¿La leche vegetal es una alternativa saludable a la leche vacuna?


La leche vegetal no es un producto lácteo, es un producto obtenido de la desintegración de frutos secos, legumbres o semillas. Por este motivo en las góndolas las encontraremos con el nombre de bebidas vegetales.

Existe una gran variedad de leche vegetal, entre las más conocidas se encuentra la soja, avena, almendra y coco. Su consumo crece día a día por los grandes beneficios que aporta a nuestra salud y al medio ambiente.

Otra gran ventaja es que la podemos preparar en nuestro propio hogar. A continuación, te damos algunos tips de cómo prepararla y cuál es la diferencia nutritiva con la leche vacuna. Es importante aclarar que no reemplaza a la leche materna, ni la leche vacuna ni la de fórmulas infantiles en los dos primeros años de vida.

Si a partir de los dos años de vida por razones médicas debe tomar bebidas de vegetales se debe fortificar con calcio y al menos 6g. de proteínas por cada cuarto litro.

leche vegetal

Leche vegetal y el medio ambiente

Desde el punto de vista ambiental, la producción de leche vacuna produce muchos desechos. Una cifra alarmante es que se necesita cerca de 4000 litros de agua para producir unos 4 litros de leche vacuna.

El cuidado de 2500 vacas en una granja genera la misma cantidad de residuos que 411.000 habitantes. Por lo tanto, la leche vegetal se convierte en una alternativa ecológica.

Leche vegetal y la salud

La salud se ve beneficiada cuando se elige alimentos basados en plantas, porque disminuye el riesgo de contraer enfermedades como diabetes, obesidad, hipertensión y trastornos cardíacos.

Otra ventaja de reemplazar la leche vacuna por la vegetal es que tiene una mejor tolerancia. Al tener una mejor digestión, sentimos menos hinchazón e inflamación. Las alergias a la leche vacuna son más comunes que al maní o nueces.

Sin embargo, no todos los nutrientes que se encuentran en la leche vacuna se hallan en la leche vegetal. Uno de ellos es el calcio. Por eso es que, en el mercado, encontramos algunos productos enriquecidos con calcio.

El calcio es uno de los minerales que se pueden obtener de determinadas plantas como los porotos, brócolis, berros, col rizada, higos, naranjas, almendras, nueces y semillas de sésamo.

La proteína que se encuentra en la leche se denomina caseína y su calidad es superior a la que se encuentra en las bebidas de vegetales. Pero cuando la persona es alérgica a esta proteína deberá buscar alternativas en los vegetales.

¿Cuál es la mejor leche vegetal?

Cada alimento aporta diferentes nutrientes al organismo. Entre las más conocidas se encuentran la de arroz, coco, almendra y soja. Según un estudio realizado, se ha demostrado que  la de soja aporta la misma cantidad de proteínas, aunque de una calidad inferior a la leche vacuna y no alcanza a cubrir todos los nutrientes de la leche vacuna.

leche vegetal

Los nutrientes más valorados de la leche vacuna son las proteínas, la vitamina D y el calcio. El problema es que muchas personas son alérgicas o hipersensibles a la caseína, la proteína presente en la leche de la vaca e intolerantes a la lactosa.

Entonces, el cuidado del medio ambiente y las alergias, hacen que se busque una alternativa más saludable y ecológica de la leche vacuna. La leche vegetal es la mejor opción. Porque aportan minerales, proteínas, grasas polinsaturadas e hidratos de carbono beneficiosos.

¿Cómo hacer leche vegetal en casa?

Existe una gran variedad de alimentos de los cuales podemos obtener leche. Podemos optar por los granos de arroz, quínoa, cebada, avena o centeno. También puedes hacer leche de legumbres, como guisantes, maní, lupino y soja.

Otra opción es preparar leche de semillas como amaranto, girasol, sésamo, lino, cáñamo o de frutos secos como almendra, avellana, nuez, anacardo o coco.

Este nuevo producto se puede conservar en la nevera y realizar helado, queso vegano, crema vegetal o incluso yogur. La fibra que se filtra se puede utilizar para fabricar hamburguesas, galletitas o una crema para untar.

La cantidad de tiempo que se mantiene en la nevera depende del vegetal utilizado.  

Leche arroz

Para obtener un litro de arroz necesitamos media taza de arroz. Colocamos el arroz en una cacerola con abundante agua y la llevamos al fuego hasta que hierva. Esperar a que el arroz se cocine, puedes dejarlo por varios minutos más. Colar el arroz y procesarlo en una licuadora con un litro de agua potable. Cuela con un filtro para separar la leche de la fibra.

Entre sus mejores cualidades se encuentras las siguientes. Mejora el tránsito intestinal, tiene pocas calorías, no posee gluten y es rica en vitaminas. Aunque carece de calcio y vitamina D, por lo que no se aconseja en niños ni adultos mayores, como reemplazo de la leche vacuna.

Si se sigue una dieta para bajar de peso se debe tener cuidado con las porciones, porque contiene carbohidratos.

leche vegetal

Leche de soja

Con este mismo procedimiento se obtiene la leche de soja. La cual posee proteínas, minerales y vitaminas. Por su contenido de proteínas es una de las elegidas a la hora de seguir una dieta para bajar de peso, porque brinda saciedad.

Entre sus componentes se encuentra el ácido fólico, isoflavonoides y saponinas. Por otro lado, la leche de soja también posee elementos que son antinutrientes. Es decir, dificultan la absorción de otros nutrientes durante su digestión.

Leche de avena

Para preparar un litro de leche de avena se necesitan 2 tazas de avena. Pon en remojo las dos tazas en un pote con agua durante veinte minutos. Pasado dicho tiempo tienes que procesarlas con un litro de agua potable. Pasa por un filtro y ya podrás disfrutar de la leche. Las fibras filtradas puedes preparar hamburguesas.

Esta leche se caracteriza por tener un alto contenido de fibra y un sabor suave que puede modificarse rápidamente con una esencia. Es nutritiva por la riqueza de sus vitaminas y favorece a la relajación del sistema nervioso.

Leche de almendras

Este mismo procedimiento se puede aplicar para obtener leche de almendras. Entre las propiedades que aporta se encuentran los antioxidantes y minerales esenciales, tales como el potasio o el calcio. La falta de lactosa ayuda a ser más digestiva para las personas alérgicas.

Es baja en calorías y rica en hidratos de carbono saludables. Por eso es un buen alimento para bajar de peso y bajar el nivel del colesterol malo. Además, aporta vitamina B, E, calcio y hierro.

Conoce las propiedades de beber: leche de almendras