¿Qué hacer con los hongos en las uñas?


Los hongos en las uñas, llamado onicomicosis en términos médicos, es el padecimiento que más afecta a esta zona del cuerpo.

Existen varios tipos y, generalmente, son una consecuencia de condiciones externas poco higiénicas. Los lugares de mayor riesgo para contraerlos son las duchas de los gimnasios o de los centros de ocio, las piscinas o el contacto con aguas estancadas.

Los hongos en las uñas se reconoce fácilmente porque las uñas suelen mostrar fragilidad, cambio en su contorno, desmoronamiento de los bordes externos, dan la sensación de estar desprendidas o flojas, tienen una apariencia mate  perdiendo su lustre y su brillo natural.

Los hongos en las uñas dan la sensación de estar desprendidas o flojas, tienen una apariencia mate perdiendo su lustre y su brillo natural.
Los hongos en las uñas dan la sensación de estar desprendidas o flojas, tienen una apariencia mate perdiendo su lustre y su brillo natural.

Al mismo tiempo y dependiendo de la evolución se produce un engrosamiento de las uñas y aparecen franjas amarillas o blancas bien sobre la superficie o alrededor de la misma.

Además, la coloración de la uña cambia en una gama que puede ir desde amarillo hasta marrón oscuro. En algunas personas las uñas se pueden volver hasta negras.

Personas propensas a los hongos en las uñas

Los hongos en las uñas suelen ser más frecuentes en los hombres, los diabéticos o las personas  con problemas inmunológicos. También suele aparecer en personas con más de 60 años, aunque se han registrado numerosos casos de niños pequeños con esta afectación. Los hombres son más propensos a padecer de hongos en las uñas de los pies, mientras las mujeres suelen tenerlos en las manos.

Otro grupo de riesgo son las personas que trabajan expuestas al agua todo el día, como el fregado de platos, los lavados de casas, entre otros. Además, existe un riesgo potencial de contaminación al utilizar el cortaúñas de otra persona. Incluso se recomienda utilizar una lima solamente para las uñas enfermas porque se puede transmitir de una enferma hacia las sanas.

Medidas preventivas para evitar los hongos en las uñas

La mejor manera de evitar los hongos es eliminar sus posibles condiciones de reproducción.

Use un calzado que permita que los pies estén frescos, mantenga una higiene y secado de los pies adecuados y utilice talco antimicótico en los pies después del baño.

No se corte ni lime las uñas con utensilios ajenos y use siempre calcetines de algodón, que recogen la humedad de los pies. Si trabaja con agua de forma constante, use guantes impermeables.

Métodos convencionales para eliminar el hongo en las uñas

Los médicos suelen recomendar ciclos de medicamentos que pueden tener una duración de 4 a 6 meses. En el caso de un daño de una o pocas uñas se puede optar por un tratamiento tópico a base de lacas. Estas  contienen fármacos antimicóticos, como la amorolfina y la ciclopiroxolamina.

En el caso de hongos en las uñas con poca afectación se puede optar por un tratamiento tópico a base de lacas
En el caso de hongos en las uñas con poca afectación se puede optar por un tratamiento tópico a base de lacas

También puede indicarse avulsión química o sea destrucción de la uña con cremas queratolíticas  o la remoción quirúrgica de la uña infectada.

Hay casos que requieren  antifúngicos orales (normalmente combinados con preparaciones tópicas). Existen además modernas terapias con láser que elimina el hongo y permite que nazca una uña sana.

Las terapias con láser son una buena opción para eliminar los hongos en las unnas
Las terapias con láser son una buena opción para eliminar los hongos en las unnas

La mayoría de los pacientes con tratamiento para los hongos en las uñas suelen no ver mejorías rápidamente. Las recaídas son muy frecuentes. Al cabo de pocos meses, si no se mejoran las condiciones higiénicas, las uñas volverán a enfermarse.

Aunque sus consecuencias son en la mayoría de los casos más estéticas que peligrosas, se debe prestar atención a este problemas pues puede trasmitirse a toda la familia.

Remedios caseros para los  hongos en las uñas

Existen muchos remedios caseros efectivos, pero uno de los más rápidos y reconocidos por la práctica es la aplicación de vinagre dos veces al día en la uña enferma, durante una o dos semanas.

Otros remedios para eliminar los hongos en las uñas son la aplicación de aceites naturales como el de naranja, árbol de té, nim, tomillo o del orégano. Todos deben mezclarse con alcohol de 90 grados. También deben efectuarse aplicaciones tópicas en  las uñas enfermas dos veces por día, durante una o dos semanas. Lo más importante es ser constante en el tratamiento y así decirle adiós a los hongos en las uñas.