5 consejos que debes seguir para tener un hogar limpio


Tener un hogar limpio 24 horas al día, 7 días a la semana, es probablemente el mayor objetivo de todos si pensamos en nuestras tareas domésticas. Sin embargo, prácticamente nadie lo consigue, a no ser que disponga de un séquito de limpieza diaria que le ayude con las tareas. La casa se ensucia, la casa, si vivimos en ella, está destinada a ensuciarse, a desordenarse y a transmitir que hay vida en ella, sin embargo, evidentemente no nos gusta vivir en un hogar sucio y desordenado, ¿verdad?

Por ello, hoy queremos enviarte 5 consejos para tener un hogar limpio. Son pequeñas pautas muy sencillas de aplicar y que todos conocemos, pero que se nos olvidan muy rápido, o bien no las llevamos a cabo porque cedemos ante las otras obligaciones de nuestro día a día.

Por tanto, si quieres optimizar tu tiempo de limpieza y orden y tener un hogar siempre limpio, te invitamos a leer nuestras recomendaciones del día. No te vamos a descubrir la luna, lo sabemos, pero si lo pones en práctica y te conciencias, te aseguramos que estarás cogiendo el camino correcto y que estarás tan encantado o encantada con el resultado que en cuanto cojas la rutina no querrás hacerlo de otro modo.

Otros artículos de interés: Conoce el método Marie Kondo y sé más feliz en tu casa

Cómo mantener un hogar limpio con poco esfuerzo

Recuerda con muchos pocos hacen un mucho:

La mayoría de las personas caen en el error de asignar un solo día a la semana para la limpieza y el resto del tiempo van acumulando suciedad y desorden. Esto es un error por dos cosas: primero, porque realmente viven siempre entre suciedad, ya que la limpieza les dura apenas un día, con lo cual es totalmente improductivo; por otro, porque de este modo el día que les toque limpiar tendrán que trabajar el doble, ya que todo está manga por hombro.

Seguro que estarás pensando que no tienes tiempo, que llegas cansado del trabajo y que te viene mejor limpiar un solo día a la semana (que además, coincide con tu día libre, con lo cual no tienes un día real de descanso). Y llevas razón, pero hay una solución. Recuerda siempre que muchos pocos hacen un mucho. ¿Qué queremos decir? Si te marcas el objetivo de dedicar tan solo 15 minutos al día a la casa, verás cómo te sorprenden los resultados. Conseguirás mantener tu hogar ordenado y con la limpieza básica hecha (basura tirada, platos fregados…).

Es un pequeño gesto que no te costará nada en cuanto cojas la rutina y que te va a ayudar a vivir mucho mejor.

Colaboración:

Y quizás estés pensando que en 15 minutos apenas da tiempo a nada. Lo discutimos, ya que bien aprovechados pueden dar para mucho, pero en cualquier caso, cuando decimos esto de los 15 minutos nos referimos a todos los miembros del hogar. Incluídos los niños o adolescentes. Todos, en nuestras posibilidad, podemos cooperar. Recordad que la casa no es solo de uno y que debemos colaborar todos para mantener el hogar limpio y ordenado.

Además, la otra ventaja que tiene esto es que podéis cambiar las tareas por días. Por ejemplo, si hoy tú ordenas, otro fregará los platos mientras que otro cambiará las sábanas. Vais rotando y además de hacerse mucho más ameno, veréis que merece la pena cuando tengáis la casa siempre perfecta.

Hazte un buen calendario y cúmplelo:

Lo ideal sería hacer un calendario, aunque para las tareas del día a día como el orden, etc., es posible que al principio no te adaptes bien porque será cada día el que te vaya marcando si necesitas hacer una cosa u otra.

En cualquier caso, para las tareas más gordas si tendrás que hacer una buena planificación. No solo te servirá para saber cuándo fue la última vez que limpiaste los cristales o que le diste a los azulejos del baño, si no que también os será más fácil así repartir las tareas del hogar entre todos y mantener la casa limpia.

El orden es clave:

Hay algo muy importante, que en ocasiones olvidamos. Es cierto que la limpieza es fundamental, más que nada por cuestiones de salud (un hogar siempre sucio te puede acarrear problemas graves de salud por falta de higiene), pero para el día a día, lo básico es mantener la casa ordenada. Si tienes la casa reluciente pero todo está por mitad, te aseguramos que dará la impresión de una casa sucia y caótica, donde nunca te encontrarás a gusto. Si, por el contrario, hay polvo y los cristales no están limpios, pero la casa está perfectamente ordenada sin nada por medio fuera de su lugar, entonces parecerá que está siempre perfecta.

No solo es importante de cara a las visitas, vivir en un ambiente ordenado te ayudará a estar más feliz y tranquilo. Compruébalo y verás cómo es cierto. Una vez que pruebes a vivir en el orden no soportarás el caos.

No te obsesiones con un hogar limpio:

Por último, recuerda que una casa es para vivir, no para tenerla de exposición. Si te pasas la vida con el trapo en la mano, obsesionado/a por la limpieza y porque no se vea ni una motita de polvo, no serás feliz.

Ten claro que una casa, tanto si hay niños como si no, se ensuciará, se desordenará y tendrás que vivir con ello. Lo que te queremos transmitir en este artículo es que con una buena rutina y unos buenos hábitos, mantener un hogar limpio y ordenado no es tan difícil como parece.

Sin embargo, ten en claro que nunca lo vas a tener como esas revistas de decoración, más que nada, porque esas son casas de exposición puestas para la foto, pero en el día a día, vivir en ellas debe ensuciarlas, desordenarlas y demostrar que ahí hay vida.

¿Qué puedo hacer si el resto de la familia no colabora?

Está claro que a nadie le gusta vivir a base de castigos, porque no solo son incómodos para quien los recibe, también al que los impone no es un plato de buen gusto. Pero a veces no queda más remedio. Tú puedes tener muy buenas intenciones, pero si tu familia no colabora, está claro que no puedes (ni debes) llevarlo tú solo/a.

Por ello, debes establecer una serie de contrarrespuestas en caso de que no consigas que los demás hagan su parte de las tareas para tener un hogar limpio. ¿Cómo? Dejándoles que hagan otras que no tengan más remedio. Por ejemplo, no planchándoles ni lavándoles su ropa, no cambiando sus sábanas ni preocupándote de reponer su champú, por poner un ejemplo. Es decir, no haciéndoles las cosas que son exclusivamente personales y que no les va a quedar más remedio que hacer. Probablemente sean tareas que les resulten tediosas y prefieran volver a la colaboración familiar. ¡Pruébalo!

Y tú, ¿qué consejos le darías a nuestra comunidad para tratar de mantener un hogar limpio y ordenador siempre, con poco esfuerzo y con resultados realmente interesantes? Cuéntanoslo e iniciemos debate para ayudarnos entre todos con un tema que a nadie le apetece hacer en su día a día, pero que es imprescindible si queremos vivir en paz y armonía.

Sigue leyendo: ¿Sabes con qué frecuencia debes cambiar las sábanas?