Jugar es indispensable para la salud mental de un adulto


Jugar es indispensable para la salud de los niños y adultos. Cuando los niños juegan no solamente liberan tensiones, sino que también aprenden a socializar con los demás. En el caso de los adultos, los beneficios de jugar van mucho más allá.

Cuando somos niños, los juegos nos permiten divertirnos y aprender nuevas reglas de convivencia, en algunos de ellos también podremos avanzar intelectualmente. Pero cuando somos adultos, las preocupaciones y ocupaciones no dejan mucho lugar para jugar.

Jugar es indispensable para la salud

En algunos casos, se piensa que es una pérdida de tiempo y sólo se dan el lujo de  ver jugar a otras personas. Por esa razón es que las competiciones de los diferentes deportes son tan famosas. Eso es simplemente porque jugar es una gran necesidad que no desaparece de nuestras vidas, sino que se acrecienta años tras años.

La necesidad de jugar también se manifiesta en el crecimiento de las actividades relacionadas con los viajes. Porque, al estar de vacaciones nos podemos dar el permitido de divertirnos y jugar. Entonces, es allí donde podemos tomar la decisión de hacer algo que no tenga un propósito.

Aprovecha esos momentos y descubre nuevas facetas de tu personalidad o vuelve a sacar esa parte de tu personalidad que quedó atrapada dentro de ti.   

A qué se llama jugar

Jugar es una actividad que se realiza por el sólo hecho de sentir placer, es una actividad inútil pero divertida. Los adultos menores de 35 años han solucionado esta necesidad con los video juegos. Este tipo de actividad cumple quizás con el objetivo de divertirse, pero le faltaría la experiencia física y la acción de compartir con otras personas.

Por otro lado, en algunas personas la obsesión por el juego se convierte en un sufrimiento convirtiéndose en una obsesión. Esta distorsión del juego se denomina ludopatía. Esta fase del juego tampoco es de lo que estamos hablando.

Jugar con libertad nos libera de tensiones

Jugar tiene que dar libertad de acción, divertirse, reír y socializar. Si no cumple con estas premisas no es la actividad que estamos buscando para incrementar la calidad de vida. Para que una persona logre su máximo potencial tendrá que lograr una combinación armónica entre trabajar, pensar, jugar y amar.

Cómo aprender a jugar

Aunque las habilidades del jugar no se olvidan jamás, la mayoría de los adultos debemos aprender a jugar de nuevo. Jugar es indispensable para la salud de un adulto y es muy divertido. Así que vale la pena sacar el polvo a esa parte de nuestras vidas y volver a vivirla con el mismo entusiasmo, creatividad y alegría. No te preocupes porque en algún rincón de tu mente y cuerpo se encuentran escondidos todos estos sentimientos.

El arte, en cualquiera de sus expresiones, cuando no está guiado de manera figurativa ni económica también es una interesante manera de jugar. Cantar, tocar un instrumento, bailar, dibujar, pintar o actuar son grandes opciones de juego.

Recuerda que el objetivo de jugar, además de diversión debe implicar cooperación. Además, la mejor manera de conocer a otra persona es jugando con ella. Para ello el ambiente debe ser especial.

Jugar es indispensable para la salud

Lo ideal es lograr que entre los integrantes del grupo que van a jugar haya un clima libre y sano. Un lugar donde esté permitido ser espontáneo sin temor a hacer el ridículo, ni pensar en que alguien se burlará de nosotros.

Beneficios de jugar para los adultos

Los resultados de estudios llegan a la conclusión de que los adultos que juegan tienen una personalidad espontánea, son más naturales al expresar sus sentimientos. También son más tolerantes a las situaciones que le producen frustración y se adaptan mejor a los cambios.

Jugar es indispensable para la salud mental y física de un adulto, aquí te nombramos algunos beneficios que se obtienen al jugar.

Relajación

Jugar tiene la gran ventaja de aislarnos por unos minutos de toda preocupación y estrés. Además, al divertirnos, genera endorfinas, las cuales se llaman de la felicidad. Por lo tanto, disminuye las tensiones y nos hace sentir anímicamente mucho mejor.

Actualmente el trabajo es uno de los factores principales que lleva a la depresión, con el juego se puede liberar dicha presión y evitar todos los síntomas relacionados con la depresión.

Encuentra aquí más información sobre: depresión laboral.

Ánimo

Jugar es una forma de alejar a la depresión. No solo porque tiene la propiedad de aislarnos del pensamiento que lo lleva al desánimo. Sino que también las hormonas que se generan levantan el ánimo y las ganas de realizar nuevos proyectos.

Creatividad

El juego es el ambiente ideal para expresarnos libremente, dando oportunidad a que vuele la imaginación. Estimulando la zona de la creatividad de nuestro cerebro. Esta creatividad nos ayuda incluso a resolver problemas serios en la vida real. El juego nos convierte en una persona más útil con una mayor capacidad resolutiva.

Armonía

Al jugar nos reencontramos con nuestro niño interior generando una sensación de tranquilidad y de sencillez como cuando éramos pequeños. La armonía se logra cuando encontramos el equilibrio entre las obligaciones y el disfrute.

Jugar es indispensable para la salud

Intelectualidad

En el juego hay que resolver diferentes situaciones y aprender las nuevas reglas. Nuestro intelecto aumenta, además, los conocimientos adquiridos mediante el juego, no se olvidan jamás.

Cuerpo y mente

El juego permite crear una mejor relación entre el cuerpo y la mente. En el juego no solo interviene la mente también ocurre una gran actividad física. En la mayoría de los juegos se debe pensar, armar estrategias y moverse físicamente.

Con todos estos beneficios no hay dudas de que jugar es indispensable para la salud mental y física de un adulto.