Ganglios linfáticos inflamados: ¿Cuándo tienen que preocuparte?


Si has notado que tienes uno de los ganglios linfáticos inflamados, seguramente estarás preocupada por saber qué está pasando en tu organismo. El descubrimiento de un bulto por más pequeño que sea debe llamar nuestra atención. Pero no te preocupes, aquí te contamos todo acerca de los ganglios linfáticos. Desde sus funciones hasta su comportamiento y por supuesto, qué hacer cuando notamos que están inflamados.

Función de los ganglios linfáticos

¿Para qué se encuentran los ganglios linfáticos en nuestro organismo? ¿Son necesarios? Sí, muy necesarios, porque ellos actúan como filtros de bacterias y virus. Los atrapan y estos no alcanzan a afectarnos.

La ubicación del ganglio linfático inflamado puede dar signos de donde está la infección
La ubicación del ganglio inflamado puede dar señal de la afección

Su forma de reaccionar ante la presencia de un cuerpo extraño es armar un ejército de glóbulos blancos. Lo que produce una inflamación. Aunque los ganglios linfáticos son más de quinientos, sin embargo, los que puedes sentir que están inflamados suelen estar en la zona del cuello, axila o ingle.

Causas de inflamación

Generalmente la inflamación pasa sola. Con el correr de los días, la inflamación puede disminuir hasta desaparecer. Menos en el caso de  infección en alguna zona de nuestro organismo, donde los ganglios linfáticos inflamados seguirán en ese estado hasta que haya desaparecido la causa.

Siempre que se trate de una infección, la inflamación o molestia en los ganglios suelen estar acompañados de fiebre o síntomas de resfrío o molestias en la garganta u oído.

Mira Cómo aliviar los síntomas de la gripe

Es más, la ubicación de los ganglios linfáticos inflamados puede dar cierta pista de la zona de donde proviene el problema. Si se trata de los que se encuentran debajo del maxilar, por ejemplo, es probable que se trate de un trastorno en la garganta o en las vías respiratorias superiores.

Cuando los ganglios linfáticos inflamados son varios y están en distintas partes del cuerpo se trata de una infección sistémica. Es decir, VIH o un trastorno inmunitario, tales como artritis reumatoide o  lupus.

En muy pocas ocasiones, la inflamación de los ganglios puede ser un síntoma de cáncer. En estos casos los ganglios suelen tener una textura dura, tienen un rápido crecimiento y permanecen fijos.

Diagnóstico

El médico podrá determinar que está sucediendo en el organismo a través de una revisión física de los ganglios linfáticos y preguntas. Las preguntas se harán para conocer la existencia o no de una infección preexistente como los resfríos.

El tamaño del ganglio puede dar indicios de un problema leve
Qué significa un ganglio linfático

Como mencionamos anteriormente la posición de los ganglios linfáticos inflamados nos da una pista acerca de donde está el problema. Por lo tanto, el médico revisará la zona controlada por dichos ganglios en busca de picaduras o  lesiones en la zona cubierta.

Cuándo preocuparse

Si luego de unas dos semanas la inflamación continúa o es mayor, tienes que concurrir a una consulta, para detectar la causa y tratarla lo antes posible. De todas maneras si te preocupa es mejor sacarse todas las dudas con un profesional.

En los casos que la inflación haya surgido sin causa aparente, es un motivo para consultar con el médico. De la misma manera, si tienes una fiebre alta que no baje fácilmente, transpiras cuando duermes a la noche o estás perdiendo peso sin haber modificado tu rutina alimenticia o de actividad física, tienes que realizar una consulta.

Si la inflamación no te permite respirar o tragar normalmente amerita una consulta urgente.

La recomendación fundamental es evitar las complicaciones que suelen aparecer cuando no se trata la raíz del problema que está causando la inflamación. Las infecciones se deben tratar lo antes posible, de lo contrario pueden formar abscesos. Que al progresar puede desatar una infección  general bacteriana.

Características que preocupan

Tamaño

A través del tacto, el médico podrá determinar si el tamaño del ganglio puede ser problemático o no. Si miden de uno a uno y medio centímetro se puede considerar normal, dependiendo de su ubicación, consistencia y flexibilidad. Si el ganglio supera esta medida, el médico puede pedir otro estudio antes de diagnosticar.

Ubicación

Los ganglios que generalmente se inflaman son los que se encuentran en cuello, ingle y axilas. Por lo tanto, si sobresalen en otras zonas como encima de la clavícula, puede llamar la atención del médico para indagar sobre la causa.

Consistencia

Si son blandos, semiblandos o duros también importa. Sumados a los otros aspectos puede indicar una leve infección, linfomas o una metástasis de cáncer si se trata de un ganglio de gran rigidez y dureza.

Movilidad

La posibilidad de moverlo suavemente es una señal de que la causa es una infección. Mientras que si se encuentra fijo, puede tratarse de una metátasis porque significaría que está unido más profundamente.

Características del ganglio linfático indican su causa
Con ecografías puede estudiarse el funcionamiento de los ganglios

Tratamiento de ganglios linfáticos inflamados

El tratamiento para frenar o eliminar la inflamación de los ganglios linfáticos es la cura de la causa. Si se trata de virus no puede tratar con antibióticos, pero si se tratara de un trastorno bacteriano, es probable que el médico te indique algún antibiótico. Al igual que el tratamiento médico adecuado para la enfermedad, en caso de que esa sea la causa de la inflamación.

Cómo aliviar la inflamación de los ganglios linfáticos

La inflamación puede causar cierta molestia, sensibilidad o dolor hasta que desaparezca. Es decir, mientras esperas que el tratamiento haga efecto, puedes realizar estos tratamientos caseros para aliviar la zona y sentirte un poco mejor.

Compresa tibia

Un poco de calor alivia la inflamación en los ganglios, por ello, puedes utilizar un paño embebido en agua tibia y apoyarla sobre la zona donde se encuentren los ganglios linfáticos inflamados.

Toma de analgésicos

Existen muchos analgésicos que están disponibles como venta libre, tales como ibuprofeno o paracetamol. La aspirina también es un analgésico que ayuda a aliviar los síntomas de inflamación, pero se debe tener cuidado. Porque no deben ser administrados a adolescentes ni niños que se estén recuperando de varicela, gripe o alguna enfermedad similar.

Ante cualquier duda frente a la toma de analgésicos, siempre es mejor consultar con el médico.

Descanso

El organismo necesita descansar para recuperarse mucho más rápido.