La hipnoterapia, un método que parece magia


La hipnosis, sugestión hipnótica  o hipnoterapia, se basa en una relajación mental profunda, una intensa concentración y una atención fija. Mediante ello se logra un estado conocido como trance. Durante el mismo lo que sucede alrededor de la persona es ignorado o bloqueado.

Usualmente se logra con la ayuda de un especialista usando repeticiones verbales o imágenes. Durante la hipnosis no se pierde el control de uno mismo, pero la persona es más vulnerable a la sugestión. Generalmente se asocia a la calma y la relajación.

La hipnoterapia tiene el poder de lograr las cosas que quisiéramos hacer sin que tengamos que pasar grandes esfuerzos, aunque no se pierde el control sobre su propio comportamiento.

Diversos países han acreditado este procedimiento como una ocupación. Entre ellos están los Estados Unidos, Gran  Bretaña, Australia y la India.

¿Qué es la hipnoterapia?

La palabra hipnosis proviene de la griega hypnos y significa sueño, pero realmente no se duerme. La hipnoterapia emplea ejercicios basados en una profunda relajación y pueden alterar nuestro subconsciente. Pero el hipnotizador no puede controlar la mente de la persona a su voluntad.

La hipnoterapia, es una forma de lograr cambios en el subconsciente de un paciente en la forma de nuevas respuestas, actitudes, sentimientos, pensamientos o comportamientos, mientras está bajo hipnosis.

Gracias a que bajo la hipnosis somos más vulnerables, un terapeuta con el entrenamiento adecuado puede influenciar nuestro subconsciente y lograr resultados cuando recobremos la consciencia, aunque no sepamos exactamente por qué hemos modificado algunos de nuestro patrones.

La hipnoterapia se basa en una relajación mental profunda, una intensa concentración y una atención fija
La hipnoterapia, un método que parece magia

¿Cómo surge la hipnoterapia?

En la historia de las civilizaciones antiguas hay evidencias del uso de prácticas que pueden ser las predecesoras de los estados de trance, de hipnosis o estados alterados de la conciencia.

Se reportaron prácticas de este tipo en el antiguo Egipto, en Grecia, Babilonia, Persia, Gran Bretaña, Escandinavia, América, África, India y China. Uno de los padres de la medicina china Wong Tai hizo referencia a la hipnosis en un escrito del año 2600 A.C.

Las prácticas hipnóticas son referidas en las vedas hindúes, en la  Biblia, en el Talmud y han sido componentes de ceremonias ancestrales tanto de África como de América.

La hipnosis moderna o actual surge asociada al médico austríaco Franz Anton Mesmer.  Corrían los años 1700 y este médico postulaba que las enfermedades estaban a asociadas al flujo magnético del organismo y empleaba magnetos para tratar a los pacientes. En aquel entonces no fue apoyado por la comunidad médica y fue acusado de fraude y sus prácticas se consideraban no científicas.

A mediados de los años 1900 la hipnoterapia ganó popularidad con las prácticas del siquiatra  Milton H. Erickson. En 1958 estas prácticas fueron  reconocidas por las Asociaciones Americanas de Medicina y Psicología como procedimientos válidos. En 1995 el Instituto de Salud de los Estados Unidos la aprobó como un tratamiento útil en el dolor crónico.

¿Cómo funciona la hipnoterapia?

La hipnosis es una práctica complementaria a un tratamiento o una asesoría psicológica.  El estado hipnótico le permite a la persona revivir situaciones dolorosas, sentimientos y  recuerdos que mantiene escondidos durante su estado consciente. Se postula que la hipnosis puede afectar el funcionamiento de nuestro organismo y la respuesta psicológica.

Cuando algo nos sucede nosotros asociamos el recuerdo a una conducta determinada en respuesta a la experiencia vivida. En ocasiones las reacciones emocionales vinculadas a esos recuerdos no son las mejores. La hipnosis posibilita percibir las cosas de forma diferente, bloqueando o atenuando sensaciones de dolor, miedo o frustración.

Durante la hipnosis nuestra mente y cuerpo experimentan una relajación y el pensamiento se centra en algo en particular. Todo lo anterior se asocia a cambios fisiológicos disminuyendo la presión sanguínea, la frecuencia de los latidos cardiacos y se producen cambios en la actividad de algunas ondas cerebrales.

En el estado de relajación la actividad mental subconsciente se focaliza más. Pero no todos las personas tienen la misma capacidad de respuesta a la hipnosis.

