3 formas de enseñar a los niños a cuidar del medio ambiente


Todos queremos que nuestros hijos sean buenas personas de mayores y, como ya sabrás, lo que aprendan en los primeros años de su vida determinará en gran medida lo que harán cuando sean adultos. Por tanto, es ahora cuando tú debes poner de tu parte para guiarles por el mejor camino. No hablamos solo de cómo se comportan consigo mismos y con los demás, hay otro tema que también debería preocuparnos bastante y al que le solemos dar poca importancia: cuidar del medio ambiente. Pero sí, es algo fundamental si queremos que siga siendo sostenible vivir en este planeta.

Bien porque no sepamos cómo hacerlo o bien porque es una tarea que pensamos que le corresponde a los profesores del colegio, tú también debes darle ejemplo y cómo debe relacionarse con su entorno.

Te damos una serie de consejos fáciles para que no se te haga cuesta arriba este tema.

Otros artículos de interés: La alimentación infantil: aprendiendo a comer desde pequeños

3 consejos para aprender a cuidar del medio ambiente

No tires papeles al suelo:

cuidar del medio ambiente
El primer paso para enseñar a tus hijos a cuidar del medio ambiente es enseñarles que la basura no se tira al suelo.

Recuerda que los niños repiten todo lo que tú haces, por tanto, tú debes ser el primero que se conciencie de hacer un cambio de hábitos. No tires papeles al suelo nunca, bajo ningún concepto. En todas las ciudades hay papeleras y basuras repartidas por las calles, por lo que si debes caminar un par de calles con un papel en la mano, será siempre mucho mejor que tirarlo al suelo. Si el papel no mancha, incluso puedes guardarlo en el bolsillo y tirarlo cuando llegues a casa.

Recicla en casa:

cuidar del medio ambiente
Pídeles que te acompañen a tirar la basura: así verán que cada cosa va en un contenedor diferente

Y hablando de casa, recuerda que aquí es donde debe empezar su educación, no en el colegio. Enséñales desde pequeños a reciclar con los cubos de basura por colores. Para él será un juego, pero inconscientemente estará cogiendo un hábito que seguro que continuará haciéndolo en su casa cuando sea adulto.

No juegues con la luz y el agua:

cuidar del medio ambiente
¡No desperdicies luz o agua!

Por último, enséñale a dosificar los recursos naturales. La luz y el agua están al alcance de todos, o eso piensan ellos, ya que no saben que tener este tipo de comodidades es en realidad un lujo al que muchas personas no tienen acceso.

Sin embargo, además de que pagamos por ellos, son recursos limitados, por lo que debes enseñarles que no deben desperdiciarlos. Cerrar los grifos, cambiar el baño por la ducha, apagar las luces cuando no las estamos usando o no poner la calefacción si no es imprescindible, son algunos de los gestos con los que ellos descubrirán cómo ahorrar luz y agua.

Y tú, ¿qué trucos sigues para enseñar a tus pequeños a cuidar del medio ambiente? ¿Quieres compartirlos con nosotros?

Sigue leyendo: Otros consejos que deberías darle a tus hijos