Trucos para mantener ordenada una casa donde viven niños


Mantener ordenada una casa es algo que a todos nos gusta. Está demostrado que psicológicamente, una casa ordenada nos aporta innumerables beneficios, desde conseguir hacernos más feliz, a desestresarnos, alcanzar la paz o incluso mejorar nuestra productividad.

Evidentemente, el orden hay que mantenerlo, pero es mucho más sencillo de lo que tú te imaginas. Y esta es precisamente su clave. De hecho, tal y como dice Marie Kondo en su libro, la gurú del orden nos indica que, si ordenamos bien una sola vez, ya no tendremos que volver a hacerlo nunca más en la vida.

Pero hay ocasiones en las que resulta más difícil mantener ese orden. Por ejemplo, si vivimos con personas desordenadas, nos costará bastante hacerles entrar “en razón”. Y si sustituimos la palabra “personas desordenadas” por “niños”, ya sabrás que esto es casi misión imposible.

¿Se puede mantener la casa ordenada si vivimos con niños? Afortunadamente, sí. Aunque no será fácil.

Otros artículos de interés: Las claves de Marie Kondo para ordenar la casa

Cómo mantener ordenada una casa. Primer paso: toca ordenar

Lo primero que debes hacer, si te has concienciado de que quieres tener tu hogar ordenado siempre, es hacer un orden y limpieza profundos. En este sentido, el ya mencionado libro de Marie Kondo, La magia del orden, te puede ayudar bastante. ¿Por qué? Porque primero, mientras que lo leemos, nos dará las claves para aprender a desechar aquello que ya no nos da una utilidad en nuestra vida y a continuación nos ayudará a clasificar bien todas nuestras pertenencias. De hecho, cuando hayamos terminado de leer el libro, seguro que sientes que algo ha cambiado en nuestra mentalidad.

Y es que precisamente esta es la clave del éxito del libro de Marie Kondo. Ataca directamente a nuestra psicología para provocarnos un cambio de mentalidad (y casi podríamos decir de personalidad) y para que entendamos la importancia del orden y de hecho tengamos incluso necesidad de mantener ordenada una casa. Efectivamente, lo que esta gurú del orden nos provoca es necesidad.

Pero, ¿cómo ordenamos? Tanto si queremos seguir su método como si queremos tener el nuestro propio, lo más importante es que aprender a tener las pertenencias justas y necesarias. Todo hogar está sobrecargado de “por si acasos” o de cosas que ya no usamos y nos da pena tirar. Deshazte de la pena y quédate solo con aquello que realmente te da una función o te hace sentir algo.

Grábate bien la idea de que para ordenar tienes que desechar. Una vez tienes seleccionadas las cosas que quieres conservar, dales un lugar a cada una de ellas. Y mantenlo. No valen las excusas. Si ordenas una vez, ya no volverás a ordenar más si sabes mantenerlo. Y te aseguramos que no necesitarás más de 10 minutos al día para ello, así que el tiempo (o mejor dicho, la falta de él) tampoco es una excusa.

Segundo paso: concienciar a los demás

Si vives solo/a, no tendrás problema. Tú decides tu propio orden, cómo mantenerlo y qué hacer en tu casa. Pero si vives con amigos, con tu pareja, con tu familia o con niños, es importante que te sientes a hablar con ellos, especialmente si son gente un poco desordenados. En el caso de los niños, esto suele ser una característica intrínseca de ellos, así que ármate de paciencia y hazles comprender la importancia de mantener el orden con solo 10 minutos al día.

Tercer paso: la clave de los 10 minutos al día

¿Por qué 10 minutos? Analiza tus rutinas y las de tus seres queridos. Normalmente, cuando llegamos a casa, tendemos a dejar el bolso en el primer sitio que encontramos a mano, nos cambiamos de ropa y la dejamos tirada sobre una silla, además vamos dejando esparcidas por la casa nuestras pertenencias (móvil, carpetas, relojes…). Si, en lugar de tirarlo por donde pasas, tomas el hábito de dejarlo en su sitio, verás como no te cuesta nada de esfuerzo ni tiempo y conseguirás mantener ordenada una casa. Esto no te llevará más de 2 minutos.

El resto del tiempo lo necesitarás para hacer un repaso de las cosas que se desordenan por sí solas, por ejemplo, la vajilla después de lavarla, las cartas que ya has leído, la ropa que hay que colocar… Normalmente con 8 minutos al día por cada miembro de la familia tendrás suficiente para conseguir mantener ordenada una casa.

Cuarto paso: los niños y su caos

Pero, ¿mantener ordenada una casa si hay niños en ella? Evidentemente, a ellos la regla de los 10 minutos al día les da bastante igual. Con ellos necesitarás un extra de paciencia y disciplina. Por supuesto hay cosas que tendrás que mantener ordenadas tú, aunque depende mucho de su edad. Si tienen, por ejemplo, 3 años, no podrán ordenarse su propia ropa, pero sí recoger sus juguetes.

Con las cosas de los niños ve a lo simple: la mejor opción para los juguetes siempre es un gran baúl donde puedan simplemente meterlos dentro, cerrar la tapa y olvidarnos de verlos por el suelo. Incúlcales la importancia de recoger después de jugar, siempre, sin ningún tipo de excusa.

Recuerda también que tú eres su mejor ejemplo, por lo que si te ven recogiendo y ven la casa siempre ordenada, tendrán el chip de que así es como debe ser y conforme vayan creciendo irán adquiriendo también este hábito.

Enséñales disciplina del orden y ve adaptándola a la edad que tengan. Desde cosas simples como la ya mencionada de meter los juguetes en el baúl, hasta algo más elaborado, como recoger y doblar su propia ropa hasta mantener sus libros y materiales escolar bien colocados, en las estanterías o el escritorio.

¿De verdad se puede mantener una casa ordenada?

Sí, por supuesto. Pero necesitas buena disciplina. Sé inflexible con esto. Como bien te decimos, con solo 10 minutos al día conseguirás que tu casa esté siempre ordenada, después de la tarea inicial de ponerla en orden por “primera vez”. Mantén esta filosofía siempre: cumple con tus 10 minutos al día, no coloques objetos fuera de su sitio marcado y cuando un objeto ya no te sirva, bien porque ya se ha estropeado, porque has comprado otro que lo reemplaza o simplemente porque ya no te hace feliz, no vuelvas a empezar a almacenar “por si acaso”. Tíralo directamente, agradece su función en tu vida y deja paso a las cosas nuevas.

Si aplicas estos trucos, que más que trucos o consejos para mantener ordenada una casa son una filosofía de vida, conseguirás mantener ordenada tu casa, comprar menos y tener un hogar donde sea más agradable vivir.

Además, formarás la personalidad de los más pequeños en pro de un mundo más limpio y ordenado, algo que les ayudará en el futuro, no solo cuando tengan su propio hogar, también aprenderán a tener más disciplina y orden en el trabajo o incluso en sus relaciones personales.

Por supuesto, mantener ordenada una casa tiene otros beneficios, por ejemplo, estarás siempre listo para recibir visitas sin miedo a que vean que tienes la cocina manga por hombro o que todavía está tirada en el sofá la ropa que planchaste el otro día o los libros de tus niños que llevan dos meses sin ir al colegio.

Resta desorden de tu casa y verás cómo consigues sumar.

Sigue leyendo: Lo que no te gustará del método de orden KonMari