Infecciones de transmisión sexual: un mal en aumento


Se estima que cada día 1 millón de personas en el mundo contrae alguna de las  infecciones de transmisión sexual  que existen. Muchas de estas personas ni siquiera lo saben hasta que los síntomas se recrudecen y la enfermedad se manifiesta. Con el paso del tiempo, estas infecciones se hacen más resistentes a los tratamientos.

Para leer más sobre el tema: ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL MÁS COMUNES ¿CÓMO PREVENIRLAS?

Aunque en la actualidad la mayoría de las ITS pueden ser tratadas, no hay que perder de vista que siempre ocasionan daños para la salud y que pueden dejar secuelas importantes en el organismo.

Cuídate ante las infecciones de trasmisión sexual
La OMS alerta sobre el incremento de las infecciones de trasmisión sexual y hace un llamado para su prevención y control. El uso de preservativos es una de las medidas para un sexo más seguro

¿Qué son las infecciones de transmisión sexual y cómo se adquieren?

Las infecciones de transmisión sexual se producen por causa de virus, bacterias, parásitos y hongos y se contagian fundamentalmente por contacto sexual, sea este oral, vaginal o anal.

Estos organismos se encuentran presentes en la sangre, el semen, el fluido vaginal y otros y por esa vía pasan de una persona a otra. Además algunas pueden contraerse por vía parenteral por agujas compartidas o transfusiones de sangre, o de madre a hijo, durante el embarazo y el parto.

Existe una alta incidencia de estos trastornos entre la población mundial, por lo que la OMS hace un llamado a la participación de todos para reducir su presencia y aumentar su control. La manera más efectiva de evitarlas es no exponerse a la transmisión sin la debida protección. El uso del preservativo disminuye considerablemente la posibilidad de contagio.

Protección con condones
El uso de los condones reduce las posibilidades de contagio contra varias de las infecciones de transmisión sexual, aunque no lo excluye completamente, pero es una medida de gran importancia

Principales ITS y sus síntomas

En la actualidad se conocen alrededor de 20 Infecciones de transmisión sexual. Las más conocidas por la población y frecuentes son el herpes genital, la sífilis, la gonorrea, la clamidiosis, el Virus del Papiloma Humano, el VIH/SIDA, la tricomoniasis y las hepatitis B y en menor grado la C.

De estas, hay 4 que tienen un alto nivel de incidencia, fundamentalmente en hombres y mujeres de entre 15 y 49 años. Ellas son la clamidia, la gonorrea, la sífilis y la tricomoniasis.

Agente productor de la tricomoniasis
Hay numerosos microorganismos que pueden causar infecciones de trasmisión sexual la tricomoniasis es una de la más frecuentes y que pueden ser evitadas si se toman las medidas adecuadas

Muchas de estas infecciones pueden estar exentas de manifestar síntomas hasta que se vuelven más complicadas o son diagnosticadas en la pareja sexual. Los signos más  frecuentes de encontrarse infectado son:

  • Fiebre
  • Erupción en la piel de las manos, los pies y el tronco
  • Ardor al orinar
  • Secreción por el pene
  • Llagas o verrugas en genitales, boca o recto
  • Flujo vaginal con fetidez
  • Sangrado vaginal fuera de lo normal
  • Inflamación de los ganglios linfáticos, en especial en la ingle
  • Dolor en el abdomen bajo
  • Dolor al tener relaciones sexuales

Estos síntomas pueden aparecer solo unos días después del contagio, o demorar años en manifestarse en dependencia del organismo de cada persona.

Las ITS en cifras

Las autoridades sanitarias muestran gran preocupación, porque a pesar de toda la información que existe acerca de las infecciones de transmisión sexual y las campañas abundantes acerca de su prevención estas aumentan más cada año.

Así mismo, hacen un llamado de atención para concentrar los esfuerzos por asegurar a la población y poner al alcance de todos los medios y servicios para prevenir estas enfermedades.

