¿Qué son los dolores de crecimiento y cuánto dura?


Se denominan dolores de crecimiento a aquellos que sienten los niños en sus piernas, especialmente durante la noche. Se trata de un dolor punzante en sus muslos, pantorrillas y en la parte de atrás de sus rodillas. Estos suelen tener una intensidad tal que los despiertan.

Se denominan de crecimiento por la edad que tienen los niños a los que ataca, puesto que suelen suceder de 3 a 5 años y entre los 8 y 12 años. Pero no existe ningún estudio científico que demuestre que crecer genere dolor. De igual manera, no existe una cura que sea efectiva, para calmarlo puedes realizarle un masaje y la aplicación de una bolsita de agua tibia.

El dolor no es permanente dura solo unos minutos y retorna luego de varios días. En algunos casos los niños han sentido dolor en la cabeza y en el estómago.

dolores de crecimiento

¿Cuándo se debe consultar con el médico?

El dolor debe pasar antes de la mañana, si perdura debe consultar con su pediatra. Otra razón que amerita una consulta es si la intensidad del dolor no le permite realizar ninguna actividad.

Además, el dolor debe estar localizado en el músculo y no en sus articulaciones. Además, si el niño se ha lastimado, la razón puede deberse a la lesión y no al crecimiento.

 También se debe estar atento a la presencia de otros síntomas tales como fiebre, debilidad, hinchazón, enrojecimiento, erupción u otro.

¿Cuáles son las causas de los dolores de crecimiento?

Las causas de sentir estos dolores son desconocidas, hasta el día de hoy no hay pruebas de que crecer duela. Lo más probable es que el niño tenga dolores en los músculos por las actividades que realiza durante el día.

La edad donde aparecen dichos dolores coincide con la fase donde se realizan ejercicios de correr, saltar y trepar de manera excesiva. Por eso se debe tener cuidado de llevar a practicar deporte sin abusar en su intensidad.

Hacer ejercicios todos los días, puede generarles estos dolores. En ese caso se debe reducir la intensidad y días de entrenamiento. Sin abandonar las prácticas por completo, puesto que el ejercicio y el deporte es importante para el crecimiento físico y psíquico de todo niño.

Diagnóstico

Luego de realizar un examen físico y escuchar todos los síntomas, puede tomar la decisión de solicitar análisis de sangre o alguna placa radiográfica para ver si se trata por alguna otra razón Porque algunos dolores que el niño pueda sentir a dicha edad pueden tener otra causa que no sean los dolores de crecimiento.

Si el médico lo cree necesario tendrá que salir de la duda si se trata de alguna otra afección, tales como artritis juvenil, enfermedad de Lyme, lupus, escleroderma, fibromialgia u otra.

dolores de crecimiento

Como padres debemos prestar atención al lugar donde le duele, cuándo comienza los dolores y cuánto dura. Además, debemos revisar si tiene algún otro síntoma y qué hacemos para que le pase.

Lo más importante es que si se trata de dolores de crecimiento, no tienen secuelas y desaparecen en menos de dos años.

Remedios caseros para los dolores de crecimiento

Existen algunas terapias naturales a las cuales puedes recurrir para calmar las molestias al niño.

Masajes en las piernas

Masajea la zona donde el niño siente dolor. Puedes notar que las molestias pasan cuando reciben mimos y abrazos.

Bolsa de agua tibia

El calor del agua podrá aliviar el dolor muscular. Apoya una bolsa de agua tibia sobre la zona adolorida y pasará. Solo ten en cuenta sacar la bolsa cuando el niño se duerma.

Analgésico

Si el dolor es fuerte puedes recurrir a un analgésico de venta libre como el ibuprofeno o paracetamol. Por la edad del niño no se recomienda darle aspirina porque puede producir síndrome de Reye. Esta afección es grave pero muy poco frecuente.

Estiramientos

Si el niño ha realizado mucha actividad de día, conviene enseñarle algunos ejercicios de estiramiento. Puedes pedirle al pediatra para que te indique cuáles son los más adecuados para su edad y músculo donde siente dolor.

dolores de crecimiento

Diferencia entre dolores de crecimiento y crecimiento rápido

Durante la pubertad ocurre un crecimiento rápido, durante el cual el crecimiento de los huesos puede forzar la flexibilidad de los tendones y músculos. La inflamación puede interferir las actividades deportivas. Dicha inflamación se denomina apofisitis.

El rango de crecimiento rápido ocurre durante dos o tres años y las zonas más afectadas son las rodillas y tobillos. El tratamiento para calmar la inflamación consiste en realizar ejercicios de flexibilidad y aplicación de hielo en las zonas adoloridas.

¿Cuáles son los trastornos más frecuentes durante el crecimiento?

Crecimiento demasiado rápido

En el caso de que ocurra un crecimiento rápido, puede indicar la presencia de un tumor ubicado en la glándula llamada pituitaria. Esta glándula es la responsable del crecimiento y si la piernas o brazos crecen rápido se puede deber a la presencia de un tumor, que puede ser extirpado o tratado con hormonas.

Crecimiento demasiado lento

Un desequilibrio hormonal puede provocar una disminución de la velocidad de crecimiento del niño. Un análisis de sangre podrá detectar el desequilibrio y a partir de allí se podrá determinar cuál será el tratamiento hormonal más efectivo.

Genética

El factor genético es relevante en la curva de crecimiento que tiene el niño, así que es posible que se trate de un trastorno de crecimiento por herencia.

Comportamiento

El comportamiento de la madre durante el período de embarazo interfiere directamente con el crecimiento del niño. Si hubo abuso de alcohol, medicamentos o alguna otra sustancia debe ser informado al pediatra.

Los dolores de crecimiento deben ser calmados con un poco de caricias y atención. Ante cualquier duda es mejor solicitar una consulta con su pediatra.

En el siguiente artículo te contamos cuáles son los: 6 alimentos que ayudan al crecimiento de los niños.