Cuidado con la gripe, siempre al acecho


La gripe siempre está al acecho. No es para asustar a nadie ni es una consigna, es simple y lamentablemente una triste realidad.

Permíteme justificar porque digo que es una triste realidad. Pues es una simple enfermedad que puede llegar a ser grave, incluso mortal, y complicar la existencia de niños y ancianos así como de personas que padecen las llamadas enfermedades crónicas. He ahí su importancia capital por lo que debemos tomar medidas extremas para evitarla, y si estas afectado hacer lo indicado para obviar las complicaciones.

También se le conoce como gripa o Influenza.

Aunque la gripe se contagia a través del aire, es importante mantener fuerte nuestro sistema inmunológico con alimentos ricos en vitaminas.

A fin de cuentas ¿qué es la gripe?

La gripe es una infección respiratoria causada por virus. Estos virus se transmiten por el aire y se introducen al organismo a través de las vías aéreas superiores, es decir la nariz o la boca.

La gripe produce fiebre, malestar general y manifestaciones respiratorias
Entre las manifestaciones respiratorias de la gripe encontramos las secreciones nasales y la tos intensa

De hecho se contrae la gripe cuando se inhalan pequeñas gotitas provenientes de la tos o los estornudos de alguna persona afectada por gripe. También se puede contraer si toca algún objeto que haya estado en contacto con las secreciones de una persona enferma de gripe.

La denominada gripe estacional está relacionada con la época del año, es decir, las estaciones, ocasionando las llamadas epidemias estacionales.

Se reconoce por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que circulan tres tipos de gripe estacional denominadas A, B y C. Entre los virus gripales de tipo A se encuentran subtipos en correspondencia con la presencia de dos proteínas presentes en la superficie del virus, denominadas H y N. Entre estos subtipos de virus gripales A, encontramos que en la actualidad se encuentran circulando en el ser humano los subtipos A (H1N1) y A (H3N2).

Estos virus de la gripe circulan a nivel mundial con una amplia afectación de la población. Se calcula, que entre el 5 al 20 % de los estadounidenses padece de gripe todos los años.

La gripe se disemina fácilmente afectando en muy corto tiempo a gran número de personas. Es típico que una vez que alguna persona se enferma con gripe en un población más menos cerrada, como puede ser una escuela o centro de trabajo, en el orden de dos o tres semanas después de la llegada de la gripe se generaliza afectando numerosas personas.

Si padeces de gripe ¿Qué manifestaciones aparecen?

gripe invernal
La gripe es más alarmante en niños y ancianos

La infección de la gripe se caracteriza por la presencia de manera rápida de fiebre alta, dolores musculares generalizados, dolor de cabeza intenso y malestar general que se acompaña de tos seca, dolor de garganta y secreción nasal.

Los síntomas o manifestaciones de gripe aparecen entre uno a siete días después de entrar en contacto con el virus, aunque el llamado periodo de incubación generalmente se encuentra en el orden de 2 días.

También suelen aparecer escalofríos, mareos, enrojecimiento de la cara, decaimiento, náuseas y vómitos esporádicos. Algunas personas pierden el apetito.

Prevención y tratamiento

vacunas contra la gripe
Las vacunas son un excelente tratamiento preventivo

De forma espontánea desaparecen al cabo de cuatro a siete días la gran mayoría de las manifestaciones o síntomas, sin necesidad de atención médica. No obstante la tos y la sensación de cansancio pueden perdurar durante periodos más largos que pueden llegar a ser de semanas. En ocasiones la fiebre reaparece.

El uso de vacunas se ha convertido en una práctica sistemática con magníficos resultados en la prevención de las epidemias de gripe, sobre todo de los casos de gripe A o B, que resultan mucho más frecuentes que los de tipo C, que son mucho menos frecuentes, de ahí que en la composición de las vacunas contra la gripe estacional no se incluyen virus del tipo C.