Se estima que una tercera parte de las personas no pueden ser hipnotizadas., mientras que el 15% de la población se considera altamente hipnotizable.

Estudios desarrollados en el campo de la neurofisiología con las tecnologías más novedosas consideran que existen diferencias en el cerebro entre las personas altamente hipnotizables y las que muestran una baja capacidad para la hipnosis.

Se han identificado cambios en la región anterior del cerebro donde radica el control de procesos tales como la atención, el monitoreo, y el manejo del dolor. Numerosas investigaciones se desarrollan para esclarecer las implicaciones de estas evidencias en la experiencia hipnótica.

La hipnoterapia no funciona igual en todas las personas, dependerá en gran medida de la predisposición favorable del paciente
La hipnoterapia es útil cuando se emplea como una medida complementaria a sea como una herramienta terapéutica en un tratamiento integral

Tipos de hipnoterapia

Hay varios tipos de hipnoterapia: la tradicional o clásica, es la más antigua, data del siglo XIX y funciona mediante la sugestión directa para eliminar los síntomas. Lleva a la persona a estados más profundos de relajación. Emplea diferentes técnicas para fijar la atención.

La Ericksoniana, desarrollada por Milton Erickson es más moderna, fue creada a  mediados del siglo XX. Este método es diferente,  es más permisivo que el anterior y a través de diversas estrategias terapéuticas, le brinda los elementos al paciente para que vaya tomando sus propias decisiones.

Y por último, la cognitiva o de comportamiento. Esta une esos los dos tipos de terapia logrando un incremento del 70% en su efectividad en comparación con las anteriores. Incorpora el lenguaje como un componente muy especial y esencial en la conducta del ser humano.

hipnoterapia
Con los procedimientos de la hipnoterapia la persona no pierde la conciencia, ni puede ser controlado sin límite por el hipnotizador

Usos de la hipnoterapia

Los usos de la esta terapia son muy variados, pero los más reconocidos  están vinculados a su empleo como complemento de terapias farmacológicas o psicológicas. Entre ellos se destacan los siguientes:

Para atenuar el dolor

Este es uno de los usos más difundidos y avalados, actualmente  es empleado en prestigiosas instituciones de salud. Se utiliza como un método complementario para aliviar el dolor producido por diversas dolencias. Entre ellas:

Antes de ser sometido a una urgencia odontológica o quirúrgica

Se ha observado en diferentes estudios que es adecuado para los problemas asociados con la articulación temporo-mandibular, también previa a los procedimientos dentales quirúrgicos y no quirúrgicos.

En pacientes afectados por dolor crónico de fibromialgia, cáncer, artritis  y otros padecimientos

Los resultados sugieren que la hipnosis es eficaz para el manejo de dolor crónico produciéndose una mejora significativa  de la intensidad y duración del dolor.

Para reducir los dolores de parto

Otro de los usos más extendidos de esta práctica es en el proceso de parto. La teoría señala que los dolores relacionados con el  parto son incrementados en gran medida por el miedo y la tensión.

Por lo tanto, a través de la hipnosis se puede lograr en la madre un estado mental favorable que le facilite el parto. Los resultados muestran una probada disminución del tiempo de duración del parto y del dolor asociado al mismo.

Para aliviar los dolores asociados con las quemaduras

Por lo general se ha observado que los pacientes que son sometidos a hipnosis tienen un menor tiempo de recuperación, un umbral más alto para el dolor y por tanto un menor consumo de medicamentos, menos complicaciones y mayor bienestar.

Para controlar, el estrés y la ansiedad

La hipnoterapia produce una relajación intensa lo que es beneficiosa para liberar el estrés, el insomnio y la ansiedad. Proporciona una sensación de bienestar lo que es beneficioso para superar situaciones personales críticas como el estrés post-traumático o ciertos hábitos indeseables.

En las fobias o miedos descontrolados puede funcionar satisfactoriamente. También se reportan beneficios en la cefalea tensional.

Síndrome del intestino irritable

Los efectos favorables de hipnoterapia sobre el síndrome del intestino irritable han sido ampliamente reconocidos y aceptados y están incluidas entre las conductas recomendadas por los expertos en esta materia.

Afecciones de la piel

Diversas afecciones de la piel como el acné, la psoriasis, la dermatitis atópica, el eczema y la pérdida del cabello por zonas experimentan una mejoría mediante la hipnoterapia.

Adicciones al cigarro y al alcohol

Un gran estudio realizado en Alemania en el 2003 arrojó que de dos grupos analizados, uno tratado con este método y el otro no, el primero logró un 64% de éxito frente al 37% del otro.

