Dieta del pomelo: sus beneficios y cómo realizarla sin riesgos


La dieta del pomelo es una de las llamadas “dietas de ayuno” o semiayuno, ya que se trata de comer únicamente pomelos durante una semana.  Como todas estas dietas debe ser realizada tomando las debidas precauciones y con supervisión médica, pero según los especialistas, promete perder hasta ocho kilogramos en una semana.

Lee más sobre: Dietas rápidas

Los pomelos
La dieta del pomelo debe ser realizada con precaución

¿Cómo nació la dieta del pomelo y cómo funciona?

Para comenzar, es interesante conocer la historia de esta dieta.  Fue muy popular en la década del 90 del siglo pasado.  Famosa entre actrices de los Estados Unidos, por eso es conocida también como la “dieta de Hollywood”.  En sus mejores épocas se creía que con esta dieta se podían perder hasta 23 Kg. en sólo 75 días.

La dieta consiste en una combinación de jugo de pomelo con vegetales y alimentos ricos en grasas y proteínas, como por ejemplo carne, quesos y mantequilla.  Entre los vegetales se recomiendan los tomates, lechuga, pepinos y zanahorias, mientras que se deben evitar los cereales, tubérculos, panificados y frutas.

Según los creadores de esta dieta, la combinación entre grasas de origen animal y vegetales actúa como quema grasa, y el pomelo precipita el proceso de combustión.  El hecho de que muchas personas que seguían esta dieta perdieran peso demasiado rápido debido a que el pomelo es muy bajo en calorías y se presentara el efecto rebote, hizo que muchos médicos la desaconsejaran.

Sin embargo estudios posteriores permitieron descubrir que el pomelo podría influir en los niveles de insulina que se producen después de la ingestión de alimentos, logrando que no sean tan elevados con lo que se mejora la digestión y se evita el almacenamiento de las grasas en el organismo.

La moderna dieta del pomelo

El desayuno con pomelo
Incluye medio pomelo en el desayuno

Actualmente se ha llegado a una reformulación de esta dieta basada en las propiedades del pomelo como bien las describe esta cartilla de la NIH.  Recordemos que es un cítrico que contiene  pectina, potasio, calcio y fructosa, además de ser muy rico en vitamina C; de hecho,  una porción aporta casi el 100% de la cantidad de vitamina C recomendada.  Por esta razón se valoran sus propiedades anti-envejecimiento , antioxidantes y como regenerador de tejidos.  Además el pomelo posee más de 150 fitonutrientes saludables para el sistema cardiovascular.    El pomelo rojo por su parte contiene 50 veces más carotenos que el blanco.

Así, el pomelo es una fruta que ayuda a perder peso, pero se recomienda no realizar una dieta basada exclusivamente en el consumo de pomelos ya que pueden provocar riesgos para la salud sino incluirlo dentro de la dieta consumiéndolo de diferentes formas.

La dieta del pomelo moderna propone ingerir medio pomelo  más un vaso de jugo de pomelo en cada comida, lo cual permite perder hasta 4.5Kg. en tres meses en forma saludable.  Ingerir mayores cantidades de pomelo puede llevar a perder peso más rápidamente, pero te recomendamos prestar atención a las contraindicaciones de la dieta del pomelo que te daremos más adelante.

Agrega pomelo a tu dieta de estas formas:

  • Zumo
  • Fruta fresca pelada
  • Combinado con ensaladas
  • Endulzado con miel
  • Combinado con yogur y miel
  • Combinado con naranjas, frambuesas, fresas u otros frutos ácidos
  • Acompañando platos con carne de res.

O prepara este  postre de pomelo con fresas perfumado con menta:

Toma dos pomelos, 50 gramos de anacardos o castañas de Cajú, media taza de fresas y cuatro cucharadas de miel.  Además necesitarás cuatro cucharadas de menta fresca para perfumar.  Pela los pomelos y córtalos en rodajas.  Por otra parte limpia las fresas.  Coloca las rodajas de pomelo sobre un plato o bandeja, sobre éstas coloca las fresas y añade los anacardos.  Calienta la miel y vierte sobre la preparación.  Decora con las hojas de menta fresca y… ¡a disfrutar!

Riesgos de la dieta del pomelo

Una dieta basada exclusivamente en el consumo de pomelo, si bien permite perder mucho peso rápidamente, produce un desequilibrio en el organismo, además de provocar el efecto rebote.  La dieta del pomelo está completamente desaconsejada en personas que padecen acidez, gastritis o diarreas. Si de todas formas decides realizar la dieta del pomelo, no la prolongues por más de un día, ni más de un día por mes.  Chequea esta lista:

  • No realizar la dieta del pomelo si estás ingiriendo algún tipo de medicación, ya que el pomelo interactúa con muchísimos fármacos disminuyendo su efecto o aumentando su toxicidad.
  • No realices la dieta del pomelo en fechas cercanas a una operación quirúrgica.
  • La dieta del pomelo basada exclusivamente en el consumo de esta fruta produce pérdida de masa muscular debido a su bajo contenido en proteínas.
  • El descenso poco saludable de peso produce flacidez en la piel y tejidos debido al efecto “yo-yo”.
  • Puede provocar rechazo al consumo de pomelos, cuando en realidad esta fruta es muy saludable y es positivo incorporarla a la dieta con moderación.
  • Otras consecuencias son irritabilidad, estrés, depresión y ansiedad por la comida.

Cómo elegir las frutas para la dieta del pomelo

La dieta del pomelo y sus combinaciones
Combina los pomelos con otras frutas ácidas

Como decíamos anteriormente, hay principalmente dos variedades de pomelo: el pomelo blanco y el pomelo rojo o rosado.  El pomelo rosado es más rico en carotenos pero menos ácido.  Aunque los dos son igualmente apropiados para la dieta, prefiere los pomelos blancos.

  • Elige pomelos duros y pesados, de piel firme, elásticos.
  • Descarta las frutas que presentes zonas blandas u hoyos, arrugadas o con poco jugo.
  • Descarta los pomelos muy lustrosos, es señal de que han sido tratados con ceras o productos químicos para mantener su aspecto desde la recolección hasta que es adquirido por los consumidores.
  • Prefiere los pomelos frescos y orgánicos; en lo posible, adquiéralos a productores locales para garantizar la frescura de los frutos.

Otros beneficios: Consumir pomelos, una idea buena