Presbicia, ¿tiene solución?


Si de definir que es la presbicia se trata podemos hacerlo de forma sencilla y fácil: tiene “vista cansada”. Y esta definición está muy relacionada con la causa fundamental de la presbicia: la edad, el paso de los años. Acaso no es representativo: tiene vista cansada.

La presbicia limita la capacidad para ver de cerca
La presbicia afecta predominantemente a las personas mayores de 40 años

Y el término presbicia concretamente significa «ojo envejecido«, pero también se le conoce en el ámbito médico como presbiopía, y a fin de cuentas es la incapacidad de lograr enfocar los objetos cercanos, hecho que está relacionado con la capacidad de refracción dentro del ojo.

Causas de la presbicia

La presbicia se desarrolla de manera natural en todas las personas en la medida que transcurren los años, es decir, que envejecen.

Los ojos no escapan de las modificaciones que acompañan al proceso de envejecimiento. Siempre digo que empezamos a envejecer cuando se produce el encuentro fortuito del óvulo y el espermatozoide. Es decir, desde el mismo momento de la fecundación ya empezamos a envejecer pues ya empezó a correr nuestro inexorable reloj biológico.

Y entre estas modificaciones que ocurren en el ojo está el endurecimiento del cristalino que impide que la luz se enfoque sobre la retina. El envejecimiento también determina que se afecten las fibras musculares que se encuentran alrededor del cristalino dando lugar a que resulte aún más complejo lograr que el ojo sea capaz de enfocar los objetos cercanos.

De hecho estos mecanismos hacen posible que el cristalino se adapte para ver de cerca o de lejos, si se pierde la flexibilidad y la acción normal de los músculos el cristalino permanecerá rígido y perderá la habilidad de adaptarse con la consiguiente pérdida de visión. Ahí, después de los 40 años aparece la presbicia

Síntomas cuando se padece de presbicia

Entre las manifestaciones más frecuentes y comunes de que se padece de presbicia se encuentran:

  • Dificultad para la lectura de pequeñas letras
  • Problemas para ver los objetos cercanos
  • El largo del brazo no es suficiente para sostener lo que se desea leer
  • Fatiga visual
  • Frecuentes dolores de cabeza

Como hemos podido apreciar la mayoría de las personas desarrollan presbicia, de hecho se estima que en el orden del 81% de la población española mayores de 45 años y el 98% con más de 65 años padece presbicia.

Esto no quita que otras afectaciones de la visión como son miopía, hipermetropía o el astigmatismo coexisten con la presbicia.

¿Cómo se puede resolver la presbicia?

La presbicia se puede resolver como ancestralmente se ha hecho con anteojos, manteniéndose como la forma más simple y segura de rectificar la presbicia. Estos se caracterizan por tener mayor capacidad de enfoque en la parte inferior del lente, lo que facilitará leer a través de esta parte y ver adecuadamente a distancia, utilizando la parte superior del lente.

En la actualidad se cuenta con otras posibilidades como son las gafas bifocales y progresivas, así como lentes de contacto bi- o multifocales.

Otra alternativa que cobra nuevos adeptos es la solución quirúrgica que se va abriendo camino con el uso de lente intraocular multifocal.

Este tratamiento con lente intraocular multifocal, que es lo que se denomina visión multifocal consiste en eliminar el cristalino, que ha perdido su capacidad para la vision de cerca, y reemplazarlo por una lente intraocular multifocal, que se convierte en un cristalino artificial.

Los sistemas de lentes de última generación brindan tres planos de enfoque fijos, como son el lejano, la media distancia y la corta distancia, encargándose el cerebro de elegir el enfoque idóneo para cada momento en virtud de un procedimiento llamado pseudoacomodación.

Otra alternativa es la aplicación de las técnicas mediante procedimientos clásicos con láser, del tipo LASIK o análogos.

El tratamiento para la presbicia con láser es en esencia similar al que se utiliza para rectificar la miopía. Aunque al mirar cualquier objeto lo hacemos con ambos ojos, uno de ellos se encuentra más especializado en ver de lejos, que es el denominado ojo dominante, en tanto el otro, es el ojo lector para ver de cerca.

Con el uso del tratamiento con láser se busca potenciar esta especialización, sin modificar la sensación de visión binocular lejos-cerca, en otros términos, no haría falta el uso de gafas.

Estos tratamientos para la presbicia son ambulatorios y habitualmente el tiempo de recuperación es extraordinariamente rápido.