Lo que nadie te cuenta sobre la fiebre de Lassa


Hace unos meses la noticia fue el Ebola; en estos dias el mundo está en alerta sanitaria por la propagación intempestiva del virus del Zika. Los organismos mundiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS); la FAO, la ONU, y los gobiernos de casi todo el mundo han mostrado su preocupación pero más aún la ocupación. Pero no es solo el Zika, también debemos prestar atención a la fiebre de Lassa

Lee más: ¿Quieres conocer más acerca del Zika?

Y es que el Zika puede significar de forma dramática el retroceso de la especie humana. No exageramos…recientemente se dio a conocer en la prestigiosa revista “Journal of Astrobiology and Outreach” que este virus está alterando paulatinamente el genoma humano al reducir el tamaño del cerebro de los seres vivos afectando no tan solo el tamaño físico del cerebro sino la capacidad cognitiva que marca la diferencia con otras especies.

Pero ¿porque la mención a la fiebre de Lassa? ¿Por qué preocuparnos por este virus que ocasiona la enfermedad de Lassa?

Y es que de igual forma que pasó inadvertido un brote de Ebola, al parecer circunscrito a algunos países de África pero que rápidamente mostró su agresividad, lo que conllevó la muerte de miles de personas, ahora encontramos que en Nigeria se reportan 101 fallecidos por la fiebre de Lassa, según ha publicado el Centro Nacional de Control de Enfermedades  de los Estados Unidos de América (CDC).

La fiebre de Lassa está causada por un tipo de virus de la familia arenavirus, del mismo tipo del que causa el Ebola
El Ebola se caracteriza por una alta mortalidad y es una de las enfermedades hemorrágicas, junto con la fiebre de Lassa

¿Qué es la fiebre de Lassa?

La fiebre de Lassa está contemplada dentro del grupo de las llamadas fiebres hemorrágicas. Es una enfermedad ocasionada por un virus que se presenta de forma aguda, con manifestaciones que recuerdan a las del paludismo. Difiere de este en la vía de propagación pues fundamentalmente se disemina a través del excremento de ratas y ratones portadores del virus o mediante la  saliva de personas infestadas.

El virus de la fiebre de Lassa también se transmite por aerosoles de saliva
El virus de la fiebre de Lassa se transmite por ratas y ratones

La enfermedad de Lassa se caracteriza también por afectar diversos órganos, dañando los vasos sanguíneos y alterando la capacidad de autorregulación de los seres humanos.

El virus fue identificado en el año 1969 en el pueblo de Lassa, estado de Borno, en Nigeria. Se reporta que en el año 2012 fallecieron en el orden de unas 40 personas. Y en este 2016, como mencionamos con anterioridad, ya se alcanza la preocupante cifra de 101 fallecidos.

Ya es hora de empezar a brindarle atención a este alarmante incremento de ahí nuestra dedicación a darte la información necesaria, que como siempre te brindamos lo nuevo, pero sustancialmente lo que puede contribuir a que mantengas tu salud. Esa es la meta que tenemos en Alimentos Ricos, ese es nuestro propósito.

Y la connotación estriba en que para estas enfermedades el riesgo se centra en evitar visitar las zonas donde existen los brotes de la fiebre de Lassa.

Estos son los países en los que aparecen casos  de fiebre de Lassa

Mención aparte de Nigeria aparecen aquellos que se encuentran enclavados en la región occidental, en el oeste del continente africano, como son Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Los países afectados por el virus de la fiebre de Lassa son Nigeria, Liberia, Sierra Leona y Guinea
El virus de la fiebre de Lassa se encuentra en la costa occidental de África

En el 2009 fue reportado el primer caso en Malí; Ghana reportó sus primeros casos en el 2011. En tanto se han anunciado casos aislados en Cote d’Ivoire así como en  Burkina Faso. En paralelo existen evidencias serológica de la circulación del virus de Lassa en Togo y Benin.

El CDC y el departamento de Salud de Nueva Jersey han confirmado la muerte de una persona causada por la enfermedad de Lassa que había regresado a los EE.UU. procedente de Liberia.

Diversos autores refieren que los cambios climáticos favorecen la diseminación de algunas de estas enfermedades que se encontraban circunscritas a parajes tropicales y subtropicales.

Manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento de la fiebre de Lassa

Frecuentemente  la fiebre de Lassa es a menudo mal diagnosticada al confundirse con influenza, fiebre tifoidea o malaria, y como consecuencia muchos pacientes no reciben el tratamiento médico apropiado.

Hacer un diagnóstico adecuado de la fiebre de Lassa se hace difícil teniendo en cuenta la amplia gama de manifestaciones clínicos que se expresa en las personas afectadas por este caprichoso virus.

El comienzo de la enfermedad pasa desapercibido, sin los síntomas específicos que lo distinguirían de otras enfermedades febriles. Los signos tempranos incluyen fiebre, dolor de cabeza y malestar general, seguido por un dolor de garganta, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea en algunos casos.

Después de 4 a 7 días muchos pacientes presentan una franca mejoría en tanto una minoría mostrará síntomas, tales como, edema, hipertensión, sangramiento y shock. Las muertes por la fiebre de Lassa ocurren comúnmente entre los 10 a 14 días después de la aparición de los primeros síntomas.

Vacunas

Hasta el momento no se cuenta con ninguna vacuna adecuada para brindar protección contra este virus.

Tratamiento

Para el tratamiento de la fiebre de Lassa tan solo se cuenta con el antiviral denominado ribavirin. Este se puede utilizar solamente si ha existido el diagnóstico temprano, es decir en el marco que se encuentra dentro de los primeros 6 días después del comienzo o debut de la enfermedad.

He ahí uno de los motivos que tenemos para compartir esta información, a tiempo se pueden evitar daños mayores. La fiebre de Lassa se puede controlar y evitar sus consecuencias deplorables si a tiempo se acude al médico y se impone el tratamiento y las medidas adecuadas. Si estas de visita en esta zona, a la mas mínima manifestación, busca el soporte de personal calificado!

También te interesará: Las consecuencias del virus del Zika en el embarazo