Cómo conservar los alimentos frescos


Anteriormente en Alimentos Ricos os hablamos de la importancia de tener una buena despensaen este artículo seguimos hablando de la óptima conservación de los productos frescos que tenemos por la cocina.

Es importante tener bien claro los tiempos de consumo preferente de cada alimento, ya que como todo, el paso del tiempo tiende a corromper el producto aunque esté congelado. Una buena distribución del producto en el frigorífico o el uso de elementos especiales para el congelado son algunos de los puntos que destacamos en nuestro artículo, sigue leyendo para las demás recomendaciones de conservación.

Productos frescos conservacion
Si tenemos una buena organización, podremos conservar los alimentos frescos y disfrutarlos en óptimas condiciones por más tiempo.

Conservar los productos frescos

Conservación en el frigorífico

Para conservar los alimentos, la temperatura ideal de refrigeración oscila entre los 0º y 5º C.

Pescados frescos crudos. Su duración oscila es de un día. Si lo queremos mantener más tiempo tendremos que dejarlo aliñado con algún vinagre o limón.

Carne picada cruda. Su duración en el frigorífico es de un día.

Carne cruda. Su duración en el frigorífico es de 2 a 3 días.

Carne cocida, pescado cocido. Su duración en el frigorífico es de 2 a 3 días. Al estar cocinado, su duración es mayor.

Leche pasteurizada o leche esterilizada previamente abierta. Su duración en el frigorífico es de 3 a 4 días. En el caso de leches como de soja, puede llegar a los 5 días.

Postres caseros. Su duración en el frigorífico es de 3 a 4 días.

Verduras crudas. Su duración en el frigorífico es de 4 a 5 días.

Conservas abiertas. Su duración en el frigorífico es de 4 a 5 días.

Platos cocinados. Su duración en el frigorífico es de hasta 5 días, atención, dependerá de los ingredientes que lleve.

Huevos. Su duración en el frigorífico es de 2 a 3 semanas.

Alimentos frescos nevera
Es importante colocar cada alimento fresco en una forma específica para que no se corrompan

Consejos para conservar los alimentos en el frigorífico

Dentro del frigorífico se deben disponer los alimentos separados unos de otros, para que circule el aire correctamente.

Es importante colocar cada alimento fresco en una forma específica:

  • Los alimentos crudos como las carnes, aves, vísceras y pescados frescos o bien los productos animales en proceso de descongelación, separados siempre los unos de los otros en el interior de recipientes, en la bandeja inferior.
  • Los alimentos cocinados, embutidos, mayonesa y los productos animales de origen vegetal, en la bandeja del centro.
  • Los lácteos y huevos, en la bandeja superior.
  • Las bebidas y alimentos que se van a consumir en menos de 3 o 4 días (leche o zumos, por ejemplo), en la puerta.
  • Las verduras, hortalizas y frutas frescas, en el verdulero. Las frutas y hortalizas que aún necesitan madurar pueden mantenerse a temperatura ambiente, y también si son de colgar o están verdes. Solo se dejarán verduras y hortalizas frescas fuera de la nevera si se dispone de una despensa adecuada y muy fresca.

Otros consejos para conservar los alimentos:

Los embutidos tienen mayor duración si se conservan en piezas enteras que si se hace partidos en lonchas.

No mezclar los alimentos crudos con los cocinados, ni distintos tipos de alimentos, unos pueden contaminar con gérmenes a otros por el contacto y provocar una intoxicación alimentaria. Los alimentos con mayor riesgo de producir intoxicaciones alimentarias son el pollo, pescado, marisco, carne y huevos (sobretodo en verano).

El frigorífico no debe llenarse excesivamente, para permitir que circule el aire frío por su interior.

Abrir la nevera solo cuando sea necesario. Coger todo lo que se desee y cerrar enseguida para evitar que se pierda frío.

No introducir alimentos demasiado calientes en el frigorífico, pueden dañar el sistema de enfriamiento.

Conservación en el congelador

La temperatura ideal para conservar los alimentos congelados es -18 ºC o menos.

Pescados azules. Su duración en el congelador es de hasta 2 meses.

Mariscos. Su duración en el congelador es de hasta 2 meses.

Pescados blancos. Su duración en el congelador es de hasta 5 meses.

Aves. Su duración en el congelador es de 6 a 9 meses.

Carnes rojas. Su duración en el congelador es de entre 8 y 12 meses.

Vísceras. Su duración en el congelador es de hasta 6 meses.

Cordero. Su duración en el congelador es de hasta 8 meses.

Cerdo. Su duración en el congelador es de hasta 6 meses.

Huevo batido. Su duración en el congelador es de hasta 6 meses.

Hortalizas y verduras. Su duración en el congelador es de una temporada a la otra (12 meses).

Panes y bollos. Su duración en el congelador es de hasta 3 meses.

Consejos congelacion productos frescos
El uso de envases y bolsas especiales para la congelación resulta tan importantes como un correcto etiquetado

Consejos para una buena conservación en el congelador

No congelar los huevos enteros ya que su cáscara se rompe. Se congela el huevo batido, la yema batida o la clara batida, en el interior de recipientes de cristal etiquetados con la fecha de congelación.

No congelar patatas porque se endurecen. Tampoco pastas porque se ablandan.

Antes de congelar verduras y hortalizas (exceptuando el ajo y la cebolla), se deben blanquear o escaldar, así se detiene el proceso de deterioro y se eliminan los gérmenes.

Para congelar verduras y hortalizas utilizar bolsas de plástico para congelar herméticas, bien secas y escurridas.

Para congelar carnes y pescados, sacar el alimento de su envase inicial, eliminar la grasa visible y los huesos.

Para congelar pescados, descamar, destripar, separar la cabeza, lavar y secar.

Envolver los alimentos en porciones pequeñas para que su descongelación sea más fácil.

Utilizar bolsas de plástico para congelar herméticas y apuntar la fecha de congelación para saber las que se debe consumir antes.

Para congelar platos preparados utilizar fiambreras.