Eres adicto al móvil, pero tú todavía no lo sabes: Haz este test


Quizá te suene muy brusco o muy tajante el hecho de que te digamos que eres adicto al móvil aunque tú no lo creas. Y no es que queramos generalizar, pero sí que deseamos que hagas un poco de pensamiento crítico, de examen de autoconciencia para saber si puedes ser etiquetado como tal o si estás al margen de este problema. ¿Por qué creemos que a ti te sucede? Porque, lamentablemente, es un mal de nuestros días muy extendido, y el hecho de que esté bien visto socialmente implica que muchas personas no lo vean un problema como tal.

Desbloquear el móvil cientos de veces al día, revisarlo continuamente incluso si no ha sonado o sentir la necesidad de contestar inmediatamente a todo lo que entra son algunas señales de esta adicción. Queremos que seas sincero contigo mismo y que, con nosotros, hagas este test para saber si eres adicto al móvil. Vamos a enumerarte una serie de comportamientos de los adictos. Si respondes de forma afirmativo a al menos cinco enunciados, deberías ponerte en marcha para buscar solución. Puedes pedir ayuda a tu entorno, visitar a un profesional especialista en tratamiento de adicciones a las nuevas tecnologías o comenzar con los primeros pasos escuchando audiolibros como ‘Desconecta’, de Marc Massip.

Sigue leyendo: Los peligros de las redes sociales

Duermes con el móvil en la mesita de noche: el primer signo de un adicto al móvil

El primer signo de una persona que podemos considerar que es adicto al móvil es que tiene el teléfono siempre en la mesita de noche. De esta forma, es lo último que ve al acostarse y lo primero al levantarse. Si lo deja fuera de la habitación le produce una cierta intranquilidad. Esto es muy negativo ya que impide que puedas descansar bien. Si te pones la excusa del despertador, te recomendamos comprar uno que no implique tener el móvil al lado de la cabeza.

Has dejado de hacer otras actividades

Quizá tú pienses que no, pero si te reporta más satisfacción quedarte en casa mirando Instagram en lugar de salir a pasear o si prefieres una videollamada a tomar un café con alguien, por pura pereza, entonces estamos nosotros en lo cierto. Estás dejando pasar algunas actividades simplemente por mirar el móvil, algo que te da cierta satisfacción inmediata, pero que es una actividad absolutamente vacía.

Utilizas el móvil durante tu trabajo o tus estudios

Necesitas tener la concentración puesta en lo que estás haciendo, ya sea estudiar, trabajar o simplemente ver una película con tu pareja. Por lo que, si utilizar el móvil incluso en estos momentos, es muy posible que seas adicto al móvil.

La gente te dice que usas demasiado el móvil: ¿eres tú el adicto al móvil o son ellos quienes exageran?

Desde fuera suele ser más fácil ver lo que ocurre en una determinada situación, ya que no está condicionado por nuestro prisma sesgado. Si tu familia, amigos o pareja te dicen bastante a menudo que utilizas mucho el móvil o que no les prestas atención, por favor, no te pongas a la defensiva. No les digas que son egoístas por reclamar tu atención e intenta hacer un poco de mirada autocrítica y mirar por qué esto sucede así, por qué ellos sientes eso y qué puedes hacer tú para solucionarlo y conseguir que el móvil no sea un impedimento para tus relaciones sociales, las de verdad.

es malo dormir con el movil

No te imaginas pasando una semana sin teléfono móvil

Si te dijéramos que debes guardar en un cajón el móvil durante una semana y usar un antiguo Nokia 3310 solo para recibir llamadas importantes, ¿qué nos dirías? Probablemente no pares de ponernos excusas para justificar que necesitas el móvil. Y ojo, no queremos decirte que el teléfono sea algo que deberíamos eliminar de nuestra vida, ni mucho menos. Es increíblemente útil y una herramienta imprescindible para muchas personas. Pero si crees que no podrías pasar tu vida sin móvil, igual que no podrías pasar sin comer, sin dormir o sin ducharte, lamentamos decirte que estás poniéndolo por delante de las necesidades básicas. Y eso es un error o, mejor dicho, un comportamiento de un adicto al móvil.

Lo primero que haces al despertar es mirar el móvil: el mayor indicador de un adicto al móvil

Tanto si duermes con el teléfono en la mesita de noche como si lo dejas fuera, si miras el móvil y contestas a las notificaciones incluso antes de desayunar, de ir al baño o de darle los buenos días a tu pareja, tienes un problema de adicción bastante grande. Esto significa que tu móvil está tan integrado en tu cabeza que incluso necesitas consultar antes que otras actividades como el propio desayuno.

Lo revisas incluso si no ha sonado

Hoy en día casi todo el mundo lleva el móvil en silencio. Pero las notificaciones están ahí. Si echas un vistazo continuamente para mirar si te ha entrado algo o, incluso si sabes que no ha entrado nada lo coges y lo desbloqueas para abrir ciertas apps y controlar por ti mismo que no tienes nada pendientes, lamentamos decirte que tienes un problema de adicción bastante considerable. ¿Por qué sientes esa necesidad de comprobar continuamente que no te ha llegado nada que realmente no es urgente? Recuerda que, si es urgente, recibirás una llamada. El resto es secundario.

aprovechar las redes sociales vivir para instagram

Lo tienes siempre encima de la mesa, incluso cuando comes

Esto va en la línea de sentir la necesidad de tener el móvil siempre cerca. Cuando comes, cuando vas al baño, cuando duermes… Actividades primarias para las que no necesitamos para nada un teléfono y, sin embargo, se ha convertido en una extensión de nuestras manos. Y esto, si te paras a analizarlo es un error de manual. Necesitamos estar siempre disponibles, para cuando una persona que ni siquiera es nuestro amigo o incluso una empresa de publicidad nos quiera contactar. Y con esto nos olvidamos del verdadero placer de comer con nuestra familia sin pantallas, de ir al baño sin tener que hacer una actividad simultánea e incluso de dormir sabiendo que vamos a descansar plenamente.

Superas más de una hora de pantalla al día

Es difícil cuantificar cuánta es la cantidad de tiempo apropiada para usar el móvil cada día. Pero, teniendo en cuenta que el mayor problema del ser humano en nuestros días es que no consigue sacar tiempo para sí mismo, dedicar más de una hora al día en mirar la pantalla del smartphone es una auténtica salvajada. ¿Te parece poco? Bien. ¿Y si te decimos que, con tan solo una hora al día, estarías perdiendo dos semanas completas en un año, solo mirando la pantalla de tu móvil? Esto es una auténtica barbaridad, ¿no crees? Para poder reducir el tiempo de uso del móvil te proponemos que te mires los ajustes de Tiempo de uso (iOS) o Bienestar digital (Android) en tu teléfono móvil y que te pongas un widget muy visible, en la pantalla de inicio, para poder controlar cuánto estás usando el móvil y que tú mismo sepas cuándo parar. Recuerda, solo una hora, que te parece poco, son dos semanas al año SOLO mirando la pantalla del móvil. No dejes que tu tiempo se pierda de esta manera.

Otros artículos de interés: ¿Sabes qué es la nomofobia?