El pan engorda, la gran mentira que te hacen creer


Seguro que lo has leído en muchos sitios: el pan engorda. Multitud de web, revistas y libros se hacen eco de esa frase que tanto daño puede hacer. Y es que se trata de una de las grandes mentiras del mundo moderno, en el que parece que está todo centrado en un supuesto «cuerpo perfecto», más que en mantener una buena salud. En una sociedad donde parece que lo más importante es el aspecto físico y la obsesión por perder kilos, a menudo surgen rumores no verificados sobre ciertos alimentos que o bien hacen que desaparezca la grasa por arte de magia, o bien que hace que aparezca. Y ya comienzan los ecos y los rumores corren como la pólvora, que nos invaden con mucha información que no siempre es real. Y uno de esos afectados de forma injusta por estos rumores es el pan.

El pan está lleno de virtudes
Que el pan engorda es una de las grandes mentiras del mundo moderno, sumergido en una sociedad obsesionada con el físico y que ya no sabe qué inventar

Descubre todos los beneficios: pan con aceite de oliva

El pan engorda… ¿y qué más?

Ten muy en cuenta que cuando es tu salud la que está en juego no te puedes fiar de todo lo que leas, ni por internet, ni en revistas… ni siquiera en libros de supuestos especialistas. Lo mejor que puedes hacer cuando escuchas alguna barbaridad como que el pan engorda, es contrastar información en diversos medios y lugares, consultar con un verdadero especialista (o dos por si acaso…) la veracidad de esos datos. De este modo, una vez hayas recopilado todos los datos que puedas lo mas importante: ¡toma tu propio criterio!

Además la mayoría de las «dietas milagro» que se promocionan, posiblemente lo hacen en los mismos sitios donde te dicen lo malísimo que es el pan. ¿Y qué es lo primero que te dicen estas «dietas»?: «¿Quieres adelgazar y estás comiendo pan? ¡Estás loco! Tienes que eliminar el pan desde ya«.

El buen pan
Debes adaptar el consumo de pan a tu forma de vida y a tus necesidades, incorporándolo siempre con una alimentación saludable

Pero resulta que el que comas pan no está relacionado ni con la grasa abdominal, ni con la obesidad en general. Ahora bien, si te comes todos los días dos barras de pan rellenas de tocino seguro que coges peso. Es tan importante con qué comemos pan como la cantidad, los excesos nunca son buenos.

Eliminar del todo el pan y los hidratos de carbono de la alimentación lo único que hará será perjudicar a tu cuerpo. Nuestro organismo necesita que le aportes hidratos para poder trabajar con normalidad.

Una buena alimentación e incluso una buena dieta para adelgazar siempre incluirá el pan, aunque sea solo por las mañanas. De este modo nos aporta energía para afrontar el día y no estemos cansados todo el tiempo. Además su poder saciante evita que piquemos entre horas y tengamos ansiedad si estamos a dieta. Debes adaptar el consumo de pan a tu forma de vida y a tus necesidades, incorporándolo siempre con una alimentación saludable.

¿Por qué se está extendiendo tanto el mito de que el pan engorda?

Como hemos comentado arriba, en multitud de dietas milagro y planes para adelgazar, una de las primeras cosas que te dicen es que tienes que eliminar el pan de tu alimentación. Puede que tú mismo hayas seguido alguno de estos planes y hayas perdido peso, pero eso es normal. Puede que digas que me estoy contradiciendo en el mismo párrafo pero ahora mismo te explico. Si me lo permites vamos a dejar a un lado las dietas milagrosas, ya si te tiras una semana tomando solo caldo perderás peso sí o sí, claro que a costa de tu salud.

Un buen bocadillo
El pan engorda es un mito, lo que engorda es lo que le echamos al pan

En los planes para adelgazar en los que te eliminan el pan, también te quitan muchas cosas como dulces, grasas, refrescos… Esos alimentos son lo que realmente te hacen engordar y si los eliminas de tu alimentación y los cambias por otros menos calóricos pierdes peso. Es de lógica.

Pero si eliminas de tus comidas un alimento tan esencial como es el pan con la idea de perder peso, lo único que conseguirás es generar una ansiedad innecesaria y unas ganas de tomar hidratos que no te imaginas. Pero claro, esa misma ansiedad te llevará a comer bollería y derivados que sí que engordan. Lo que será mucho peor.

¿Todo el pan es igual?

La respuesta es muy simple: para nada. Todo lo que estamos hablando de si el pan engorda o no, nos referimos siempre a una barra de pan natural, el pan de toda la vida. Sin embargo debes tener mucho más cuidado con el pan de molde, ya que suele tener muchas más grasas y azúcares, haciéndolo mucho menos saludable y mucho más calórico. Antes de comprarlo lee bien los ingredientes y la información nutricional.

Dos colores, el mismo alimento
Tanto el pan blanco como el pan integral son muy saludables. Elegir uno u otro dependerá de tus necesidades de fibra

Si tienes dudas entre elegir entre pan blanco y pan integral ambos son muy saludables. Además las calorías que aportan son prácticamente las mismas. La diferencia es que el pan integral tiene mayor cantidad de fibra que contiene, por lo que te ayudará a ir al baño con más frecuencia. Además el pan integral tiene una digestión más lenta, así que te sentiras saciado durante toda la mañana si lo eliges para desayunar.

te gustará Conocer: las maravillas del pan de centeno