Cuáles son los primeros auxilios más útiles


Saber de primeros auxilios es fundamental para atender cualquier emergencia de manera adecuada. Además, te da las herramientas para actuar con el menor riesgo de complicar más la tensa situación. Lo mejor que tienes para controlar los nervios y el caos es la información.

Ahora, te diremos lo que debes evitar a toda costa cuando realizas maniobras de este tipo. También, cuáles acciones debes tomar al tratar casos de heridas abiertas, desmayos y quemaduras. Así como también  la manera correcta de dar respiración cardiopulmonar o RCP.  Nunca sabrás cuándo lo puedas necesitar.

Una herramienta básica que debes conocer para dar primeros auxilios es el botiquín. Por eso, te ayudaremos a determinar qué debe tener y cómo usarlo en cada ocasión. Con estos tips, podrás hacer la diferencia ante una situación adversa.

Los primeros auxilios y sus características
Una herramienta básica que debes conocer para dar primeros auxilios es el botiquín.

Qué no hacer al dar primeros auxilios

Antes de mencionar los primeros auxilios más útiles, es importante explicarte qué debes evitar hacer en una situación de emergencia. Son consejos esenciales en un momento donde hasta el mínimo detalle cuenta. Te recomendamos que consideres:

  • No tocar heridas con las manos u objetos sin esterilizar.
  • Usar gasa en lugar de algodón porque este último suele dejar restos en las zonas afectadas.
  • Jamás soplar una herida, ya que causarás una infección por la saliva.
  • De ser una fractura expuesta, no lavarla. Solo cúbrela con una gasa esterilizada para acudir cuanto antes a emergencia.
  • No usar algodón en quemaduras porque tiene el mismo efecto que en las heridas abiertas.
  • Apretar bien los vendajes sin cubrir la herida con una tela adhesiva de forma directa.

¿Cómo tomar el pulso adecuadamente?

El pulso o frecuencia cardíaca es el signo vital que indica cuántas veces late el corazón por minuto. Es esencial saber tomarlo correctamente para determinar si la persona está pasando por una afección anormal a su estado habitual.

Lee también:PINCHAZOS EN EL CORAZÓN, CHEQUÉATE A TIEMPO

Por ejemplo, la frecuencia normal de un adulto cada minuto va de 50 a 100 pulsaciones. Si está en reposo y sobrepasa este rango, es posible estar ante un caso de taquicardia. En cambio, si está por debajo de los 60 por minuto, hay riesgo de bradicardia. Para medir el pulso solo debes:

  • Colocar tu índice y medio en la muñeca de la persona justo a la altura del dedo pulgar y presiona ligeramente hasta sentir la sangre pulsante.
  • Cuenta los latidos durante 1 minuto con ayuda de un reloj y luego anótalos en un papel junto al día y la hora precisa.

¿Cómo verificar la respiración?

El segundo signo vital a tomar en cuenta es la respiración. Este resulta del intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre una persona y su ambiente. Una respiración adecuada es indispensable para el mantenimiento de la vida celular y el correcto funcionamiento del organismo.

Por tanto, en caso de que se interrumpa o dificulte, existe un grave peligro de sufrir todo tipo de afecciones. Por ejemplo, la persona podría padecer disnea, somnolencia, piel azulada o confusión. Para verificar la respiración es necesario que:

  • Revises el área respiratoria externa como la nariz y la boca para descartar cualquier obstáculo.
  • Recuesta a la persona boca arriba, coloques una mano sobre su frente y, con la otra, levanta su mentón.
  • Observa los movimientos a nivel pectoral y procures sentir el movimiento de expansión y contracción respiratoria en pocos segundos. Si no ocurren, tendrás que practicar maniobras de RCP.

Pasos para dar RCP

RCP son las siglas con las que comúnmente se conoce a la Respiración Cardiopulmonar. Consiste en maniobras de primeros auxilios que brindan oxígeno a los órganos vitales cuando el proceso respiratorio se ha detenido.

