Potaje de Vigilia, en Semana Santa o en cualquier otra época


Si te hablamos de torrijas, primeros helados, capuchones y procesiones, seguro que ya sabes que este artículo va sobre la Semana Santa. No pretendemos hablarte de tradiciones ni religiones, tengas la opinión que tengas o vivas la Semana Santa como la vivas, puedes disfrutar de su gastronomía y los platos típicos de esta época. ¿Has probado alguna vez un potaje de vigilia? Aunque las temperaturas comienzan a subir y la primavera ya ha hecho acto de presencia, un buen plato de cuchara siempre apetece, es fácil de preparar y muy, muy nutritivo. ¿Te apuntas?

Lee también: Lentejas, si no las quieres…

Receta del potaje de vigilia

recetas con bacalao
El bacalao es uno de los ingredientes protagonistas de la Semana Santa

Ingredientes:

  • 300 gramos de garbanzos
  • 300 gramos de bacalao
  • 200 gramos de espinacas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 1 laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal
potaje de vigilia
Las espinacas en los platos de cuchara aportan un toque rico y nutritivo

Preparación:

Para elaborar nuestra receta del potaje de vigilia o potaje de Semana Santa, lo ideal es comenzar a planearlo un día antes, ya que hay cosas que debes dejar preparadas de antemano. Por ejemplo, los garbanzos. Te aconsejamos ponerlos en remojo durante 12 horas con agua templada y un poquito de sal (no te pases para no salarlos mucho). Cuando haya transcurrido este tiempo, los lavamos, los secamos y dejamos reposar para que sequen bien por sí mismos, ya que en el potaje los necesitaremos secos. Si queremos ahorrarnos este proceso, también podemos usar los clásicos garbanzos precocidos que se venden en cualquier supermercado. En proporción, salen un pelín más caros que los normales, pero ahorran mucho tiempo. Eso sí, te aconsejamos no abusar de ellos ya que además de no darnos el mismo sabor, tienen bastante sal y nos puede estropear nuestro potaje de vigilia.

Con el bacalao también lo ideal es que compres una pieza desalada y que en la propia pescadería te lo limpien y le quiten la piel. Solo necesitamos la parte del interior y te ayudará a ahorrar tiempo entre fogones.

Comenzamos a preparar el potaje cociendo los garbanzos durante 20 minutos en una olla express junto con los dientes de ajo pelados, el laurel y 1 litro de agua. Mientras tanto, podemos ir cociendo el huevo en otro fuego. Cuando esté listo, dejamos templar, ya que no lo necesitaremos hasta el final. Cuando los garbanzos estén listos, retiramos los ajos y el laurel y comprobamos como están de sal. 

Volvemos a poner a fuego medio y añadimos ahora las espinacas. Cuando comiencen a reducir, añadimos el bacalao desmigado, mezclamos todo bien y dejamos cocinar 5 minutos más a fuego bajo-medio. Al finalizar, pelamos el huevo cocido que teníamos reservado y lo añadimos picado a nuestra olla.

Servimos caliente. ¡Qué lo disfrutes! Recuerda que estas recetas, aunque sean propias de Semana Santa, las puedes hacer en cualquier otra época del año. Tu salud y tu alimentación lo agradecerán.

También te interesará: Otras 4 recetas con espinacas para niños y mayores

potaje de vigilia
¿Te gusta el potaje de vigilia? ¡Anímate a hacerlo en cualquier época del año!