¿Qué podemos hacer para controlar la ansiedad antes de que empiece?


La ansiedad, lamentablemente, cada vez afecta a más personas a lo largo y ancho del planeta. Es uno de los principales trastornos de nuestros días y en algunos casos impiden incluso llevar un ritmo de vida normal, frenando a quien lo sufre en su día a día y dificultando realizar incluso las tareas más sencillas. Y es que controlar la ansiedad no es tan fácil de lo que parece.

Pero algo podemos hacer. Y es en este punto en el que te queremos ayudar hoy. Tanto si estás empezando a sufrirla dese hace poco tiempo como si ya se ha instalado en tu vida en un plazo mayor, tenemos una buena noticia que darte. No te podemos ayudar a eliminar por completo la ansiedad, para esto necesitarás ir a un psicólogo que te guíe mejor de lo que podemos hacer nosotros a través de una pantalla, pero sí que te podemos dar algunas pautas para prevenir que una crisis de ansiedad vaya a más o incluso para tener las herramientas necesarias para frenarla cuando vaya a llegar.

Son 5 consejos que te van a ayudar y que no pierdes nada por poner en práctica. Toma nota y no lo dejes pasar.

Otros artículos de interés: Diferentes entre ansiedad y depresión

Consejos para controlar la ansiedad justo cuando va a comenzar una crisis

Respira:

ser más feliz

Si notas que vas a empezar a sufrir una crisis de ansiedad pronto, no dejes que pase ni un minuto más sin ponerle solución. Incluso si no estás seguro de si es un simple bajón o si va a venir una crisis grande, ponle remedio antes de comprobar de qué se trataba. El primer paso es respirar, tratar de relajarte por ti mismo y calmarte.

En este sentido, suele ayudar bastante conocer técnicas de respiración y meditación, en este momento necesitas que tu cuerpo comprenda que no hay nada de lo que preocuparse, que no hay ningún momento para estar ansioso y que todo es un estado mental del que debes escapar.

Respira, tranquilízate y recuerda que no te va a pasar nada malo, repítete esto y cambia los malos pensamientos por buenos. Aunque te resulte difícil poco a poco lo conseguirás. Lo importante es que crees tu propia rutina para controlar la ansiedad cuando notes que va a tocar a tu puerta.

Espanta los malos pensamientos:

Mientras respiras, ahuyenta los malos pensamientos que estén empezando a llegar a tu cabeza. Hay diferentes métodos, algunas personas lo que hacen es tratar de darle forma a aquello malo que están pensando, visualizarlo y ver que luchan, literalmente contra ellos. También hay quienes repiten en voz alta NO y de este modo van visualizando como la bola con sus malos pensamiento va disminuyendo.

Evidentemente, esto no sirve en todos los casos ni es la solución definitiva al problema. Pero sí que te ayudará a trabajar poco a poco contra ellos y controlar la ansiedad.

Lo más sano en este caso sería tener a alguien con quien poder hablar del tema. Cuando empiece a aparecer la ansiedad, habla con alguien de confianza, alguien que te comprenda y sepa escucharte, que no le quite importancia al tema, sobre lo que estás sintiendo, lo que estás pensando y cómo te gustaría que esa situación no se repitiera más. Esa persona, si tiene empatía y te conoce bien, podrá ayudarte a frenarlo y que no vuelva a repetirse o al menos que tarde más en aparecer el próximo problema de ansiedad, hasta que finalmente te olvides de ella.

Escribe:

superar la ansiedad

Además de visualizar cómo luchas contra tus pensamientos negativos, otro truco que suele funcionar bastante bien si no tienes a nadie con quien hablar del tema justo cuando te está ocurriendo es escribir. Escribe aunque sean palabras o frases sueltas. Lo importante es que saques de dentro lo que te está ocurriendo. Recuerda que la ansiedad es una enfermedad mental, intangible y es importante que le des forma, que puedas «tocarlo», que lo veas con tus propios ojos para poder relativizarlo y comprobar que no pasa nada.

A muchas personas el simple hecho de escribir sobre ello les ayuda a controlar la ansiedad y que desaparezca, sin llegar a formarse una crisis. Con el tiempo, verás como poco a poco coges más destreza en esto y te ayuda más que las primeras veces. Lleva siempre contigo una libreta pequeña y un boli para tratar de controlar esto si te ocurre en cualquier sitio. Además, mientras estás escribiendo estás manteniendo tu mente ocupada y ayudándote a centrarte en otra actividad que no sea pensar solo en tu ansiedad y en lo que te está sucediendo en el tiempo presente.

También hay quienes aprovechan para escribir cuentas o incluso novelas. Lo importante es que hagas aquello que te ayude a sentirte mejor.

Sal a hacer alguna actividad física:

¿Te gusta hacer deporte? Da igual lo que respondas, lo importante es que comprendas lo bueno que es el ejercicio físico para tu mente. Evidentemente, si no estás acostumbrado, no te vamos a pedir que salgas a correr la maratón. O, si te da a las cuatro de la tarde de un mes de agosto, tampoco te aconsejamos que salgas a correr a pleno sol, porque puede ser peor el remedio que la enfermedad. Pero sí es importante que, siempre que puedas, antes de que te vaya a dar la ansiedad, salgas de casa, aunque sabemos que es lo que menos quieres en este momento, hazlo. Sal a caminar a ritmo rápido, a correr, a coger la bicicleta o, si no es posible, haz ejercicio en casa (bici estática, cinta de correr…).

El ejercicio físico es increíblemente bueno para la ansiedad y los estados anímicos bajos. Nos ayuda a liberar endorfinas y a sentirnos mucho mejor ahora y luego. Además, a largo plazo también nos puede ayudar a controlar para siempre la ansiedad. No te pongas excusas. En cuanto notes que llegan los primeros malos pensamiento, sal a por ello.

Busca un plan para la noche:

controlar la ansiedad Cómo superar el trastorno de ansiedad

Por último, si la ansiedad quiere llegar por el día, por mucho que hayas podido controlarla, es importante que busques algún plan para la noche, ya que es posible que no la pases todo lo bien que te gustaría. Si puede ser acompañado, mucho mejor. Ver una película que te guste, un reportaje o un programa de televisión. Si estás solo, ponerte tu serie favorita te ayudará, también leer un libro que te mantenga enganchado y que no te recuerde nada a la fuente de tus preocupaciones.

Lo importante es que mantengas tu mente ocupada para controlar la ansiedad y que tú sepas que eres mucho más fuerte que ella, que no va a poder contigo y que hoy será la última vez que venga a visitarte. Apóyate en alguien muy de confianza para que sepa cómo vas en este tema, haz cosas que te gusten y te mantengan lleno y mantén alejados los malos pensamientos si quieres controlar la ansiedad hoy y para siempre.

Escribir y el ejercicio son los mejores métodos para combatirla, pero escúchate a ti mismo y descubre aquello que te ayuda en tu caso concreto. Cada persona es un mundo y nadie te va a conocer mejor que tú mismo.

Sigue leyendo: Alimentos buenos contra la ansiedad