Método Rolfing: restaurando la salud perdida


El Método Rolfing  es una técnica de manipulación profunda del tejido conjuntivo que busca restablecer el equilibrio natural del cuerpo, es decir, acabar con el dolor.

A nivel orgánico, el método se basa en el reordenamiento  de las de las estructuras blandas que intervienen en la postura corporal. Este tejido es muy flexible y  funciona como una red, sustentando y envolviendo los músculos, huesos, tendones y otros componentes.

Aunque usualmente los  especialistas emplean las manos y los brazos para presionar, mover o estirar la zona afectada, en ocasiones también pueden utilizar los codos.

El Método Rolfing se considera efectivo contra dolores físicos, el estrés, la depresión y el insomnio
En el Método Rolfing los especialistas emplean las manos y los brazos para presionar, mover o estirar la zona afectada, en ocasiones también pueden utilizar los codos

La técnica está emparentada con el Yoga, pues se basa en la concepción del cuerpo como un todo unitario. De ahí que no solo sea efectiva contra dolores físicos sino también contra el estrés, la depresión y el insomnio.

La eficacia de esta práctica ha sido avalada por diversos especialistas dentro del campo de la medicina y las personas recuren a ella como una alternativa a diversas dolencias. Algunos desean mejorar su postura, otros aspiran a incrementar su rendimiento o, sencillamente, aliviar sus dolores.

Los orígenes del Método Rolfing

Esta terapia manual fue creada por la Doctora Ida P. Rolf (1896-1979), quien obtuvo su doctorado en Bioquímica en la Universidad de Columbia en Estados Unidos. Luego integro el Instituto Rockefeller, lo que le permitió iniciar sus investigaciones sobre esta técnica.

La doctora lo denominó originalmente Método de Integración Estructural, aludiendo con esto a los descubrimientos que había hecho acerca del efecto de la gravedad en los segmentos corporales y sus vínculos con la estructura anatómica.

Sin embargo, sus esfuerzos por ayudar a los demás y por demostrar a las generaciones venideras la eficacia del procedimiento fueron tan extraordinarias que, tras su muerte, el método sería rebautizado con su nombre.

Buscando la integridad del individuo

El tratamiento del Método Rolfing  se divide en una serie de diez sesiones, en la que cada una prepara al organismo para la siguiente. En cada encuentro el especialista trabaja con regiones anatómicas específicas del organismo y con diferentes profundidades.

En ocasiones, el número de las sesiones puede modificarse debido al diseño de programas especiales para cada paciente. En estos casos, la cantidad mínima de sesiones es de tres.

Los beneficios del Método Rolfing están asociados a la preparación del personal que lo practica
El Método Rolfing tiene una estrecha conexión cuerpo-mente que se establece durante la aplicación del tratamiento

Padecimientos que mejora el Método Rolfing

Las fijaciones  y tensiones en el cuerpo que desembocan en dolor son numerosas. Estas pueden ser curadas parcial o totalmente a través del Método Rolfing por manipulaciones de los tejidos.

Los Rolfers (los terapeutas del Rolfing) logran eliminar en sus pacientes el dolor asociado con diversos padecimientos entre ellos los asociados con el síndrome de la articulación temporo mandibular y el trastorno de estrés postraumático.

Además, ayudan a reducir la tensión muscular y el dolor crónico, también contribuyen a mejorar los dolores asociados con la  fibromialgia, fatiga crónica y desórdenes del sistema digestivo entre otros.

El Método Rolfing no solo cura, sino también previene

Por manipulaciones sobre el tejido puede restaurarse la  elasticidad y otorgarle al cuerpo posturas más equilibradas. Estas dan una nueva y adecuada organización al organismo.

Dada la estrecha conexión cuerpo-mente que se establece durante la aplicación del tratamiento, este también previene otros trastornos. Así, la relajación que se obtiene tras recibir la terapia hace menos frecuente el insomnio y el estrés.

El Método Rolfing no solo cura, sino también previene
El Método Rolfing es una técnica de manipulación profunda del tejido conjuntivo que busca restablecer el equilibrio natural del cuerpo

¿Se corre algún riesgo con la práctica del Método Rolfing?

Aunque solo se reportan beneficios al emplearlo, es necesario tener en cuenta que quienes lo practican deben contar con la preparación adecuada.

Si el terapeuta carece de la habilidad necesaria, los tejidos pueden ser dañados con facilidad y de esta forma se incrementará el malestar del paciente, en lugar de aliviarlo.

La preparación de los Rolfers se lleva a cabo en  Alemania, Australia, Brasil y Estados Unidos, de conjunto con la Asociación Europea de Rolfing.

Allí los Rolfers reciben el adiestramiento que les permite establecer relaciones verdaderamente terapéuticas con sus pacientes, a la vez que reciben la certificación oficial como especialistas en este método