Mareo y vértigo, cuál es la diferencia entre ellos y cómo tratarla


Existe una gran confusión alrededor del mareo y vértigo. Generalmente cuando sentimos un pequeño aturdimiento, falta de equilibrio, que todo alrededor da vueltas o en cámara lenta, decimos que estamos mareados. Pero, ¿cuál es la diferencia entre mareo y vértigo?

Esa sensación puede durar sólo unos segundos o mucho más, dependiendo de su causa. Los trastornos que producen mareos y vértigos generalmente no son graves. A veces, no se trata de una única causa, sino un conjunto de ellas las que originan estos mareos. Esto es más frecuente en las personas de edad más avanzada.

Diferencia entre mareo y vértigo

El vértigo está incluido en la clasificación de mareo y se distingue de otro síntoma por la sensación de que la persona y todo alrededor da vueltas cuando la persona está quieta. Para ilustrarla mejor, es la misma sensación que se tiene al girar varias vueltas sobre sí misma y detenerse en un instante.

Sensación de mareo

La persona que siente vértigo generalmente tiende a dirigirse hacia un lado, como si quisiera equilibrarse de algo que le está arrastrando hacia el otro lado. Mientras que la persona está sintiendo vértigo también puede sufrir de nistagmo, es decir, un movimiento rítmico de los ojos.

El vértigo en sí mismo, no es un diagnóstico. Es sólo una sensación, un síntoma de un diagnóstico.

El ´vértigo está incluido en el mareo, y esta sensación puede estar acompañado de náuseas, vómitos y desequilibrio. Se trate de vértigo o mareo, la verdad es que es un síntoma muy molesto y causar incapacidad a la persona para moverse por sí sola.

Especialmente cuando la persona debe realizar trabajos de precisión como volar, manejar maquinaria pesada o conducir cualquier tipo de vehículo.

A quienes afectan el mareo y vértigo

Este síntoma puede ocurrir tanto en niños como en adultos, pero la mayor frecuencia de ello ocurre en las edades más adultas. De hecho, afecta a casi la mitad de las personas mayores a los 40 años.

Dependiendo de la duración del mareo, puesto que puede durar poco tiempo o meses, se puede clasificar como crónico o temporal. El mareo o vértigo crónico suele ser más frecuente en personas de avanzada edad.

 Causas del mareo y vértigo

La causa más probable de la sensación de mareo es un trastorno del oído o cerebro que participan en el equilibrio. Entre las razones más probables se encuentra un trastorno en el oído interno, aunque también puede ocurrir en el tronco encefálico o en el cerebelo. Otra razón puede ser un trastorno en los haces nerviosos, los cuales tienen la función de conectar las estructuras mencionadas.

Por un lado, el oído interno tiene la función de informar al cerebro de nuestra posición con respecto al suelo y el movimiento que estamos realizando. El encargo de recibir esta información es el tronco encefálico, quien trata de ajustar nuestra postura según la información recibida. Finalmente, el cerebelo coordina esos movimientos que debemos hacer para mantener el equilibrio.

Mareo y vértigo

Cuando ocurre un problema en alguna de estas zonas, la persona sentirá mareos y vértigo.

No es necesario que el trastorno sea grave para sufrir de mareo. Puesto que un nivel bajo de azúcar, anemia, presión arterial baja o el efecto secundario de un remedio, puede afectar a esta estructura del cerebro y no recibir bien la información brindada por el oído.

Cuando la persona siente vértigo, las razones más frecuentes puede ser el vértigo posicional paroxístico benigno, neuronitis vestibular, enfermedad de méniere, migraña vestibular o laberintitis.

Causas del mareo

Cuando sólo se trata de mareo no acompañado de vértigo, la causa más frecuente suele ser el efecto secundario de un medicamento. Hay una gran cantidad de medicamentos que afectan directamente al funcionamiento del oído y del cerebro. Entre ellos se encuentran los sedantes.

Otros causantes del mareo sin el acompañamiento del vértigo es la falta de oxígeno o glucosa.

Entre las razones menos frecuentes se encuentra el desarrollo de un tumor, generalmente del nervio vestibulococlear, un accidente isquémico transitorio, un accidente cerebrovascular que pueden afectar al tronco encefálico.

También puede ser causado por una contusión o golpe en alguna estructura del oído como el tímpano u otra estructura del oído interno.

Otra razón muy frecuente puede ser un: Problema en las cervicales.

Cuando solicitar una consulta médica

Cuando el mareo está acompañado de dolor de cabeza o cervical, desmayo, problemas para caminar u otro trastorno neurológico que se pueda apreciar a simple vista es necesario consultar con el médico.

Se debe concurrir a un centro de emergencia si el mareo o vértigo continúa por más de una hora o están acompañados de vómitos.

El profesional de salud podrá determinar el diagnóstico de acuerdo a la historia clínica de la persona y si nota una pérdida de audición o nistagmo. De acuerdo a esta primera exploración, determinará si es necesario realizar alguna prueba complementaria. Tales como un sensor de oxígeno, análisis de glucosa, orina, resonancia magnética o la prueba de Romberg, entre otros.

En caso de que se trate de una posibilidad de pérdida auditiva, es posible que le soliciten una prueba de audiometría.

Cómo tratar al mareo

Tratamiento del mareo y vértigo

El síntoma de mareo puede ser disminuido con meclizina o prometazina.  Aunque la mejor solución será tratar la causa del mareo y vértigo. Cuando se trata de un efecto secundario de medicamento, es posible, que el médico le recomiende bajar la dosis de dicho medicamento o cambiarlo por otro que posea una droga alternativa.

Cuando la causa está relacionada con trastornos del oído medio, es posible que el médico le recete siazepan o lorazepan o algún antihistamínico como meclizina.

Estrategias que ayudan a minimizar el síntoma de mareo

Un movimiento brusco puede acrecentar la sensación de mareo, por lo tanto, es conveniente tratar de evitar mirar hacia arriba o agacharse. Para ello se recomienda guardar todo lo que necesite a una altura media para que pueda recuperarlas fácilmente.

Si está sentado o acostado trate de incorporarse lentamente. Incluso puedes intentar apretar y soltar las manos y flexionar los pies antes de levantarte. Para fortalecer los músculos y recuperar la marcha rápidamente se puede recurrir a la fisioterapia.

Uno de los mayores miedos que deben enfrentar las personas de avanzada edad con mareos es el temor a caerse. Para ello es importante que la persona logre fortalecer sus músculos y pueda recuperar su confianza y manejarse de manera independiente.

Con estos consejos las personas de edad avanzada especialmente podrán disminuir los episodios de mareo y vértigo y disfrutar de una mejor calidad de vida.