Propiedades del queso roquefort para cuidar tu salud


Entre los tipos de quesos, hay uno que destaca especialmente sobre los demás. Con un sabor muy peculiar y un aspecto muy diferente, las propiedades del queso roquefort no dejan indiferente a nadie. Si eres amante de los quesos, probablemente esté entre tus favoritos o por el contrario no tiene hueco en tu nevera, pero nunca se queda a medio camino entre el amor y el odio.

Este lácteo nos da muchas posibilidades en nuestra cocina. Añadirle un trocito de él a hamburguesas o pizzas caseras, untarlo en un trozo de pan o incluso añadirlo en taquitos a las ensaladas son diferentes maneras para disfrutar de las propiedades del queso roquefort.

Por su intenso sabor, por lo general suele tener más seguidores entre las personas adultas que entre los niños. Si quieres conocer cuál es el queso roquefort y sus propiedades, no dejes de leer este interesante artículo donde, además de contarte sus beneficios, también te regalamos un par de recetas para que comiences a consumirlo hoy mismo.

También te interesará: Recetas con queso mascarpone para tus postres

Propiedades del queso roquefort

propiedades roquefort
El queso roquefort tiene muchos beneficios

Rico en vitaminas del grupo B:

Todas las vitaminas son imprescindibles, cada una realiza una función o tiene una serie de beneficios asociados diferentes para nuestra salud. Una carencia en un solo tipo de vitamina nos puede acarrear consecuencias importantes.

Una de las propiedades del roquefort es ser rico en vitaminas del grupo B, concretamente B2 y B5. Las Vitaminas B2 se relacionan con la piel y los ojos, manteniéndolos en buen estado y frenando su deterioro natural con el paso del tiempo. Además, también se relacionan con una cierta capacidad para aliviar episodios de migrañas, así como luchar contra el insomnio o bajar los niveles de estrés.

Los beneficios de las Vitaminas B5 van de la mano con los del grupo anterior. También están relacionados con las migrañas o el estrés, pero además se recomiendan a personas que generen altos niveles de colesterol: ayuda a mantenerlo estable o incluso reducirlo.

Rico en calcio:

Parece evidente que, al tratarse de un lácteo, entre las propiedades del queso roquefort aparezca que es un alimento rico en calcio. Por tanto, sus beneficios van a parar especialmente a nuestros huesos y nuestros dientes, pero también nos beneficia a otros niveles.

Es fundamental tomar alimentos con calcio no solo en la infancia, si no también en la formación adulta para mantener nuestros huesos fuertes y evitar los problemas óseos. Con el paso del tiempo, especialmente en las mujeres con la entrada de la menopausia, resulta fundamental cuidar la ingesta de calcio y volver a aumentarla, ya que son períodos en los que el cuerpo necesita un aporte extra de este mineral.

También el embarazo es una etapa en la que es importante aumentar la cantidad de calcio que tomamos diariamente, ya que durante esta dulce espera nuestros huesos mantienen más peso y nuestros dientes se ven afectados debido a que la mayor parte del calcio que consumimos la absorbe el bebé. De hecho, entre las propiedades del queso roquefort es mejorar los niveles de calcio, más allá que otros lácteos que sí solemos consumir con más asiduidad.

Rico en sodio:

Es cierto que consumir dosis altas de sodio no es recomendable para la salud, especialmente si sufres de hipertensión o tienes problemas de asimilación de calcio. Pero el sodio también aporta beneficios interesantes nuestra salud, de hecho, los deportistas son quienes más buscan alimentos ricos en sodio para reponer los minerales perdidos con el sudor durante el ejercicio físico.

Que no te asuste su aspecto. Las propiedades del queso roquefort repercuten en excelentes beneficios para tu organismo. Dale un toque intenso de sabor a tus platos mientras cuidas tu salud.

2 recetas con queso roquefort que te gustará probar

Ensalada al roquefort

queso roquefort
El queso roquefort se puede utilizar para acompañar ensaladas

Ingredientes:

  • 70 gramos de queso roquefort cortado en daditos
  • 100 gramos de nueces partidas en trozos pequeños
  • 500 gramos de col
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de módena
  • Sal

Preparación:

Hasta el más negado en la cocina podría preparar una ensalada deliciosa sin perder los nervios (ni el tiempo en ello). Aunque la mayoría de las ensaladas son frías, también se le puede dar un toque templado para crear un contraste de sabores y temperaturas delicioso. Comenzamos preparando la base de nuestra ensalada picando lo más finita que podamos la lechuga para que cree un lecho sobre el que descansen el resto de los ingredientes. Colocamos las nueces partidas, aliñamos con el aceite de oliva, el vinagre de módena y la sal y mezclamos todo bien. Mientras le damos un toque de sarten al queso roquefort partido en daditos.

Debes tener cuidado para que la textura no se desmenuce demasiado, por lo que es importante no poner el fuego muy alto y vigilar. En apenas un minuto lo tendrás listo. Añadimos a nuestra ensalada creando una capa superior de queso roquefort y ya estará lista para servir y tomar. Un acompañamiento perfecto para disfrutar de las propiedades del roquefort de una manera sabrosa, nutritiva y con pocas calorías.

Pescado con salsa de roquefort

propiedades del queso roquefort
Una salsa roquefort liga mejor con un pescado de sabor suave

Ingredientes:

  • 4 filetes de pescado a elegir
  • 500 ml de leche
  • 60 gramos de queso roquefort
  • Una cucharada de harina
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos preparando el pescado como lo harías habitualmente: un poquito de sal, harina y un par de toques en la sartén para que se hagan y queden al punto. Cuando estén listos, los colocamos en una fuente y los dejamos aparte a la espera de hornear.

Mientras tanto, preparamos la salsa. En una sartén con un poquito de aceite, añadimos la harina y el queso y mareamos para que todo se mezcle bien. Agregamos ahora la leche y las especias y dejamos unos minutos hasta que veamos que tiene una consistencia un poco espesa. Es importante no dejar de remover por dos motivos: para que no se queme y para que se deshagan los posibles grumos de la harina con el queso.

Una vez tengamos la salsa preparada, la vertemos sobre la fuente que teníamos preparada, con cuidado de cubrir bien todos los filetes y lo introducimos al horno con el gratinador al máximo durante 5 minutos para que la salsa de queso se gratine. 

Para servir, podemos añadir una rama de perejil en cada plato para decorar.

Lee también: Salsas especiales para preparar salmón

Tabla nutricional de las propiedades del queso roquefort

Para que comprendas y asimiles mejor las propiedades del roquefort en un vistazo, te dejamos una tabla con valores nutricionales de este queso que engancha desde el primer bocado y al que le podemos dar tanta vida en nuestra cocina.

Valores mediosPor cada 100 g
Agua39.38 g
Energía369 kcal
Proteínas21.54 g
Lípidos30.64 g
Hidratos de carbono2 g
Fibra0 g
Calcio662 mg
Hierro0.56 mg
Magnesio30 mg
Fósforo392 mg
Potasio91 mg
Sodio1809 mg
Zinc2.08 mg
Ácido fólico49 µg
Vitamina A1047 IU
Vitamina B-60.124 mg
Vitamina B-120.64 µg
Vitamina C0 mg
Colesterol90 mg