Un equipo de emergencia cuenta con herramientas especializadas para recuperar la actividad respiratoria. Sin embargo, cuando se presenta una emergencia, se deben emular las siguientes técnicas:

  • Abre la boca de la persona e inclina su cabeza hacia atrás elevando la mandíbula.
  • Coloca las palmas de tu mano sobre su esternón, una sobre la otra, y presiona.
  • Empieza con 30 compresiones rápidas y fuertes, y verifica si la persona pudo recuperar la respiración.
  • Si no, cubre su boca con la tuya y cierra su nariz con los dedos. Da dos insuflaciones de un segundo cada una hasta levantar su pecho.
  • Continúa hasta que reaccione o llegue la ayuda especializada.

¿Qué hacer ante una quemadura?

Uno de los incidentes más comunes en el hogar son las quemaduras. Es imposible que, al menos una vez, hayas sentido la terrible sensación de la agresión térmica en la piel. ¿Qué técnica de primeros auxilios debes aplicar?

  • Para quemaduras leves o de primer grado, aplica cremas hidratantes como aloe vera. Esta planta medicinal favorece la regeneración del tejido y es un antibiótico natural.
  • Refresca la zona afectada con agua limpia y sumerge la quemadura por 20 minutos para disminuir la dolencia.
  • De igual manera, puedes tomar una gasa, mojarla y sujetarla con un vendaje algo flojo.
Cómo dar primeros auxilios
Una respiración adecuada es indispensable para el mantenimiento de la vida celular.

Cómo curar una herida abierta

Una herida abierta es una lesión de mayor complejidad porque el tejido interno está expuesto a bacterias. De no ser tratada adecuadamente, los microorganismos se quedarían atrapados en el interior y ocasionarían una infección. Para evitar que esto ocurra, sigue estos pasos de primeros auxilios:

  • Limpies la zona con ayuda de una gasa y un tónico anti-bacterial.
  • Si la herida tiene trazas de suciedad, utiliza pinzas para retirarlas.
  • Cuando la herida esté limpia, entonces toma otra gasa y da golpes suaves para secar la humedad.
  • Finalmente, aplica un ungüento antiséptico con una gasa. Así crearás un apósito que aleje las bacterias mientras se regenera el tejido.

Es importante que realices este procedimiento con guantes esterilizados en un área despejada que te permita visualizar bien la herida. También es esencial que mantengas la calma. Si la herida es muy grande, acude a un centro asistencial para que la suturen.

Qué hacer ante un desmayo

Un desmayo ocurre cuando una persona pierde el conocimiento por diversas causas. Entre ellas, se encuentran la deshidratación, la angustia, el bajo nivel de azúcar en sangre y los problemas circulatorios. Cuando ocurra, sigue estos pasos:

  • Mide la respiración. Si no la percibes, practica RCP hasta que llegue el equipo de emergencias.
  • Si respira, entonces afloja la ropa de la persona para que se ventile.
  • Cuando reaccione, procura que respire profundamente con la cabeza entre las rodillas para favorecer el riego sanguíneo cerebral.
  • Luego, acuéstala en el piso y levanta sus piernas a una altura de 30 centímetros hasta que se recupere.
Elementos clave para dar primeros auxilios
Coloca las palmas de tu mano sobre su esternón, una sobre la otra, y presiona.

Botiquín para primeros auxilios

Un botiquín de primeros auxilios es la herramienta básica en todo tipo de incidentes. Debe contar con ciertos objetos de uso especial al momento de tratar heridas o quemaduras. Si lo tienes, asegúrate de que cuente con los elementos necesarios:

  • Suficientes gasas.
  • Pinzas finas.
  • Agua oxigenada.
  • Desinfectante o alcohol.
  • Vendas largas.
  • Una o dos tijeras.
  • Termómetro eléctrico.
  • Guantes esterilizados.

Ten este botiquín a la mano y sigue paso a paso las sugerencias para practicar primeros auxilios correctamente. Ahora, tienes información suficiente para actuar correctamente ante cualquier incidente que se presente.