quedase algo, cuando vayamos a cocerlos terminará de desaparecer.

Le quitamos la base blanquecina a cada pétalo para evitar el amargor que aporta y partimos en trozos lo más pequeños que podemos. Es preferible hacerlo con las manos para facilitar la expulsión de la esencia de la rosa, pero si nos es más sencillo podemos cortarlo con cuchillo también. Desde luego es más rápido con el cuchillo pero como decíamos anteriormente con mimo y sin prisa nos salen las cosas más bellas siempre.

Una vez hecho trozos todos los pétalos los ponemos en un mortero y sin mucho vigor los machacamos. En este momento empezaremos a ver como se van volviendo una masa un poco viscosa y de una tonalidad más oscura. Si es posible lo dividimos en tres grupos para machacarlo en tres veces distintas y que suelte mejor toda la esencia de las flores.

La masa que nos ha terminado por quedar la agregamos a una olla sin calentar previamente donde añadimos también el agua. La cantidad de agua es un poco a ojo pero aproximadamente debemos calcular el doble en volumen que la masa que nos quedó. Esta olla se pone a fuego lento y le incorporamos el azúcar o la miel hasta que cubra los pétalos. Se puede combinar el azúcar y la miel para abaratar el producto con el azúcar pero que tenga las propiedades de la miel.

Receta miel de rosas
Los trozos de las rosas deben quedar cubiertos de agua como en la foto, cuanta más agua pongamos más tiempo estará evaporando después

Es muy importante que tengamos el fuego muy bajo para que no llegue a hervir nuestro principio de miel. Debemos esperar a que los pétalos adquieran un aspecto más blanco, lo que significa que ya han soltado la sustancia importante al agua. Una vez llegados a ese momento sí nos interesa que hierva para que se evapore el agua y nos quede nuestro producto con una textura espesa como la miel.

Ahora ya podemos separar los pétalos de lo que nos interesa, el jugo que nos ha quedado con esa textura espesa y pegajosa. Para separarlo es tan fácil como ponerlo en un colador de rejilla metálica fina para que no pase la parte sólida. Una vez puesto en el colador apretamos con la misma pala para exprimir hasta la última gota de miel de rosas.

Ya solo tienes que meter la mezcla en un bote de cristal o de plástico a su excepción y dejar que se temple a temperatura ambiente. No lo metas en la nevera porque se cristalizará. Si eso te ocurre, para poder utilizarlo deberás calentarlo al baño maría o un poco en el microondas y que se deshaga de ese modo la cristalización del azúcar.

La pasta de los pétalos de rosas que queda puedes aprovecharlo de varias formas. Puedes ponerlo a modo de cataplasma en algún granito, rozadura o sarpullido o si lo prefieres puedes ponerlo en un trozo de pan tostado con mantequilla. Y es que aunque no te lo creas los pétalos de rosas además de tener gran aroma y alegrar cualquier hogar, también se pueden comer. Además no te imaginas lo rico y especial que puedes hacer tu desayuno si pones sobre el pan tostado esos pétalos que en principio pensabas tirar.

pan con rosas
Prueba a comer los pétalos de rosa sobre pan tostado, una forma exótica de aprovechar todo lo que usamos para hacer miel de rosas

Por si aun no lo sabías aquí vamos al aprovechamiento máximo, no se tira nada hasta que no está exprimido en todo lo posible y no queda más remedio.

Y ya tienes tu miel de rosas casera lista para que puedas preparar tus mascarillas, alibiar el dolor de las rozaduras, curar llagas, para comer ¡o lo que tú quieras!

Conoce más: mascarilla japonesa que te rejuvenece


Advertisements