Parto en el agua, todo lo que necesitas saber


Aunque es un tema mucho más antiguo de lo que puedas pensar, en los últimos años se ha puesto especialmente de moda el debate sobre si es mejor dar a luz de manera convencional o utilizar el agua como medio para el nacimiento del bebé. En general, casi siempre escuchamos opiniones positivas sobre ello, de hecho, algunos hospitales cuentan ya con la posibilidad de llevar a cabo nuestro parto en el agua.

De cualquier modo, es una técnica de la que aún desconocemos bastante información y que precisamente hoy en este artículo queremos ayudarte a conocer nuevos datos sobre el parto en el agua, sus ventajas y sus inconvenientes, entre otros. Un tema que deberías empezar a plantearte si el test de embarazo ha dicho sí.

Todo lo que quieres saber sobre el test de embarazo

parto en el agua consejos
¿Qué sabes sobre el parto en el agua?

¿Parto en el agua o dilatación en el agua?

Al contrario de lo que se suele pensar habitualmente, el parto en el agua no busca el momento del alumbramiento en sí, si no que se refiere al proceso durante el cual dilatamos y nos preparamos para el momento de la salida del bebé. Según las características del momento, es posible que el parto en el agua abarque el proceso completo, pero es algo que no podemos saber hasta que no llega el día.

Como datos curiosos, destacamos que la temperatura del agua debe estar a 37 grados y que no es recomendable sumergirse en cuanto empiece el dolor. Lo ideal es esperar a dilatar entre 3 y 5 centímetros para que el proceso no se pare.

Si existe cualquier tipo de complicación, inmediatamente debe suspenderse la inmersión en el agua y volver al método tradicional.

Ventajas y beneficios del parto en el agua

parto en el agua
El parto en el agua nos ayuda a relajarnos y reducir el dolor

Cada vez son más los defensores de los beneficios del parto en el agua y, aunque es cierto que son muchos y muy variados, te sorprenderá saber que es más ventajoso para la madre que para el bebé.

Gracias a la inmersión en el agua, hay una serie de hormonas que se alteran a nuestro favor: aumenta la oxitocina y la endorfina y disminuye la adrenalina. ¿Qué efectos tiene esto? Menos dolor, menos contracciones, menos ansiedad y más relajación y felicidad.

Además, nos evita cualquier tipo de anestesia o epidural, ya que es el propio agua el que actúa como calmante.

Inconvenientes y contraindicaciones del parto en el agua

En caso de existir cualquier tipo de posibilidad de complicación, debe descartarse automáticamente este método ya que podría resultar peligroso. Tampoco debe realizarse sin la supervisión de un especialista ni sin la posibilidad de desplazarnos hasta un hospital en caso de que algo saliera mal.

Existen otras contraindicaciones para el parto en el agua: partos prematuros o de más de 40 semanas, madres con problemas de tensión, casos de placenta baja o de rotura temprana de la bolsa.

parto en el agua
Si puedes elegir, opta por un parto en el agua en un hospital mejor que en casa

En cualquier caso, consulta con tu matrona para tomar entre las dos la mejor decisión para ti y tu bebé.