Gripe estacional… ¿quién se debe vacunar y con que tipo de vacuna?


Llega el otoño, las hojas caen, y la gripe estacional llega. Esta gripe estacional es una infección respiratoria aguda causada por virus de influenza que circulan por todas partes del mundo.

¿Cuantos tipos de virus causan la gripe estacional?

Existen 3 tipos de virus de la gripe estacional, tipos A, B y C. Los virus influenza tipo A se clasifican además en subtipos según las combinaciones de 2 proteínas diferentes que forman parte de la estructura del virus, la hemaglutinina (H) y la neuraminidasa (N), localizadas en la superficie del virus.

Los diferentes tipos de virus de influenza se caracterizan pro componentes especificos en su estructura
Existen 3 tipos de virus de la gripe estacional, tipos A, B y C. Los virus influenza tipo A se clasifican además en subtipos según las combinaciones de 2 proteínas diferentes que forman parte de la estructura del virus, la hemaglutinina (H) y la neuraminidasa (N), localizadas en la superficie del virus.

Entre los seres humanos circulan los subtipos de virus de la gripe A (H1N1) y A (H3N2). La influenza circulante A (H1N1) también se escribe como A (H1N1) pdm09. Esto es debido a que causó la pandemia en 2009. Con posterioridad reemplazó el virus de la gripe estacional A (H1N1) que había circulado antes de 2009.

Los virus circulantes de la influenza B se pueden dividir en dos grupos principales, denominados B / Yamagata y B / Victoria. Como una notable diferencia los virus de la influenza B no se clasifican en subtipos.

Los virus de influenza A y B circulan y causan brotes y epidemias. Debido a esta razón, las cepas relevantes de los virus de influenza A y B están incluidas en las vacunas contra la gripe estacional.

El virus de la gripe de tipo C se detecta con mucha menos frecuencia y por lo general causa infecciones leves. Esto significa que presenta implicaciones de salud pública menos impactantes.

Manifestaciones de la gripe estacional en los humanos

La gripe estacional se caracteriza por una aparición repentina de fiebre, tos (generalmente seca). También se presenta dolor de cabeza, dolor muscular y articular. Así como malestar severo, dolor de garganta y secreción nasal.

La gripe estacional ocasiona toma del estado general de los pacientes
Las manifestaciones clinicas de los virus de la infleunza se corresponden con tos, fiebre, dolor de garganta y toma del estado general de los pacientes

¿Quieres conocer más sobre la gripe?

La tos puede ser severa y puede durar 2 o más semanas. La mayoría de las personas se recuperan de fiebre y otros síntomas en una semana sin necesidad de atención médica.

Tos y secreciones nasales acompanan ala spersonas afectadas de gripe estacional o influenza
La tos y las secreciones nasales son de las manifestaciones que aparecen con mayor frecuencia elas personas afectadas

No obstante, la influenza o gripe estacional, puede causar complicaciones graves e incluso la muerte. Especialmente en personas consideradas dentro de los grupos con alto riesgo.

Período de contagio de la gripe estacional

Es posible que pueda transmitir la gripe a otra persona antes de saber que está enfermo, así como mientras está enfermo. La mayoría de los adultos sanos pueden infectar a otros comenzando 1 día antes de que se desarrollen los síntomas y hasta 5 a 7 días después de enfermarse. Algunas personas, especialmente los niños pequeños y las personas con sistemas inmunológicos debilitados, podrían ser capaces de infectar a otros durante un tiempo aún más largo.

Inicio de los síntomas o manifestaciones de la influenza o gripe estacional

El tiempo desde el momento en que una persona está expuesta al virus de la gripe hasta cuando los síntomas comienzan es de aproximadamente 1 a 4 días, con un promedio de aproximadamente 2 días. Este tiempo, de la infección a la enfermedad, es conocido como el período de incubación, y de promedio es de aproximadamente 2 días.

Transmisión

La gripe estacional se propaga con facilidad, con una transmisión rápida en áreas populosas de población. Dentro de estas se deben incluir escuelas y hogares de ancianos. Cuando una persona infectada tose o estornuda, las gotas que contienen virus, es decir, las gotitas infecciosas. Estas también son conocidas como microgotas de Flügge. Estas microgotas son aquellas que se dispersan en el aire. De esta manera se propagan a personas cercanas que respiran estas gotitas.

Las microgotas de Flügge son portadoras de grandes cantidades de particulas virales que son infectivas para las personas.
Cuando una persona infectada tose o estornuda se producen gotas que contienen virus.

El virus también puede ser propagado por manos contaminadas con virus de la gripe. Para prevenir la transmisión, la gente debe cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al toser y lavarse las manos con regularidad.

¿Quién está en riesgo de contraer y padecer la gripe estacional?

Las epidemias anuales de influenza pueden afectar gravemente a todas las poblaciones. De hecho, el mayor riesgo de complicaciones ocurre entre las mujeres embarazadas, y los niños de 6 a 59 meses. También se debe incluir entre las personas susceptibles de padecer de influenza o gripe estacional a los ancianos. Otro grupo susceptible es el de las personas con condiciones médicas crónicas específicas, como el VIH / SIDA. E incluso aquellos que padecen de asma, o de las enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas. No se deben olvidar los trabajadores de la salud dentro de los grupos de riesgo.

Epidemias estacionales y carga de morbilidad

En climas templados, las epidemias estacionales ocurren principalmente durante el invierno. En tanto en las regiones tropicales, la gripe puede ocurrir durante todo el año. De hecho, se presentan brotes de forma más irregular.