Sin embargo, otra investigación en el 2005 muestra que las cifras del éxito de esta terapia son cuestionables y afirman que no hay evidencias suficientes que demuestren su verdadera efectividad.

Enuresis

En la enuresis infantil nocturna (comúnmente denominada “orinarse en la cama”) ha probado ser también un remedio exitoso.

Desordenes en la alimentación y dispepsia

De la misma forma, ha demostrado ser una de las herramientas más valiosas contra la bulimia nerviosa.

Sobre la eficacia demostrada de la práctica de la hipnoterapia, hay opiniones divididas entre los expertos. No obstante, hay usos que sí han sido reconocidos como positivos en la mayoría de los casos.

hipnoterapia riesgos
La hipnoterapia mejora nuestra salud

Que debo esperar de las sesiones de hipnoterapia

Una vez que su médico ha concluido un diagnóstico y de conjunto han valorado que la hipnosis puede ser una alternativa adecuada a tu problema y te puede ayudar a mejorar tu bienestar, lo primero que debes hacer es seleccionar un profesional bien preparado, serio y responsable.

En diversos países la ausencia de regulaciones para el registro de los hipnoterapeutas conduce a la proliferación de personas inescrupulosas que solo le interesa lucrar y por tanto no tienen la capacidad de aplicar los métodos de hipnosis correctamente.

Antes de acudir a la primera consulta debes buscar el máximo de información sobre todos los aspectos anteriores, así como su competencia, los criterios de otros pacientes y todo lo que te pueda ayudar a tomar la mejor decisión.

El terapeuta primero consulta con el paciente la naturaleza del problema. Luego, le explica cómo funciona la hipnosis y le hace exámenes para determinar su grado de respuesta ante este estado. Luego pasará a aplicar los procedimientos de hipnosis.

La mayoría de las personas comienzan a ver los beneficios entre la 4ta y la décima sesión con una hora de duración cada una. Como hay una capacidad de respuesta diferente entre las personas, podría ser que requiera más o menos tiempo, dependiendo de su situación particular.

En pacientes con enfermedades crónicas en muchas ocasiones lo más aconsejable es aprender las técnicas de auto hipnotismo para practicarlas sin necesidad de la ayuda de un profesional.

Riesgos de la hipnoterapia

Por lo general se considera que la hipnosis es una de las prácticas de la Medicina Alternativa y Complementaria considerada segura siempre y cuando sea practicada por el personal idóneo.

Las reacciones adversas son poco frecuentes, pero entre ellas se pueden presentar dolores de cabeza, ansiedad, somnolencia y creación de falsas memorias, esta última es aún más rara.

Se debe ser cuidadoso al aplicar la hipnosis para tiempos pasados en el tiempo asociados a memorias de la infancia temprana, porque puede ser el origen de emociones muy  fuertes y podría alterar la memoria y distorsionar los recuerdos pasados.

Mitos y realidades sobre la hipnosis…

  • La hipnosis no es una terapia en sí misma, no debe ser empleada como una única alternativa, debe ser parte de un programa
  • Es útil cuando se emplea como una medida complementaria a sea como una herramienta terapéutica en un tratamiento integral
  • La hipnosis no funciona igual en todas las personas, dependerá en gran medida de la predisposición favorable del paciente
  • La hipnosis científica es el único método que tiene una base más confiable y fundamentada
  • Quienes están bajo hipnosis no pierden el control, ni dicen ni hacen nada que no deseen hacer
  • El hipnotizado no pierde la conciencia, ni puede ser controlado sin límite por el hipnotizador
  • La hipnosis no mejora la memoria ni aumenta las capacidades físicas y mentales
  • La hipnosis requiere la confianza, constancia, esfuerzo y la colaboración del paciente
  • Algunos terapistas consideran que los resultados beneficiosos de la hipnosis están relacionados con la propia valoración que las personas tengan sobre este procedimiento.
  • Puede ser practicada la auto hipnosis como una forma de autocontrol frente a determinados malestares o procederes como la quimioterapia

Y siempre recuerde,  que lo más importante antes de seleccionar cualquier práctica de la medicina complementaria o alternativa por sencilla y poco riesgosa que la misma sea es seleccionar los especialistas calificados, preparados y con la experiencia y la seriedad para que recibas los beneficios que esperas.

Si todo se engrana adecuadamente la hipnoterapia deja de ser magia y se convierte en un auxiliar de tu salud y tu bienestar