Coronavirus y los problemas neurológicos


El coronavirus y los problemas neurológicos están muy relacionados entre sí. Sabemos que el coronavirus afecta a varios órganos, principalmente a los pulmones y riñones, por la gran infección e inflamación que provoca.

Pero ya hace varios meses que este virus se ha instalado en todo el mundo y todavía no se lo puede controlar. Una de las razones principales es que muta con demasiada frecuencia, convirtiéndose en un virus con alto nivel de contagio.

Mientras los científicos lanzan algunas vacunas y siguen trabajando en su efectividad, lo que más sabemos o están quedando en evidencia son las secuelas que deja en las personas que lo han padecido.

Coronavirus y los problemas neurológicos

Uno de estos efectos es estudiado recientemente, se trata del trastorno grave que produce en el cerebro. Es más, en algunos casos, la insuficiencia respiratoria sufrida por la mayoría de las personas que tienen síntomas se debe a un trastorno en el cerebro y no en los pulmones.

Entre los síntomas más notables se encuentra el dolor de cabeza, convulsiones y hasta derrames cerebrales. Aunque la mitad de las personas que tuvieron que ser internadas presentaban síntomas de delirios y confusión.

Coronavirus y los problemas neurológicos

Hasta el momento se creía que el virus Covid-19 no afectaba directamente al cerebro.  Estos trastornos se le atribuían a la insuficiencia respiratoria. Puesto que la falta de oxígeno no solo afecta a los pulmones, sino que produce daño a todos los órganos, incluyendo al cerebro.

Cuando el cerebro no recibe la cantidad de oxígeno necesario se puede producir trastornos neurológicos graves. Otra razón probable de los trastornos neurológicos que sufren los pacientes de coronavirus es la inflamación causada por la citosinas.

Sin embargo, los últimos estudios realizados por los científicos a las personas con trastornos neurológicos graves como las convulsiones, revelaron la presencia del virus en el mismo líquido encefálico Por lo que se trataba de una meningitis viral.

¿El Covid-19 puede atacar al cerebro directamente?

Esto da un vuelco en todo lo aprendido hasta el momento del covid-19. Puesto que ahora se sospecha que el virus no ataca a los pulmones. Primero ataca al cerebro, lo que genera una insuficiencia respiratoria que luego afecta a la salud de los pulmones o riñones.

El tronco encefálico es el responsable de que respiremos hasta cuando estamos dormidos. Si el virus ataca esa zona, produce insuficiencia respiratoria. Lo raro es que dicha zona se encuentra protegida de ataques de virus y bacterias por una especie de barrera hematoencefálica.

Esta barrera está formada por células que revisten al cerebro y a la médula espinal, impidiendo todo contacto con los microbios y bacterias.

Coronavirus y los problemas neurológicos

Pero según los últimos estudios el covid-19 no solo puede cruzar disfrazado dicha barrera sino que puede instalarse allí para volver a hacer daño luego de un tiempo.

La conducta de este virus no es tan desconcertante porque otros virus también actúan de esa manera. Uno de los ejemplos es el virus de la varicela, que queda dormido en las células de la columna vertebral de los niños infectados y reaparece en la vida adulta en forma de culebrilla.

Secuelas en sobrevivientes con trastornos neurológicos

El síntoma más frecuente de que el virus está atacando al cerebro es cuando la persona sufre un agotamiento extremo. Este trastorno conocido como enfermedad del sueño o encefalitis letárgica sufrida en un primer momento produce que la persona tenga un episodio de animación suspendida luego de curarse del coronavirus.

Durante un período de tiempo se muestran muy deprimidos, no pueden transmitir sentimientos ni ningún tipo de sensaciones, como si siguieran durmiendo. Algunos médicos han revertido esta situación con la administración de L-Dopa, un medicamento que puede reponer los niveles de neurotransmisor dopamina.

Otros medicamentos a los que han recurrido los médicos de acuerdo al diagnóstico son a los antidepresivos selectivos o inhibidores de la recaptación de serotonina. Con el fin de prevenir cualquier daño o efecto que pudiera surgir a largo plazo.

Ante estos casos que van apareciendo, es necesario hacer un seguimiento a los pacientes que ya han sido infectados por covid-19.

¿Cuál es la amenaza más inmediata del coronavirus?

El daño en los pulmones es el impacto más inmediato que tiene el virus en nuestro organismo. Por lo tanto, se intenta tratarlo de manera inmediata. Pero el cerebro, también puede ser afectado y aunque la cantidad de personas a las que ataca es menor la secuela es más importante.

Es más el daño puede generar trastornos mucho más severos dentro de unos años, por lo que no se puede dejar de lado. El temor de los médicos que están viendo estos trastornos en los pacientes de coronavirus es que el tratamiento es mucho más largo que el que se ofrece para curar los daños causados en pulmones, riñones e hígado.

Coronavirus y los problemas neurológicos
Evitar los contagios es la mejor prevención.

Incluso cuando se habla de eficiencia médica, existen soluciones para tratar una insuficiencia respiratoria, puesto que en los casos más graves se recurre al respirador artificial. Cuando se trata de un daño en los riñones se puede recurrir a diálisis. En cambio, cuando se trata de un daño en el cerebro, hasta el momento no existe algo que lo pueda volver a activar.

Así que hasta que la vacuna sea eficiente y se pueda crear una inmunidad general de la población debemos hacer todo el esfuerzo por mantener distancia social y usar mascarillas.

Consecuencias a largo plazo

Muchos de los pacientes que se han recuperado del coronavirus poseen síntomas que persisten y a pesar de haber pasado un año de la existencia de este virus todavía se desconoce cuáles pueden ser las consecuencias que a largo plazo esta enfermedad puede causar en nuestro organismo.

En lo poco que se conoce del coronavirus y los problemas neurológicos, los médicos de todo el mundo han detectado que una gran proporción de pacientes que pasaron por una internación por coronavirus han mostrado fatiga y disnea luego de estar curados. Mientras otros pacientes pasan por algunos episodios de neurológicos como pérdida de la memoria.

Luego de unos meses estos síntomas pueden persistir y hasta comprometer algunos órganos como los pulmones, el corazón, los riñones y el cerebro. Según lo indican los especialistas esto se debe a la inflamación grave, hipercoagulabilidad, y daño al mismo sistema inmunológico que provoca la invasión de este virus en nuestro cuerpo.

Lo mejor que se puede hacer por el momento para tratar de evitar cualquier situación de coronavirus y los problemas neurológicos es tratar de estar lo más fuerte posible para hacerle frente al virus. Por lo tanto, en caso de que se tenga alguna afección se debe seguir con el tratamiento adecuado. No descuidar nuestra salud a causa de la cuarentena es una de las prioridades que tenemos que tener en cuenta.

La clave para subsistir al virus es alimentarse bien, hacer ejercicio y seguir los protocolos de cuidados aconsejados por los médicos. Si tenemos acceso a la vacuna, pues mucho mejor.

Conoce qué es, cuáles son los síntomas y cómo se trata: Insuficiencia respiratoria