Las enfermedades varían de leve a grave, que pueden ocasionar incluso la muerte. La hospitalización y la muerte ocurren principalmente entre los grupos de alto riesgo. En todo el mundo, se calcula que estas epidemias anuales provocan entre 3 y 5 millones de casos de enfermedades graves y entre 250 000 y 500 000 muertes.

En los países industrializados la mayoría de las muertes asociadas con la influenza ocurren entre personas de 65 años o más. Las epidemias pueden resultar en altos niveles de absentismo laboral y escolar conllevando elevadas pérdidas de productividad. Las clínicas y los hospitales pueden sentirse abrumados durante períodos de pico de enfermedad.

Los efectos de las epidemias de gripe estacional en los países en desarrollo no se conocen completamente, pero las estimaciones de la investigación indican que el 99% de las muertes en niños menores de 5 años con infecciones respiratorias inferiores relacionadas con la influenza se encuentran en países en desarrollo.

Prevención

La forma más efectiva de prevenir la enfermedad es la vacunación. Las vacunas seguras y eficaces están disponibles y se han utilizado por más de 60 años.

¿Que vacuna utilizar?

Entre los adultos sanos, la vacuna contra la gripe proporciona protección. Y esto acontece incluso cuando los virus circulantes pueden no coincidir exactamente con los virus de la vacuna.

Sin embargo, entre los ancianos, la vacunación contra la influenza puede ser menos eficaz en la prevención de la enfermedad. Un acierto es que de esta forma se reduce la gravedad de la enfermedad y la incidencia de complicaciones y muertes. La vacunación es especialmente importante para las personas con mayor riesgo de complicaciones graves de la gripe. También para los humanos que viven con personas de alto riesgo o que se ocupan de ellas.

¿Quién se debe vacunar?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacunación anual para:

  • mujeres embarazadas en cualquier etapa del embarazo
  • niños entre 6 meses y 5 años
  • ancianos (mayores de 65 años)
  • personas con condiciones médicas crónicas
  • trabajadores de salud.
La OMS aconseja aplicar las vacunas contra la gripe estacional son ac
Las vacunas contra la gripe estacional protegen contra tres o cuatro tipos de virus

Características de las vacunas contra la gripe estacional

La vacuna contra la gripe es más efectiva cuando los virus circulantes están contemplados con los virus contenidos en las vacunas.

Al efecto la OMS cuenta con una red de Centros Nacionales de Influenza y Centros Colaboradores de la OMS en todo el mundo. Debido a la constante evolución de los virus de la gripe, el Sistema Mundial de Vigilancia y Respuesta a la Influenza (GISRS) monitorea continuamente los virus de influenza que circulan en humanos y actualiza la composición de las vacunas.

De esta forma la OMS actualiza su recomendación sobre la composición de la vacuna. Esta vacuna trivalente se dirige a los tres tipos de virus en circulación que resultan más representativos. En el momento actual para proteger contra un virus de la influenza A (H1N1), un virus de la gripe A (H3N2) y un virus de la influenza B. Comenzando con la temporada de influenza del hemisferio norte, se recomienda un cuarto componente para apoyar el desarrollo de la vacuna cuatrivalente.

¿Que son las vacunas cuatrivalentes?

Estas vacunas cuatrivalentes incluyen un segundo virus de influenza B además de los virus en las vacunas trivalentes. De esta forma se espera que proporcionen una protección más amplia contra las infecciones por el virus de la gripe B.

A su vez existen varias vacunas inactivadas contra la influenza, así como las llamadas vacunas recombinantes contra la gripe estacional. Estas últimas obtenidas mediante técnicas de biologia molecular, las que se encuentran disponibles en forma inyectable. En tanto la vacuna viva atenuada contra la influenza está disponible como espray o aerosol nasal.

¿Que tratamiento se puede utilizar si padeces de la gripe?

Habitualmente se usan medicamentos que están destinados a la mejoría del estado general de las personas, como pueden ser contra la toma del estado general de los pacientes, incluyendo contra el dolor de cabeza, la fiebre y la tos. Entre estos se encuentran el nolotil o ibuprofeno.

Los tratamientos con antivirales se aplican en personas afectadas con gripe estacional
Los trataminestos contra la gripe estacional debe estar orientado contra las ,manifestaciones que presentan los pacientes como puede ser fiebre y malestar general

Los medicamentos antivíricos para la gripe están disponibles en algunos países y pueden reducir las complicaciones graves y las muertes.

Lo ideal es que exista una administración temprana, es decir, dentro de las 48 horas de la aparición de los síntomas de la enfermedad. Existen 2 clases de estos medicamentos: los inhibidores de la proteína neuraminidasa de la gripe (oseltamivir y zanamivir, así como peramivir y laninamivir).

El otro grupo está formado por los llamados bloqueadores de canales de protones adamantanos (amantadina y rimantadina). Con relación a estos últimos existen con frecuencia reportes de resistencia viral. Esto conlleva serias limitaciones de su efectividad, y por lo tanto, del tratamiento.

La OMS supervisa la susceptibilidad antiviral entre los virus circulantes de influenza para proporcionar orientación oportuna para el uso antiviral en el manejo clínico y quimioprofilaxis potencial. En la actualidad, la mayoría de los virus circulantes de la gripe son resistentes a los adamantanes. De ahí que la OMS recomienda los inhibidores de la neuraminidasa como tratamiento de primera línea. Y esto cobra vigencia para las personas que requieren terapia antiviral.

Sin embargo, lo cierto es que la organización internacional apoya los esfuerzos de los Estados Miembros para desarrollar estrategias de prevención y control. La OMS lo hace fundamentalmente a través del aumento de la cobertura vacunal entre los grupos de alto riesgo y prepararse para la próxima pandemia de gripe estacional.