Enfermedades laborales en los adictos al trabajo


Las personas con adicciones al trabajo han existido desde tiempos inmemorables, pero es a partir de los años 80 que esta condición se torna un problema. Para muchas personas ser muy trabajador es una virtud apreciada. Pero lo cierto es que, esta afección se escapa de las manos de quienes lo padecen. Generando problemas familiares, sociales, laborales, personales y causando muchas enfermedades laborales.

Este tipo de adicción no es tomada en serio por muchos especialistas, ya que no se considera lo mismo ser adicto al trabajo que un buen trabajador. Se trata de una forma de comportarse muy dañina. Ya que estas personas no mantienen un equilibrio en sus vidas exigiéndose más a sí mismos.

enfermedades laborales
Quienes padecen este trastorno no pueden controlar su comportamiento.

Quién es un adicto al trabajo

Puede parecer que una persona adicta al trabajo es una persona motivada laboralmente. Pero no es así, esta adicción se trata de una condición de salud mental. Para las personas que padecen este trastorno es igual que otras con tendencia a las drogas o el alcohol, no pueden controlar su comportamiento.

En algunos esta forma de ser vincula con la ambición de conseguir un estatus social o alcanzar el éxito. Para otras, es una necesidad de escapar del estrés emocional. Se describe en personas que por lo general se consideran perfeccionistas.

Los adictos al trabajo se desempeñan al igual que los adictos a las drogas, logrando obtener “euforia” en sus participaciones laborales. Esta euforia lo llama a repetir su comportamiento una y otra vez. Lo que da pie a consecuencias negativas y enfermedades laborales.

Motivos de la adicción al trabajo

Los motivos por lo que un trabajador común puede llegar a caer en esta condición obsesivo-compulsiva se relaciona con diferentes causas. Siendo las principales:

  • Ambición por el dinero, o metas de alcanzar cierto estatus en la sociedad.
  • Dificultades económicas que lo inciten a trabajar más de lo necesario para conservar su puesto de trabajo.
  • Desorganización laboral, esto puede requerir que el trabajo se extienda por más horas de las necesarias.
  • Problemas familiares, por lo que el trabajador se refugia en el trabajo para pasar menos tiempo en casa.
  • Dificultad mental para decir “no” a las exigencias de los jefes o encargados.
  • Problemas de autoestima, que conllevan a creer que serán más valorados por su esfuerzo en el trabajo.
  • Causas físicas como el estrés, lo que hace que mediante el trabajo se descargue la adrenalina acumulada.

Enfermedades laborales en los workhaholic

Las excesivas horas que los workaholics o trabajólicos pasan en su lugar de trabajo, en posiciones prologadas o cumpliendo con funciones de exigencia físicas, ocasiona muchas enfermedades laborales. Tales como:

Trastornos mentales

Son más propensos a padecer de desórdenes de salud mental. Un estudio realizado por la Universidad de Bergen develó que existe una estrecha relación con la adicción al trabajo y ciertos trastornos psiquiátricos.

Las evaluaciones determinaron que los trabajólicos son más propensos a tener un déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Asimismo pueden ser propensos a trastornos de ansiedad y depresión.

enfermedades laborales en los adictos al trabajo
La excesiva carga de responsabilidades a la que ellos mismos se someten también deriva en estrés.

Problemas cardiovasculares.

Los adictos al trabajo, responden a un grupo de perfil psicológico denominado tipo A. Para estas personas se ha demostrado que existe mayor riesgo de padecer de trastornos cardiovasculares. Lo que se refiere a personas perfeccionistas, obsesionadas con el trabajo y el éxito y competitivas.

Estas exigentes jornadas laborales a las que se someten por si mismos diariamente ocasionan enfermedades cardíacas coronarias, presión arterial, diabetes o problemas con el colesterol.

Estrés

Esta es sin duda una de las enfermedades laborales de las que pocos se salvan y claro está, los trabajólicos menos. La excesiva carga de responsabilidades a la que ellos mismos se someten también deriva en estrés. Lo que libera hormonas que aumentan el riesgo de padecer otras enfermedades.

Dolores lumbares

Tanto las posturas sedentarias como en el caso de los oficinitas o realizar mucho movimientos como lo trabajadores levantan cargas, puede generar lumbagos. Estos son problemas que se dan a largo plazo por el desgaste de la columna o rigidez de los tendones que rodean la misma.

Los síntomas más comunes son los dolores en la espalda baja o cintura debido a que los movimientos del tronco suceden más en esa zona. Los trabajos que se realizan con la espalda doblada hacia adelante o hacia los lados generan estas molestias. Si no se corrige a tiempo puede complicarse y provocar incapacidad.

Problemas estomacales o digestivos

El aparato digestivo tiene con muchas partes del cuerpo. Siendo el sistema nervioso central una de estas conexiones. Por lo que cuando los trabajólicos se someten a las exigencias laborales que le causan estrés, generan también contracciones de los músculos digestivos.

Estas conductas repetitivas pueden llegar a causar síndromes como el intestino irritable.

Problemas visuales

Una de las enfermedades laborales más comunes puede ser el síndrome del ojo seco. Debido a las extensas horas frente a la pantalla del ordenador se vuelven propensos a fallas en la visión. En casos como estos, lo recomendables es apartar la vista al menos un minuto por hora para descansar.

enfermedades laborales y depresión
Cuando este problema no se resuelve puede empeorar y no mejorar con el descanso.

Obesidad

El ritmo de trabajo elevado y el mismo estrés que este produce no permite que el adicto al trabajo cumpla con una dieta sana. Lo que ocasiona que coma comidas rápidas, así como también puede saltarlas.

Cansancio y fatiga crónica

Esta es una de las principales consecuencias de la excesiva actividad de los adictos al trabajo. Lo que puede tener solución con el cumplimiento de un horario de trabajo razonable y periodos de descansos recomendados. Cuando este problema no se resuelve con antelación puede empeorar y no mejorar con el descanso.

Ya conoces las enfermedades laborales que amenazan a las personas con adicciones al trabajo. La mejor manera de evitar padecer de una de ellas es corrigiendo el desorden obsesivo –compulsivo. La salud debe estar por encima de muchas metas personales y económicas.

Lee: Cómo mantener la concentración en el trabajo o en los estudios