¿Cuáles son las causas de un linfedema y cuál es el tratamiento?


Linfedema es una patología que produce una hinchazón en un brazo o en una pierna o en ambas extremidades. La causa principal es el mal funcionamiento o la ausencia de los ganglios linfáticos.

Los líquidos que deben drenar de las extremidades no lo hacen y terminan acumulándose en una de las extremidades, provocando hinchazón. Aunque no existe una cura definitiva para el linfedema, se puede tratar para mejorar los síntomas.

linfedema

Síntomas de linfedema

Generalmente afecta a un solo brazo o a una sola pierna y es en ese miembro donde se sienten los siguientes síntomas:

  • Sensación de rigidez o pesadez.
  • Hinchazón en parte o todo el miembro.
  • Dolor o molestia.
  • Engrosamiento o endurecimiento de la piel.
  • Tendencia a infecciones.

Causas que provocan Linfedema

El sistema linfático tiene la función de llevar linfa a todo el organismo y de extraer todos los virus, bacterias y desechos de las células. Linfa es un líquido rico en proteínas que se traslada a través de los vasos linfáticos.

Una vez que la linfa llega a los ganglios es filtrado y todo lo que es residuo se deshecha. Así de importante es el sistema linfático de nuestro organismo. Cuando este proceso no se desarrolla de manera adecuada se forma un linfedema.

Tipos de linfedema

Existen dos tipos de linfedema de acuerdo a la causa que lo provoca: primario y secundario.

El linfedema primario sucede por sí solo, es el menos frecuente y se puede deber a un trastorno congénito, precoz o tardío. En cambio, si el linfedema se desarrolló como consecuencia de otra afección se denomina secundario.

Como, por ejemplo, cirugía de ganglios linfáticos o de vasos linfáticos, radioterapia, infección o un tumor que presione o bloquee los ganglios o vasos linfáticos. Este trastorno se puede desarrollar luego de semanas de realizarse el tratamiento para el cáncer.

Cuando se tiene una edad avanzada, obesidad o sobrepeso, artritis psoriásica o reumatoide se tiene un mayor riesgo de sufrir de linfedema luego del tratamiento del cáncer.

linfedema

Complicaciones y cómo evitarlas

El mayor riesgo es sufrir una infección bacteriana grave en la piel, la cual se denomina celulitis. La infección de los vasos linfáticos también es un grave riesgo de sufrir linfedema, la cual se denomina linfangitis.

Por ello, se debe minimizar los riesgos de cortes, porque cualquier lesión, aunque fuera muy pequeña puede convertirse en una gran entrada de bacterias.

Una complicación muy poco frecuente es la linfangiosarcoma, que se trata de un cáncer de tejido blando que puede surgir por casos graves de linfederma que no son tratados correctamente. Esta afección muestra marcas moradas o púrpuras en la piel.

Cómo prevenir sufrir de linfedema

Es mucho mejor prevenir que curar, por lo tanto, es necesario conocer todos los riesgos para tomar las medidas correspondientes. En caso de cirugías es necesario preguntar si se tocará alguna zona cercana a los ganglios o vasos linfáticos.

La misma consulta se debe hacer en casos de que se tenga que recibir un tratamiento de radioterapia. A partir de ese momento se puede prevenir con acciones muy efectivas.

Protección

El brazo o la pierna que fue tratada se deberá cuidar de que no sufra ningún corte, raspadura ni quemadura. Porque cualquiera de esas acciones será una oportunidad para que entre una bacteria.

Algunas actividades que realizamos diariamente pueden ser peligrosas y no nos damos cuenta. Como, por ejemplo, para afeitarte utiliza una afeitadora eléctrica, usar guantes siempre que se realicen tareas de jardinería, costura o cualquier otra tarea que implique herramientas cortantes o punzantes que pueden causar raspones.

Recuperación

Después de un tratamiento oncológico, se aconseja realizar ejercicios y estiramientos. Pero, a la vez se debe dar tiempo de recuperación al brazo o pierna afectado durante el tratamiento de oncología.

Por lo tanto, los ejercicios a realizar deben ser livianos hasta que haya pasado el tiempo de recuperación de la cirugía o radiación.

Frío o Calor

No es recomendable aplicar ni frío ni calor en la zona tratada. En caso de que el clima esté frío es mejor proteger el brazo o pierna de las temperaturas extremas.

Elevación

Es mejor mantener elevado el brazo o la pierna que ha recibido el tratamiento a una altura mayor que la del corazón.

Ropa holgada

La ropa ajustada puede provocar linfedema, trata de usar prendas holgadas durante todo el día. En el caso del brazo, evita también tomarte la presión de ese lado. En el caso de las piernas también se aconseja utilizar zapatos que no ajusten ni generen ampollas.

Limpieza

Es muy importante mantener limpio el brazo y la pierna tratada en todo momento. Ten cuidado con la limpieza de las uñas, deben estar limpias siempre pero no puedes utilizar ninguna herramienta con filo para hacerlo.

Si se trata de la pierna también es importante cuidar de no caminar descalzos, porque puedes hacerte daño sin querer.

linfedema

Diagnóstico linfedema

En el caso de la hinchazón o los síntomas no sean muy evidentes, el médico podrá solicitar algunos estudios para verificar si se trata de una linfedema. Entre estos estudios se encuentra la resonancia magnética, tomografía computada, ecografía Doppler, gammagrafía del sistema linfático.

Tratamiento de linfedema

El linfedema no tiene cura, pero existen tratamientos que alivian la hinchazón y los síntomas de molestias o dolor. A continuación, te contamos los más efectivos.

Ejercicios

El movimiento del brazo y de la pierna favorecen al drenaje del líquido linfático. Por lo tanto, realizar alguna actividad liviana que incluya la contracción de los brazos o piernas favorece a aliviar los síntomas de hinchazón y molestias.

Envoltura

Envolver la pierna o el brazo con una venta desde abajo hacia arriba, permite que el líquido linfático retorne al tronco. Para eso se debe tener en cuenta de ajustar un poco más en los tobillos y soltar un poco más a la altura de la rodilla. En el caso de los brazos, se ajusta un poco más la muñeca y se va aflojando de a poco a medida que se acerca al hombro.

Otra alternativa son las medias o mangas largas especiales de compresión que ya ejercen una determinada presión en los tobillos y las muñecas. Es muy efectivo, especialmente si lo colocas para realizar ejercicios.

También existe una manga con bomba que ejerce una presión determinada durante algunos segundos. Después la afloja para volver a repetir la presión.

Masajes

Existe una técnica especial denominada drenaje linfático manual y tiene el objetivo de drenar el líquido linfático de las extremidades al tronco. En ese caso se recomienda que el masaje sea realizado por un profesional.

Aquí encontrarás más: Beneficios de los masajes linfáticos.

Lo más importante es detectar el linfedema a tiempo y cuidar todo el cuerpo, especialmente los miembros afectados. De esta manera se disminuirán los riesgos de contraer alguna infección