En 2016 la OMS declaró que se habían diagnosticado un total de 376.4 millones de nuevos casos de Infecciones de transmisión sexual. De éstos 156 millones fueron de tricomoniasis, 127.2 millones de clamidia, 86.9 millones de gonorrea y 6.3 millones de sífilis. Según estas cifras, 1 entre 25 personas ha sufrido alguna ITS, y en algunos casos han padecido de varias a la vez.

Sífilis
La sífilis es una de las infecciones de trasmisión sexual que puede ser evidente por las múltiples lesiones cutáneas que produce

Con relación a la incidencia por sexo, las mujeres son las más afectadas ya que el 5.3 % ha sufrido tricomoniasis, el 3.8 clamidia, el 0.9% gonorrea y el 0.5 sífilis. Los hombres  tienen porcientos un poco menores, habiendo sido diagnosticados el 2.7%, 0.7%, 0.6% y 0.5% respectivamente.

Consecuencias de las ITS

Las personas que padecen de Infecciones de transmisión sexual afrontan múltiples consecuencias para su salud y su vida en sentido general. No sólo se ve afectada su salud con los síntomas y molestias que estas provocan, su cuerpo se somete a un tratamiento que con el tiempo repercute en su propia resistencia a los medicamentos utilizados.

El herpes genital y la sífilis aumentan el riesgo de contraer VIH-SIDA, por su parte la gonorrea y la clamidia provocan inflamación pélvica en las mujeres lo que pone en riesgo su fertilidad. Así mismo el Virus del Papiloma Humano es responsable en muchos casos del desarrollo de cáncer cervico-uterino y por lo tanto de múltiples fallecimientos como consecuencia de esta afección.

Para las mujeres embarazadas el peligro aumenta, tanto para ella como para su bebé en desarrollo. La madre transmite la infección al niño y esto puede provocar deformidades congénitas al bebé, muerte prenatal y neonatal, prematuridad, neumonía, septicemia y muchas otras graves complicaciones.

Otro factor no menos importante es el estigma social al que se ven sometidos los pacientes con ITS. Aunque todos estamos expuestos a contraer estas infecciones, aquellos que las padecen son juzgados por su conducta sexual, lo que puede provocarles aislamiento social, depresión e incluso llevarlos al suicidio.

Campañas de divulgación
La educación sexual, los programas de prevención y las campañas para evitarlas están entre las medidas más eficaces para la prevención de las infecciones de transmisión sexual

Previniendo y tratando las infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual son prevenibles. Para ello existen los llamados métodos de barrera como los condones y por supuesto la abstinencia sexual total.

Además, hay medidas que se pueden tomar como:

  • Asesoramiento en los temas de Educación Sexual a los adolescentes.
  • Intervenciones que vayan dirigidas a grupos de riesgo como los hombres que practican sexo con otros hombres, los trabajadores sexuales y los que consumen drogas inyectables.
  • Asesoramiento en el uso del condón, las prácticas sexuales seguras y la reducción de los riesgos.
  • Implementación de una Educación Sexual Integral con asesoramiento antes y después de realizar las pruebas de ITS y VIH.
  • Divulgación de todo lo concerniente a los síntomas de las ITS.

Las ITS son tratables en todos los casos, aunque no siempre con los mejores resultados. La clamidia, la gonorrea, la tricomoniasis y la sífilis se combaten con antibióticos, pero si las infecciones se repiten la persona puede desarrollar resistencia a los medicamentos y hacer más difícil la sanación.

La Hepatitis se trata con interferón y antivíricos para contrarrestar los daños al hígado. El herpes y el VIH-SIDA también se atacan con medicamentos antivirales, pero en este caso el virus no desaparece, sino que se atenúa la evolución de la enfermedad.

Es necesario hacer hincapié en toda la información acerca de la prevención de las ITS, para evitar el aumento de las mismas en la población mundial, en especial entre adolescentes y jóvenes.

Te invito a conocer más sobre: LA SÍFILIS, UN PROBLEMA REAL