5 hábitos perjudiciales para tu piel que seguramente estás siguiendo


Tener una piel bonita no es solo una cuestión de edad o de genética. También influyen estos dos factores, cómo no, pero nuestra rutina diaria marcará más el destino de nuestra piel que la predisposición con la que nazca. Cuidártela es fundamental, pero por supuesto saber qué no hacer es todavía más importante. Y es que, sin pretenderlo, muchos de nosotros seguimos ciertos hábitos perjudiciales para tu piel que deberías desterrar hoy mismo.

Además, no se trata solo de una cuestión de belleza, que también, si no de salud y hábitos beneficiosos para nuestro cuerpo y nuestra mente. A continuación te contamos cuáles son estos hábitos perjudiciales para tu piel. Como verás, son cosas que, como te decimos, también afectan a otros aspectos de nuestra vida, por lo que es importante que tomes conciencia no solo por una cuestión de belleza.

Otros artículos de interés: Mascarillas caseras para la piel

Hábitos perjudiciales para tu piel

Tabaco y alcohol, un dúo peligroso:

razones para dejar de fumar quiero dejar de fumar sin engordar

El tabaco y el alcohol no son nada sanos, es evidente, todos lo sabemos aunque muchos de vosotros los consumís habitualmente. Sin embargo, sus efectos van más allá de los temas de salud que todos conocemos. También nuestra belleza se resentirá si somos fumadores o bebedores habituales.

Los efectos sobre la piel atacan desde dentro, reflejándose en una piel seca, apagada y sin vida. Además, tendremos más tendencia a un envejecimiento prematuro, por lo que si quieres lucir bella, tendrás que empezar a pensar en este tema como otro motivo para dejar el vaso encima de la mesa y apagar el cigarrillo para siempre.

Por supuesto, no solo te debe preocupar tu piel en este aspecto. Las influencias del tabaco y el alcohol en nuestra salud son enormes. Ya verás cómo te sientes mejor cuando los dejes y sobre todo a largo plazo no tendrás los devastadores efectos que ambos provocan sobre nuestro organismo.

Si todos sabemos lo perjudiciales que son, llegando incluso a ser mortales, ¿por qué seguimos consumiéndolos? El problema radica en la aceptación social. Así que, si tú no fumas ni bebes pero en tu círculo sí, intenta ir cambiándoles la forma en que ven el tema para que logren dejarlo de una vez por todas. Si no lo hacen por su salud, que lo hagan por su piel. Es lo que menos importa en definitiva, pero a veces el motivo que nos parece más insignificante es el que más nos ayuda a salir del pozo.

Alimentación poco sana:

Añade el limón para limpiar los intestinos

Esto es básico. Si tu piel está grasa, seca, apagada, con brillos… en definitiva, poco sana, ya sea por un exceso o un defecto de algo, probablemente la culpa la encontrarás en la alimentación.

Descarta que se trate de un problema hormonal, que también se suele reflejar en gran medida sobre la piel y descubre los beneficios de comer sano. El cuerpo necesita una dieta rica en productos naturales, como frutas o verduras, nos hidratan desde dentro y le devuelven a la piel su salud y su belleza.

Por otro lado, los azúcares en exceso, la bollería refinada, los procesados, etc., contribuyen a que nuestra piel vaya empeorando cada vez más. Comer mal es uno de los peores hábitos perjudiciales para tu piel, por lo que debes saber que por muchas cremas que utilices y por mucho que te intentes cuidar la piel, si luego comes de mala manera no vas a conseguir nada, todo lo contrario, tu piel seguirá empeorando sin frenos.

En este sentido, para aprender a comer mejor, la ayuda de un dermatólogo y un nutricionista, de forma combinada, te van a ayudar a lograr tu objetivo de cuidar tu cuerpo y tu piel.

Trasnochar:

6 pasos: Elige el colchón perfecto

¿Te gusta trasnochar? ¿Eres de pasar la noche en los bares, en el trabajo o simplemente en casa viendo series? Haces mal. La noche es fundamental para oxigenar la piel y si no duermes y descansas lo suficiente nunca se te va a mejorar. La gente que trasnochar suele tener tendencia a tener una piel más seca y arrugada, por lo que, por el bien de tu cuerpo, tu mente y tu belleza, trata de dormir tus 8 horas diarias y utilizar la noche para ello.

¿Es lo mismo dormir por el día que por la noche? No. El cuerpo tiene su propio reloj biológico y aunque intentemos alterarlo no es lo mismo, no tiene los mismos beneficios.

Imponte una rutina de sueño y descanso y, a no ser que sea por una cuestión laboral que evidentemente no puedes cambiar, vete a dormir temprano. Las juergas diarias o los maratones de Netflix no le van a hacer ningún favor a tu belleza. Tenlo claro y descansa, es lo mejor que puedes hacer por tu cuerpo y tu piel.

Utilizar productos inadecuados:

Los retinoides

A veces tendemos a recurrir al consejo de nuestra mejor amiga o de nuestra influencer preferida para los productos de belleza y cuidado personal. Y obviamente no es mala idea. Si ellos ya lo han probado (cuidado con que no te estén haciendo una campaña de publicidad) y realmente les gusta, es la mejor garantía para saber que un producto va bien y es de calidad.

Evidentemente la piel necesita productos buenos y no le vale cualquiera, pero aquí también encontrarás la respuesta: no le vale cualquiera. Lo que a tu amiga le va bien, es posible que a ti no te funcione. Cada persona es un mundo y tiene un tipo de piel diferente, así como unas necesidades distintas, por lo que es importante que evalúes bien lo que a ti te va a ir correctamente. Conocer tu tipo de piel es fundamental en este caso para saber elegir los productos más adecuados para ti. Controla bien los componentes de cada producto y sus efectos principales, trata de distinguir la realidad de la publicidad, y no te dejes llevar solo por factores externos como un anuncio bonito o un envase llamativo.

También te será muy útil en este sentido acudir a la farmacia y pedir muestras para poder probar distintos tipos de cremas y ver cuál te va mejor y cuál te gusta más en cuanto a textura, olor, etc.

No beber agua:

ahorrar en la factura del agua

Por último, si quieres desterrar los hábitos perjudiciales para tu piel, recuerda que estar hidratado es muy importante para cuidarte por dentro y por fuera. El agua es imprescindible para nuestro organismo y no beber lo suficiente también es uno de los mayores hábitos perjudiciales para tu piel.

Un truco para poder beber más y no olvidarte de ello es llevar siempre contigo una botella, ponerte una alarma o tratar de llevar un conteo por horas. Por ejemplo, entre cada comida debes beber X cantidad y durante las comidas otro tanto.

Un cuerpo bien hidratado se reflejará en una piel bonita, suave y sin arrugas… o al menos, retrasándolas todo lo que tu genética te permita. Además, mantenernos hidratados nos beneficia en muchos otros aspectos de salud, por lo que es algo que no puedes seguir posponiendo.

¿Conoces más hábitos perjudiciales para tu piel? ¿Cuáles son los hábitos que sí te benefician y has notado sus efectos positivos desde que has cambiado de rutinas? Cuéntanoslo en los comentarios o en nuestras redes sociales y entre todas nos ayudaremos a lucir una piel más sana y bonita. ¡No te conformes con una piel que no mereces!

Sigue leyendo: Cómo cuidar tu piel en casa